Vocación y misión de Moisés (3,1—7,7)
Vocación de Moisés


1
Moisés pastoreaba el rebaño de Jetró, su suegro, sacerdote de Madián.
Conduciendo el rebaño a través del desierto, llegó al Horeb, el monte de Dios.
2
Allí se le apareció el ángel del Señor como una llama de fuego, en medio de una zarza.
Se fijó y quedó sorprendido al ver que la zarza ardía, pero no se consumía.
3
Entonces Moisés se dijo:
— Voy a acercarme para observar este extraño fenómeno, y ver por qué no se consume la zarza.
4
Al ver el Señor que Moisés se acercaba a mirar, lo llamó desde la zarza:
— ¡Moisés! ¡Moisés!
Aquí estoy, respondió Moisés.
5
Dios le dijo:
— No te acerques;
quítate las sandalias, porque estás pisando un lugar sagrado.
6
Y añadió:
— Yo soy el Dios de tus antepasados, el Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob.
Moisés, sintió miedo de mirar a Dios y se tapó la cara.
7
El Señor continuó diciendo:
— He visto la angustiosa situación de mi pueblo en Egipto, he escuchado los gritos de dolor que le causan sus opresores y conozco sus calamidades.
8
Ahora he decidido librarlos del poder de los egipcios y sacarlos de ese país para conducirlos a una tierra fértil y espaciosa, a una tierra que mana leche y miel, al país de los cananeos, hititas, amorreos, fereceos, jeveos y jebuseos.
9
El lamento de los israelitas ha llegado a mí, y he visto cómo los tiranizan los egipcios.
10
Ve, pues;
yo te envío al faraón para que saques de Egipto a mi pueblo, a los israelitas.
11
Entonces Moisés preguntó a Dios:
— ¿Quién soy yo para presentarme al faraón y sacar de Egipto a los israelitas?
12
Dios le contestó:
— Yo estaré contigo, y esta es la señal de que soy yo quien te envía: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, me adorarán en este monte.
13
Moisés le respondió:
— De acuerdo, me presentaré ante los israelitas y les diré: “El Dios de sus antepasados me envía a ustedes”;
pero si ellos me preguntan cuál es su nombre, ¿qué les responderé?
14
Dios dijo a Moisés:
— Soy el que soy.
Y añadió:
Esto responderás a los israelitas: “Yo soy” me envía a ustedes.
15
Les dirás también: “Yahweh, el Dios de nuestros antepasados, el Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob, me envía a ustedes.
Este es mi nombre eterno: así me llamarán de generación en generación”.
16
Reúne, pues, a los ancianos de Israel y diles: “El Señor, el Dios de sus antepasados, el Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob, se me ha aparecido y me ha dicho: Los he visitado y he observado cómo los tratan los egipcios;
17
así que he determinado acabar con sus penalidades y llevarlos al país de los cananeos, hititas, amorreos, fereceos, jeveos y jebuseos, a una tierra que mana leche y miel”.
18
Ellos te harán caso.
Entonces, tú y los ancianos de Israel se presentarán al rey de Egipto, y le dirán: “El Señor, el Dios de los hebreos, ha salido a nuestro encuentro.
Permítenos que nos adentremos durante tres días por el desierto para ofrecer sacrificios al Señor, nuestro Dios”.
19
Yo sé que el rey de Egipto no los dejará marchar, a no ser por la fuerza.
20
Pero yo desplegaré mi poder y heriré a Egipto valiéndome de toda clase de prodigios, hasta que el faraón los deje marchar.
21
Además, haré que este pueblo se gane el favor de los egipcios, de modo que cuando salgan no lo hagan con las manos vacías,
22
sino que cada mujer pedirá a su vecina o a las dueñas de la casas donde se alojan, objetos que sean de plata y oro, y ropas para vestir a sus hijos e hijas.
Así será como despojarán a los egipcios.