El Señor en el camino

1
El Señor dijo a Moisés:
Anda, ponte en camino con el pueblo que sacaste de Egipto hacia la tierra que juré dar a los descendientes de Abrahán, Isaac y Jacob.
2
Un ángel, que yo enviaré delante de ti, expulsará a los cananeos, amorreos, hititas, fereceos, heveos y jebuseos,
3
para que puedas entrar en la tierra que mana leche y miel.
Pero yo no iré contigo, porque son un pueblo testarudo y puede que los aniquile en el camino.
4
Al oír el pueblo estas palabras tan duras, guardó luto y nadie se puso sus joyas.
5
Dijo entonces el Señor a Moisés:
— Di a los israelitas: “Ustedes son un pueblo muy testarudo y, aunque solo estuviera con ustedes un momento, acabaría por aniquilarlos.
Despréndanse, pues, de las joyas que llevan encima, y veré qué hago con ustedes”.
6
Y por eso, a partir del monte Horeb, los israelitas dejaron de usar sus joyas.


En la Tienda del encuentro

7
Moisés trasladó la Tienda y la plantó fuera del campamento a cierta distancia, y la llamóTienda del encuentro”.
Si alguien quería consultar al Señor, salía del campamento e iba a la Tienda del encuentro.
8
Cuando Moisés se dirigía a la Tienda del encuentro, todo el pueblo se levantaba y permanecía en pie a la entrada de su propia tienda, siguiendo con la mirada a Moisés hasta que entraba en ella.
9
En cuanto él entraba en la Tienda del encuentro, la columna de nube descendía y se situaba en la puerta mientras el Señor hablaba con Moisés.
10
Y cada uno del pueblo se postraba a la puerta de su propia tienda cuando veían la columna de nube detenida a la entrada de la Tienda.
11
El Señor hablaba cara a cara con Moisés, como lo hace uno con un amigo.
Cuando Moisés regresaba al campamento, allí se quedaba Josué, su joven ayudante, que no se movía del interior de la Tienda.


Moisés suplica al Señor

12
Moisés dijo al Señor:
Mira, tú mismo me has encomendado que guíe a este pueblo, pero no me has indicado a quién enviarás para ayudarme.
Dices que me he ganado tu confianza y gozo de tu favor;
13
pues si realmente es así, dame a conocer tus intenciones para que sepa que confías en mí.
Recuerda que esta gente es tu pueblo.
El Señor respondió:
14
— Yo mismo te acompañaré y te conduciré al lugar de tu descanso.
15
A lo que Moisés replicó:
— Si tú no nos vas a acompañar, no nos hagas salir de aquí;
16
porque ¿cómo voy a estar seguro de que tu pueblo y yo gozamos de tu favor, si tú no nos acompañas? Precisamente en esto nos diferenciamos tu pueblo y yo del resto de los pueblos que habitan la tierra.
Respondió el Señor:
17
También te concedo esta petición que acabas de hacerme porque gozas de mi favor y te has ganado mi confianza.


La gloria del Señor

Moisés suplicó:
18
— ¡Déjame ver tu gloria!
19
Y el Señor le respondió:
Haré pasar delante de ti todo mi esplendor.
Delante de ti proclamaré mi nombre: “El Señor”.
Tendré misericordia de quien quiera y seré compasivo con quien me plazca;
20
pero no podrás ver mi rostro, porque nadie puede verlo y quedar con vida.
21
Y añadió:
Aquí, junto a mí, hay un lugar.
Ponte sobre la roca,
22
y cuando pase mi gloria, te meteré en una hendidura de la roca y te esconderé en el hueco de mi mano hasta que yo haya pasado.
23
Después, cuando retire mi mano, podrás ver mi espalda, pero no mi rostro.