El fuego y la espada del Señor contra Judá y Jerusalén

1
El Señor me dirigió la palabra:
2
Hijo de hombre, ponte mirando hacia el mediodía, pronuncia tus palabras en dirección sur y profetiza contra el bosque del Négueb.
3
Di al bosque del Négueb: Escucha la palabra del Señor, pues esto dice el Señor Dios: Voy a prenderte fuego, un fuego que devorará todos tus árboles verdes y todos tus árboles secos.
Las imponentes llamas no se apagarán, y de norte a sur quedará toda la tierra abrasada.
4
Y todo ser vivo podrá ver que yo, el Señor, lo he encendido y no puede apagarse.
5
Yo dije:
— ¡Ay, Señor mi Dios! Esos andan diciendo de mí que no hago más que contar parábolas.
6
Pero el Señor me dirigió estas palabras:
7
Hijo de hombre, ponte mirando hacia Jerusalén, pronuncia tus palabras en dirección al santuario y profetiza contra la tierra de Israel.
8
Di a la tierra de Israel: Esto dice el Señor: Voy a sacar mi espada de la vaina y a extirpar de en medio de ti a justos y a malvados.
9
Mi espada va a salir de la vaina para extirpar de en medio de ti a justos y a malvados, a todo ser viviente, de norte a sur.
10
Y todo ser viviente sabrá que yo, el Señor, he sacado mi espada de la vaina y que no volverá a ser enfundada.
11
En cuanto a ti, hijo de hombre, lanza gemidos sujetándote los riñones, lanza amargos gemidos en su presencia.
12
Y si te preguntan por qué lanzas gemidos, les dirás: “Porque llega una noticia ante la cual todos quedarán descorazonados y acobardados, los ánimos se debilitarán y las rodillas flaquearán.
Ya está llegando, y se cumplirá”.
Oráculo del Señor Dios—.


La espada del Señor contra Israel y sus príncipes

13
El Señor me dirigió la palabra:
14
Hijo de hombre, profetiza con estas palabras: Esto dice el Señor Dios:
Espada, espada,
afilada y bruñida:
15
afilada para degollar,
bruñida para destellar.
[¿Vamos a alegrarnos de que el cetro,
mi hijo, desdeñe a todos los árboles?]
16
La hizo bruñir
para ser empuñada;
ella es la espada
afilada y bruñida,
para entregarla después
en manos del asesino.
17
Grita y clama, hijo de hombre,
pues está destinada a mi pueblo,
a todos los príncipes de Israel:
compartirán la espada con mi pueblo.
Por tanto, golpéate el pecho,
18
[pues se ha investigado, ¿y qué si (eso significa que) el cetro desdeñoso no continuará?] —oráculo del Señor Dios—.
19
Pero tú, hijo de hombre,
profetiza y bate palmas:
que golpee la espada hasta tres veces,
pues es una espada para matar.
La enorme espada de la matanza,
ya los tiene acorralados;
20
así flaquearán los corazones
y serán más los que tropiecen.
Contra todas sus puertas dirijo
la espada asesina,
hecha para destellar,
desnuda para degollar.
21
Ataca hacia atrás,
a derecha, a izquierda,
a lo que tengas enfrente.
22
También yo aplaudiré
y mi cólera se saciará.
Yo, el Señor, he hablado.


Ataque de la espada de los caldeos

23
El Señor me dirigió la palabra:
24
— Y tú, hijo de hombre, señala dos caminos por los que tenga que venir la espada del rey de Babilonia.
Que los dos partan del mismo país.
Pon un indicador en la cabecera de cada camino, que señale la ciudad adonde va.
25
Señalarás uno por el que vaya la espada contra Rabá de los amonitas, y otro contra Judá, contra la fortaleza de Jerusalén.
26
Pues el rey de Babilonia se ha detenido en el cruce, en la cabecera de ambos caminos, para ver qué dicen los presagios.
Ha agitado las flechas, ha consultado a los terafim y ha examinado el hígado de la víctima.
27
En su mano derecha ya tiene el vaticinio que indica Jerusalén;
ya puede abrir su boca para lanzar el grito de guerra, para ordenar la instalación de arietes junto a las puertas, la construcción de un terraplén y la preparación del asedio.
28
Los de Jerusalén piensan que es un presagio vano, pues se les hizo un juramento;
pero él les recuerda su culpa, por la que merecen el cautiverio.
29
Por eso, así dice el Señor Dios: Por haber puesto ustedes en evidencia sus culpas, haber descubierto su rebeldía convirtiendo en pecado cuanto hacen y jactándose de ello, serán capturados por la fuerza.
30
Respecto a ti, maldito criminal, príncipe de Israel, cuya hora ha llegado coincidiendo con la culpa final,
31
esto dice el Señor Dios: ¡Quítate el turbante real, fuera esa corona! Las cosas no pueden seguir así;
lo humillado será exaltado, y lo exaltado humillado.
32
Ruina, ruina y más ruina;
a eso lo reduciré.
Pero tampoco esto sucederá hasta que llegue aquel a quien le corresponde el juicio, a quien yo se lo tengo asignado.


La espada del Señor contra Amón

33
Y tú, hijo de hombre, profetiza y di:
Esto dice el Señor Dios contra los amonitas y sus insultos: Espada, espada desenvainada para degollar, bruñida para exterminar, hecha para destellar,
34
para degollar a los malditos criminales cuya hora ha llegado coincidiendo con la culpa final;
espada sobre la que se tienen visiones falsas y se presagian mentiras.
35
¡Vuelve a tu vaina! Pienso juzgarte en el lugar donde fuiste creada, en tu país de origen.
36
Voy a derramar mi ira sobre ti, atizaré contra ti mi ardiente cólera y te entregaré en manos de gente sanguinaria, de expertos destructores.
37
Acabarás devorada por el fuego, tu sangre podrá verse por todo el país, nadie se acordará de ti.
Yo, el Señor, he hablado.