VI.— DESPEDIDA Y MUERTE DE MOISÉS (31—34)
Josué, sucesor de Moisés (Nm 27,12-23)


1
Moisés habló de nuevo a todo Israel, y le dijo:
2
Tengo ciento veinte años y no me quedan fuerzas para andar yendo y viniendo.
Además el Señor me ha dicho que no cruzaré el Jordán,
3
pues ha ordenado que sea Josué quien vaya al frente.
El Señor tu Dios irá delante de ti y destruirá a tu paso esas naciones para que puedas conquistarlas.
4
El Señor las aniquilará como hizo con Sijón y con Og, reyes de los amorreos, y con su país.
5
Pero cuando el Señor ponga a esas naciones en tus manos, haréis con ellas lo que yo os he ordenado.
6
¡Sed fuertes y decididos, no temáis ni os acobardéis ante ellas! El Señor tu Dios va contigo, no te dejará ni te abandonará.
7
Después Moisés llamó a Josué y, en presencia de todo Israel, le dijo:
— Sé fuerte y decidido, porqueharás entrar a este pueblo en la tierra que el Señor os prometió dar según juró a tus antepasados.
repartirás la tierra entre los israelitas.
8
El Señor irá delante de ti y estará contigo;
nunca te dejará ni te abandonará;
por lo tanto, no temas ni te acobardes.


Lectura solemne de la ley cada siete años

9
Moisés escribió esta ley y se la entregó a los sacerdotes levitas, que transportaban el Arca del testimonio del Señor, y a todos los ancianos de Israel.
10
Y Moisés les dio esta orden:
Cada siete años, al llegar el año del perdón de las deudas durante la fiesta de las Enramadas,
11
cuando venga todo Israel a presentarse ante el Señor tu Dios en el lugar que él haya escogido, proclamarás esta ley ante todo Israel.
12
Reúne al pueblohombres, mujeres y niños, y también a los inmigrantes que vivan en tus ciudadespara que escuchen y aprendan a respetar al Señor vuestro Dios, cumpliendo cuidadosamente todos los mandamientos de esta ley.
13
También sus hijos, que aún no tienen uso de razón, la oirán para que aprendan a respetar al Señor vuestro Dios, mientras viváis en la tierra que vais a poseer tras cruzar el Jordán.


Últimas instrucciones del Señor a Moisés

14
El Señor dijo a Moisés:
Mira, se acerca la hora de tu muerte.
Llama a Josué y presentaos en la Tienda del encuentro, para que le dé mis órdenes.
Moisés y Josué se presentaron,
15
y allí se les apareció el Señor en una columna de nube que se situó a la entrada de la Tienda;
16
y le dijo el Señor a Moisés:
Pronto irás a reunirte con tus antepasados, y este pueblo me será infiel y dará culto a los dioses de la tierra en la que vais a entrar.
Me rechazará y romperá la alianza que hice con él.
17
Ese día mi furor se encenderá contra él, lo abandonaré y no me acordaré de él;
será presa fácil [para sus enemigos] y le sobrevendrán multitud de desgracias y calamidades.
Aquel día se preguntará si esas desgracias le han venido porque el Señor su Dios ya no está con él.
18
Pero cuando llegue ese momento, seguiré sin acordarme de él, pues se portó mal al irse tras otros dioses.
19
Y ahora, escribid este cántico, enseñádselo a los israelitas y haced que lo reciten, para que sea un testimonio contra ellos.
20
Porque cuando yo haya introducido a este pueblo en la tierra que prometí darle según juré a sus antepasados, tierra que mana leche y miel, comerá hasta saciarse y engordará;
entonces se volverá hacia otros dioses para rendirles culto, rechazándome a mí y rompiendo mi alianza.
21
Pero cuando le sobrevengan desgracias y calamidades sin número, este cántico será un testimonio que los acusará, porque sus descendientes lo recordarán y lo recitarán.
Y es que conozco sus malas intenciones, aun antes de introducirle en la tierra que juré darle.
22
Aquel mismo día Moisés escribió este cántico y se lo hizo aprender a los israelitas.
23
Y el Señor le dio a Josué, hijo de Nun, estas órdenes:
— Sé fuerte y decidido, porqueharás entrar a los israelitas a la tierra que juré darles.
Yo estaré contigo.
24
Cuando Moisés terminó completamente de escribir en un libro todas las palabras de esta ley,
25
ordenó esto a los levitas que transportaban el Arca de la alianza del Señor:
26
Tomad este libro de la ley y ponedlo junto al Arca de la alianza del Señor vuestro Dios;
que quede allí como testimonio contra ti,
27
pues sé que eres rebelde y obstinado.
Si hoy, que aún estoy con vosotros, sois rebeldes al Señor, ¡cuánto más lo seréis cuando ya no esté!
28
Reunid ante mí a todos los ancianos de vuestras tribus y a vuestros oficiales, para que pueda comunicarles personalmente estas cosas y poner al cielo y a la tierra como testigos de su responsabilidad.
29
Yo sé que después de mi muerte os pervertiréis y os desviaréis del camino que os he trazado;
por eso al cabo del tiempo os sobrevendrán calamidades, ya que habréis hecho lo que desagrada al Señor, provocando su ira con vuestra conducta.


Cántico de Moisés

30
Entonces Moisés recitó hasta el final este cántico, mientras la asamblea de Israel escuchaba.