Salmo 97 (96)
El Señor es dueño de toda la tierra


1
El Señor es rey, que se goce la tierra,
que se alegren los países lejanos.
2
La bruma y la niebla lo rodean,
la justicia y el derecho sostienen su trono.
3
El fuego avanza ante él,
abrasa en derredor a sus rivales;
4
sus rayos iluminan el orbe,
los ve la tierra y tiembla.
5
Los montes se funden como cera ante el Señor,
ante el dueño de toda la tierra;
6
los cielos pregonan su justicia,
todos los pueblos contemplan su gloria.
7
Que se avergüencen los idólatras,
los que cifran en los ídolos su orgullo,
que se postren ante él todos los dioses.
8
Sión lo oye y se llena de gozo,
se alegran las ciudades de Judá
a causa de tus juicios, Señor.
9
Porqueeres, Señor,
el Altísimo en toda la tierra,
quien se alza sobre los dioses.
10
Odien el mal los que aman al Señor:
él guarda la vida de sus fieles,
los libra de las garras del malvado.
11
La luz se propaga para el justo,
la alegría para quienes son rectos.
12
¡Alégrense, justos, en el Señor,
alaben su santo nombre!