Catálogo de los crímenes de Jerusalén

1
El Señor me dirigió la palabra:
2
— Y tú, hijo de hombre, juzga a la ciudad sanguinaria y échale en cara todas sus abominaciones.
3
Diles: Esto dice el Señor Dios: ¡Ciudad que derrama la sangre de sus habitantes, acelerando así su hora, y que fabrica ídolos, contaminándose así con ellos!
4
Eres culpable de la sangre que has derramado, te has contaminado con los ídolos que te has fabricado;
tus días se acortan, tus años llegan a término.
Por eso, te he convertido en burla de las naciones, en escarnio de todos los países.
5
Los países cercanos y lejanos se burlarán de ti, ciudad contaminada, capital de los desórdenes.
6
Ahí tienes a los príncipes de Israel: cada cual utiliza su poder para cometer crímenes;
7
en ti son despreciados padres y madres;
en ti es oprimido el forastero;
en ti son vejados huérfanos y viudas.
8
Menosprecias mis cosas santas y profanas mis sábados.
9
En ti hay delatores que provocan crímenes;
en ti hay gente que participa en los banquetes sacrificiales de los montes;
en ti se cometen infamias;
10
en ti se pone al descubierto la desnudez del padre y se fuerza a las mujeres que están con la menstruación.
11
Hay hombres que cometen acciones inmorales con la mujer de su prójimo, otros se contaminan teniendo relaciones con sus nueras y hay quienes violan a sus hermanas, a las hijas de su propio padre.
12
En ti se aceptan sobornos, que acaban en asesinatos;
practicas la usura y el interés;
te aprovechas de tu prójimo practicando la violencia.
Y así te has olvidado de mí —oráculo del Señor Dios—.
13
En consecuencia, voy a descargar mi puño contra tus ilegítimas ganancias y contra los criminales que hay entre tus muros.
14
¿Cuánto durará tu valor? ¿Se mantendrán firmes tus manos durante el tiempo en que yo intervenga contra ti? Yo, el Señor, lo digo y lo hago.
15
Te dispersaré por las naciones, te aventaré por otros países y acabaré con la impureza que hay en ti.
16
Las naciones serán testigos de tu deshonra, y reconocerás que yo soy el Señor.
17
El Señor me dirigió la palabra:
18
Hijo de hombre: los israelitas se me han convertido en escoria.
Todos ellos son cobre, estaño, hierro y plomo metidos en un horno;
no son más que escoria.
19
Por eso, así dice el Señor Dios: Por haberos convertido todos en escoria, he decidido juntaros en medio de Jerusalén.
20
Y del mismo modo que se suelen mezclar plata, cobre, hierro, plomo y estaño dentro de un horno, y se atiza después el fuego para que se fundan, así os juntaré yo lleno de ira y de cólera, y os fundiré.
21
Os juntaré y atizaré contra vosotros el fuego de mi cólera, y os fundiré en su interior.
22
Como se funde la plata dentro del horno, así seréis fundidos dentro de ella, y reconoceréis que yo, el Señor, he derramado mi cólera sobre vosotros.
23
El Señor me dirigió la palabra:
24
Hijo de hombre, dile [a Jerusalén] lo siguiente: Eres una tierra que no ha recibido lluvia ni se ha empapado el día de mi furor.
25
Los príncipes que residen en ella son como un león rugiente que desgarra su presa.
Han eliminado gente, se han apropiado de haciendas y riquezas, han hecho aumentar el número de viudas que la habitan.
26
Sus sacerdotes han violado mi ley y han profanado mis cosas santas: no han separado lo santo de lo profano, no han enseñado a distinguir lo impuro de lo puro;
han cerrado los ojos para no ver mis sábados, y yo he sido deshonrado entre ellos.
27
Los nobles que la habitan son como lobos que desgarran su presa, proclives al crimen, a acabar con la gente para sacar provecho de tales situaciones.
28
Sus profetas los cubren de cal a base de visiones falsas y presagios engañosos, cuando dicen: “Esto dice el Señor Dios”, y resulta que el Señor no ha hablado.
29
La gente del país se dedica a la explotación y al pillaje, oprimen al pobre y al menesteroso, y explotan a los forasteros privándolos del derecho.
30
He buscado entre ellos uno solo que construyese un muro y que, en defensa del país, se mantuviese en la brecha frente a mí para evitar que yo lo destruyera, pero no he encontrado a nadie.
31
Entonces derramé sobre ellos mi furor, los aniquilé con el fuego de mi cólera y los hice responsables de su conductaoráculo del Señor Dios—.