El sueño de la estatua

1
El año segundo de su reinado, Nabucodonosor tuvo unos sueños que turbaron su espíritu y no le dejaban dormir.
2
El rey ordenó llamar a los magos, adivinos, hechiceros y astrólogos para que interpretaran sus sueños.
3
Una vez que comparecieron ante su presencia, el rey les dijo:
— He tenido un sueño y estoy intrigado por conocer su sentido.
4
Los astrólogos respondieron al rey en arameo:
— ¡Larga vida al rey! Cuenta el sueño a tus siervos y daremos con su interpretación.
5
El rey les respondió:
— He tomado una determinación: como no me cuenten el sueño y den con su interpretación, serán cortados en pedazos y sus casas serán demolidas.
6
Pero, si me cuentan el sueño y dan con su interpretación, les colmaré de regalos, obsequios y honores.
Les conviene, pues, contarme el sueño y dar con su interpretación.
7
Ellos insistieron:
— Que el rey nos cuente su sueño y nosotros daremos con su interpretación.
8
El rey respondió:
— Me parece que intentan ganar tiempo, pues saben que he tomado la determinación de
9
hacerlos reos de una misma sentencia si no son capaces de contarme el sueño.
Seguro que se han puesto de acuerdo para mentirme y engañarme, en espera de que cambie la situación.
Así que cuéntenme de una vez el sueño;
de ese modo me convenceré de que también son capaces de interpretarlo.
10
Los astrólogos respondieron al rey:
— No hay nadie en el mundo que pueda responder a lo que pide su majestad.
Y tampoco ha existido un rey, por muy grande y poderoso que haya sido, que haya preguntado cosa semejante a ningún mago, adivino o astrólogo.
11
Lo que pide su majestad es algo muy difícil.
Nadie puede darlo a conocer al rey, excepto los dioses, que no habitan entre los mortales.
12
Entonces el rey se enfureció sobremanera y mandó acabar con todos los sabios de Babilonia.
13
Una vez hecha pública la orden de matar a los sabios, se buscó a Daniel y a sus compañeros, pues también a ellos les afectaba la orden real.
14
Pero cuando Arioc, jefe de la guardia real, iba a cumplir la orden de matar a los sabios de Babilonia, Daniel hizo gala de su prudencia y sensatez,
15
y le preguntó:
— ¿Por qué ha promulgado el rey una orden tan severa?
16
Cuando Arioc le puso al corriente de la situación, Daniel pidió audiencia y propuso al rey que le concediese un plazo para dar con la interpretación del sueño.


Daniel solicita la ayuda del Señor

17
Cuando volvió a casa, Daniel informó del asunto a sus compañeros Ananías, Misael y Azarías,
18
y les pidió que imploraran la misericordia del Dios del cielo para poder descifrar aquel misterio.
De otro modo, Daniel y sus compañeros morirían junto con los demás sabios de Babilonia.
19
El misterio le fue revelado a Daniel en una visión nocturna.
Entonces bendijo al Dios del cielo
20
con estas palabras:
Sea el nombre de Dios
bendito por siempre;
suyos son sabiduría y poder.
21
Él hace que se alternen
años y estaciones;
él entroniza reyes
y él mismo los destrona.
Concede sabiduría a los sabios
y ciencia a los perspicaces.
22
Revela lo profundo y lo secreto,
conoce lo que ocultan las sombras
y la luz mora junto a él.
23
Te alabo y te doy gracias,
Dios de mis antepasados,
pues me das sabiduría y poder,
me revelas lo que habíamos pedido
y me manifiestas el asunto del rey.


