Curación de un paralítico (Mc 2,1-12; Lc 5,17-26)

1
Después de esto, Jesús subió de nuevo a la barca, pasó a la otra orilla del lago y se dirigió a la ciudad donde vivía.
2
Allí le llevaron un paralítico echado en una camilla.
Viendo Jesús la fe de los que lo llevaban, dijo al paralítico:
Ánimo, hijo.
Tus pecados quedan perdonados.
3
Entonces algunos maestros de la ley se dijeron: “Este blasfema”.
4
Pero Jesús, que leía sus pensamientos, les dijo:
— ¿Por qué pensáis mal?
5
¿Qué es más fácil? ¿Decir: “Tus pecados quedan perdonados”, o decir: “Levántate y anda”?
6
Pues voy a demostraros que el Hijo del hombre tiene autoridad en este mundo para perdonar pecados.
Se volvió entonces al paralítico y le dijo:
Levántate, recoge tu camilla y vete a tu casa.
7
Y él se levantó y se fue a su casa.
8
Los que estaban allí presentes quedaron sobrecogidos al ver esto, y alabaron a Dios, porque había dado tal autoridad a los humanos.


Jesús llama a Mateo (Mc 2,13-17; Lc 5,27-32)

9
Jesús continuó su camino.
Al pasar vio a un hombre llamado Mateo que estaba sentado en su despacho de recaudación de impuestos, y le dijo:
Sígueme.
Mateo se levantó y lo siguió.
10
Más tarde, estando Jesús sentado a la mesa en casa de Mateo, acudieron muchos recaudadores de impuestos y gente de mala reputación, que se sentaron también a la mesa con Jesús y sus discípulos.
11
Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos:
— ¿Cómo es que vuestro Maestro se sienta a comer con esa clase de gente?
12
Jesús lo oyó y les dijo:
— No necesitan médico los que están sanos, sino los que están enfermos.
13
A ver si aprendéis lo que significa aquello de: Yo no quiero que me ofrezcáis sacrificios, sino que seáis compasivos.
Yo no he venido a llamar a los buenos, sino a los pecadores.


La cuestión del ayuno (Mc 2,18-22; Lc 5,33-39)

14
Entonces se acercaron a Jesús los discípulos de Juan el Bautista y le preguntaron:
— ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos tantas veces y, en cambio, tus discípulos no ayunan?
15
Jesús les contestó:
— ¿Pueden acaso estar tristes los invitados a una boda mientras el novio está con ellos? Ya llegará el momento en que les faltará el novio;
entonces ayunarán.
16
Nadie remienda un vestido viejo con una pieza de tela nueva, porque el remiendo tira de la tela, y el roto se hace mayor.
17
Tampoco se echa vino nuevo en odres viejos, porque los odres se revientan, se derrama el vino y se pierden los odres.
El vino nuevo hay que echarlo en odres nuevos, para que ambas cosas se conserven.


La hija del dignatario y la mujer enferma (Mc 5,21-43; Lc 8,40-56)

18
Mientras Jesús les estaba diciendo estas cosas, se le acercó un dignatario que, arrodillándose delante de él, le dijo:
— Mi hija acaba de morir;
pero si tú vienes y pones tu mano sobre ella, volverá a vivir.
19
Jesús se levantó y, seguido de sus discípulos, fue con él.
20
En esto, una mujer que padecía hemorragias desde hacía doce años, se acercó por detrás a Jesús y tocó el borde de su manto,
21
pues pensaba paramisma: “Con sólo tocar su manto, me curaré”.
22
Pero Jesús se volvió y, al verla, le dijo:
Ánimo, hija, tu fe te ha salvado.
Y en aquel mismo instante la mujer recuperó la salud.
23
Cuando Jesús llegó a casa del dignatario y vio a los flautistas y a la gente que se lamentaba, dijo:
24
Salid de aquí.
La muchacha no está muerta;
está dormida.
Al oír esto, todos se rieron de Jesús;
25
pero él, después que salió la gente, pasó adentro, tomó a la muchacha por la mano y ella se levantó.
26
Y la noticia de este suceso se extendió por toda aquella región.


Curación de dos ciegos

27
Al salir Jesús de allí, lo siguieron dos ciegos que suplicaban a voces:
— ¡Ten compasión de nosotros, Hijo de David!
28
Cuando entró en casa, los ciegos se le acercaron y Jesús les preguntó:
— ¿Creéis que puedo hacer esto?
Ellos le contestaron:
— Sí, Señor.
29
Entonces les tocó los ojos y dijo:
— Que se haga en vosotros conforme a la fe que tenéis.
30
Se les abrieron al punto los ojos y Jesús les ordenó:
Procurad que nadie lo sepa.
31
Ellos, sin embargo, en cuanto salieron, comenzaron a divulgarlo por toda la región.


Curación de un mudo

32
Acababan de irse los ciegos cuando se acercaron unos a Jesús y le presentaron un mudo que estaba poseído por un demonio.
33
En cuanto Jesús expulsó al demonio, el mudo comenzó a hablar.
Y los que lo presenciaron decían asombrados:
— ¡Nunca se ha visto en Israel nada parecido!
34
En cambio, los fariseos decían:
— El propio jefe de los demonios es quien le da a este el poder para expulsarlos.


Mucha mies y pocos trabajadores

35
Jesús recorría todos los pueblos y aldeas enseñando en las sinagogas judías.
Anunciaba la buena noticia del Reino y curaba toda clase de enfermedades y dolencias.
36
Y al ver a toda aquella gente, se sentía conmovido porque estaban maltrechos y desalentados, como ovejas sin pastor.
37
Dijo entonces a sus discípulos:
— La mies es mucha, pero son pocos los trabajadores.
38
Por eso, pedidle al dueño de la mies que mande trabajadores a su mies.