1
La guerra entre las familias de Saúl y David se prolongó;
pero mientras David se hacía cada día más fuerte, la familia de Saúl se iba debilitando.


Hijos de David en Hebrón

2
Los hijos que David tuvo en Hebrón fueron: Amnón, su primogénito, de Ajinoán, la de Jezrael;
3
el segundo, Quilab, de Abigail, la mujer de Nabal, el de Carmel;
el tercero, Absalón, hijo de Maacá, la hija de Tolmay, rey de Guesur;
4
el cuarto, Adonías, hijo de Jaguit;
el quinto, Sefatías, hijo de Abital;
5
y el sexto Jitreán, de Eglá, la mujer de David.
Todos estos fueron los hijos que le nacieron a David en Hebrón.


Negociaciones y asesinato de Abner

6
Mientras duró la guerra entre las familias de Saúl y de David, Abner fue afianzando su posición entre la familia de Saúl.
7
Saúl había tenido una concubina, llamada Rispá, hija de Ayá.
E Isbóset preguntó a Abner:
— ¿Por qué te has acostado con la concubina de mi padre?
8
Abner se enfadó mucho por aquella pregunta de Isbóset y le contestó:
— ¿Acaso me tomas por un perro judaíta? He trabajado fielmente con la casa de Saúl, tu padre, con sus hermanos y amigos, y no te he entregado en poder de David, ¿y ahora me echas en cara un delito con esa mujer?
9
Pues que Dios me castigue, si no hago que se cumpla lo que el Señor juró a David:
10
arrebatar la realeza a la familia de Saúl y consolidar el trono de David sobre Israel y Judá, desde Dan hasta Berseba.
11
Isbóset fue incapaz de responderle nada a Abner, porque le tenía miedo.
12
Entonces Abner envió unos mensajeros a proponer en su nombre a David:
— ¿De quién es el país? Haz un pacto conmigo y yo te ayudaré a poner a todo Israel de tu parte.
13
David respondió:
Está bien.
Haré un pacto contigo.
Sólo te pongo una condición: no te recibiré si, cuando vengas a verme, no me traes a Mical, la hija de Saúl.
14
David, además, envió mensajeros a decir a Isbóset, el hijo de Saúl:
Devuélveme a mi mujer Mical, con la que me casé a cambio de cien prepucios de filisteos.
15
Entonces Isbóset mandó quitársela a su marido Paltiel, hijo de Lais.
16
Su marido salió con ella y fue llorando detrás hasta Bajurín.
Abner le dijo:
Anda, vuélvete ya.
Y él se volvió.
17
Abner habló con los ancianos de Israel y les dijo:
Desde hace algún tiempo están intentando que David sea su rey.
18
Pues ahora pueden conseguirlo, porque el Señor ha dicho a propósito de David: “Por medio de mi siervo David salvaré a mi pueblo Israel del poder de los filisteos y de todos sus enemigos”.
19
Abner habló también con los de Benjamín y luego fue a Hebrón a comunicarle a David el parecer de Israel y de Benjamín.
20
Cuando Abner, escoltado por veinte hombres, llegó a Hebrón para hablar con David, este les ofreció un banquete a él y a sus acompañantes.
21
Luego Abner dijo a David:
Ahora me iré a reunir a todo Israel ante el rey, mi señor, para que hagan un pacto contigo y puedas ser rey, como deseas.
David despidió a Abner y él se marchó en paz.
22
Los soldados de David venían con Joab de una expedición, trayendo consigo un gran botín.
Abner ya no estaba con David en Hebrón, pues lo había despedido y se había marchado en paz.
23
Cuando llegaron Joab y la tropa que lo acompañaba, les contaron que Abner, el hijo de Ner, había venido a ver al rey y que este lo había despedido y le había dejado irse en paz.
24
Entonces Joab se presentó al rey y le dijo:
— ¿Qué has hecho? Resulta que Abner viene a ti, ¡y tú lo dejas marchar tan tranquilo!
25
¿Acaso no sabes que Abner, el hijo de Ner, ha venido para engañarte, para espiar tus movimientos y para conocer todo lo que haces?
26
Cuando Joab salió de hablar con David, envió unos mensajeros tras Abner, que lo hicieron volver desde el pozo de Sirá, sin que David se enterara.
27
Cuando Abner volvió a Hebrón, Joab se lo llevó aparte, junto a la puerta de la ciudad, como para hablar con él en privado, y allí mismo lo hirió en el vientre y lo mató para vengar a su hermano Asael.
28
Inmediatamente después, David se enteró y dijo:
— ¡Yo y mi reino somos inocentes ante el Señor y para siempre de la sangre de Abner, el hijo de Ner!
29
¡Que la culpa recaiga sobre la cabeza de Joab y sobre toda su familia! ¡Que nunca falten en su casa quienes padezcan flujos de sangre o lepra, quienes manejen el huso, quienes mueran a espada o carezcan de alimento!
30
Joab y su hermano Abisay habían matado a Abner, porque este les había matado a su hermano en la batalla de Gabaón.
31
David ordenó a Joab y a todos sus acompañantes:
Rásguense las vestiduras, vístanse con sacos y hagan duelo por Abner.
El rey David iba detrás del féretro.
32
Cuando enterraron a Abner en Hebrón, el rey se puso a gritar y a llorar junto a la tumba de Abner, y también lloró todo el pueblo.
33
Entonces el rey entonó esta elegía por Abner:
¿Tenías que morir, Abner,
de una muerte tan infame?
34
Tus manos estaban libres
y en tus pies no había cadenas.
Caíste como quien cae
a manos de criminales.
Y todo el pueblo siguió llorando por él.
35
Luego se allegaron a David para hacerle comer algo mientras aún fuese de día.
Pero David hizo este juramento:
— ¡Que Dios me castigue, si antes de ponerse el sol pruebo pan o alguna otra cosa!
36
Cuando la gente se enteró, a todos les pareció bien, como todo lo que hacía el rey.
37
Y aquel día todo el pueblo y todo Israel quedaron convencidos de que el rey no había tenido nada que ver en el asesinato de Abner, el hijo de Ner.
38
El rey dijo a sus servidores:
— Han de saber que hoy ha caído en Israel un gran jefe.
39
Yo hoy me siento débil, aunque sea el rey ungido, y esa gente, los hijos de Seruyá, son más fuertes que yo.
¡Que el Señor les dé su merecido por su maldad!