Daniel interpreta el sueño

24
Daniel fue después donde estaba Arioc, a quien el rey había dado orden de ejecutar a los sabios de Babilonia, y le dijo:
— No ejecutes a los sabios de Babilonia.
Preséntame ante el rey y yo le interpretaré el sueño.
25
Arioc llevó a Daniel sin pérdida de tiempo ante el rey, y le dijo:
— He encontrado entre los deportados de Judá a uno que dice ser capaz de interpretar el sueño de su majestad.
26
El rey dijo a Daniel (apodado Baltasar):
— ¿De verdad eres capaz de contarme el sueño que he tenido y de interpretarlo?
27
Daniel respondió:
— No hay ningún sabio, adivino, mago o astrólogo capaz de descifrarle a su majestad ese misterio.
28
En cambio, hay un Dios en el cielo que revela misterios y que ha dado a conocer al rey Nabucodonosor lo que sucederá al final de los tiempos.
El sueño y las visiones que tuviste mientras dormías son como siguen:
29
Majestad, mientras estabas acostado, reflexionabas intentando saber lo que sucederá en el futuro.
Pues bien, el que revela misterios te ha dado a conocer lo que sucederá.
30
A mí precisamente se me ha revelado este misterio, no porque mi sabiduría sea superior a la de los demás, sino para poner en conocimiento de su majestad la interpretación del sueño y para que comprendas los pensamientos que te turban.
31
Majestad, la visión que tuviste es la siguiente: Ante ti se alzaba una estatua enorme, de brillo deslumbrante y aspecto terrible.
32
La cabeza de la estatua era de oro puro, su pecho y brazos de plata, y su vientre y sus caderas de bronce;
33
sus piernas eran de hierro, y sus pies mitad de hierro y mitad de barro.
34
Mientras la contemplabas, se desprendió una piedra sin que interviniera fuerza alguna, chocó contra los pies de hierro y barro de la estatua y los hizo añicos.
35
Al mismo tiempo, todo quedó pulverizado: el hierro con el barro, el bronce, la plata y el oro.
Todo quedó como el tamo de la era que el viento arrebata en verano sin dejar rastro.
Pero la piedra que había chocado contra la estatua se convirtió en una montaña enorme, que cubrió toda la tierra.
36
Este fue el sueño.
Ahora le ofreceremos a su majestad la interpretación.
37
Tú, majestad, rey de reyes, has recibido del Dios del cielo imperio, poder, fuerza y gloria.
38
Él ha puesto en tus manos a los seres humanos, las bestias del campo y las aves del cielo, allí donde habiten, y te ha dado dominio sobre todo ello.
Eso quiere decir que tú eres la cabeza de oro.
39
Después de ti surgirá otro reino inferior al tuyo, y a continuación un tercer reino de bronce que dominará toda la tierra.
40
Después aparecerá un cuarto reino, duro como el hierro que todo lo tritura y pulveriza;
del mismo modo que el hierro, él triturará y pulverizará a todos los demás.
41
Los pies y los dedos que viste, mitad de barro de alfarero y mitad de hierro, significan que habrá un reino dividido: será sólido como el hierro, pues viste cómo el barro estaba mezclado con hierro.
42
Los dedos de los pies, mitad de hierro y mitad de barro, significan que el reino será al mismo tiempo sólido y frágil.
43
Los linajes se mezclarán, del mismo modo que viste mezclados hierro y barro, pero no se fundirán, pues hierro y barro no pueden fundirse.
44
En tiempo de estos reyes, el Dios del cielo hará que surja un reino que nunca será destruido.
No cederá su poder a otros pueblos, antes bien hará trizas y aniquilará a los otros reinos;
y él subsistirá para siempre.
45
Este es el significado de la piedra que viste desprenderse del monte sin intervención de fuerza alguna, la piedra que hizo añicos el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro.
El gran Dios ha revelado a su majestad los acontecimientos del futuro.
El sueño es verdadero, y su interpretación fidedigna.


Resultados de la interpretación

46
Entonces el rey Nabucodonosor cayó rostro en tierra ante Daniel y mandó que le presentaran ofrendas y le dieran perfumes.
47
Después el rey dijo a Daniel:
Está claro que el Dios de ustedes es Dios de dioses, Señor de reyes y revelador de misterios, pues tú has conseguido desvelar este misterio.
48
Después el rey honró a Daniel y le hizo muchos y magníficos regalos.
Lo nombró gobernador de la provincia de Babilonia y jefe supremo de todos los sabios de Babilonia.
49
Daniel suplicó al rey que concediera la administración de la provincia de Babilonia a Sadrac, Mesac y Abednegó, y así lo hizo.
Daniel, por su parte, se quedó en la corte.