Salmo 29 (28)
La voz del Señor es potente


1
Salmo de David.
¡Hijos de Dios, aclamen al Señor,
aclamen su gloria y su poder!
2
¡Aclamen el nombre glorioso del Señor!
¡Adoren al Señor en el esplendor del Templo!
3
La voz del Señor domina las aguas,
el Dios de la gloria ha tronado,
el Señor domina las aguas caudalosas.
4
La voz del Señor es poderosa,
la voz del Señor es espléndida.
5
La voz del Señor quiebra los cedros,
quiebra el Señor los cedros del Líbano;
6
hace brincar al Líbano como un ternero
y al Sarión cual cría de búfalo.
7
La voz del Señor produce llamas ardientes;
8
la voz del Señor hace temblar el desierto,
el Señor hace temblar el desierto de Cadés.
9
La voz del Señor estremece a las ciervas
y arranca los árboles del bosque.
En su Templo todo dice ¡gloria!
10
El Señor reina sobre el diluvio;
el Señor, rey eterno, está en su trono.
11
El Señor fortalece a su pueblo,
el Señor bendice a su pueblo con la paz.