Lo sacrificado a los ídolos

1
En cuanto a lo sacrificado a los ídolos, es cierto que todos tenemos conocimiento.
El conocimiento envanece, mientras que el amor edifica.
2
El que cree que sabe algo, todavía no sabe como debiera saber.
3
Pero el que ama a Dios es conocido por él.
4
De modo que, en cuanto a comer lo sacrificado a los ídolos, sabemos que un ídolo no es absolutamente nada, y que hay un solo Dios.
5
Pues aunque haya los así llamados dioses, ya sea en el cielo o en la tierra (y por cierto que hay muchos «dioses» y muchos «señores»),
6
para nosotros no hay más que un solo Dios, el Padre, de quien todo procede y para el cual vivimos;
y no hay más que un solo Señor, es decir, Jesucristo, por quien todo existe y por medio del cual vivimos.
7
Pero no todos tienen conocimiento de esto.
Algunos siguen tan acostumbrados a los ídolos, que comen carne a sabiendas de que ha sido sacrificada a un ídolo, y su conciencia se contamina por ser débil.
8
Pero lo que comemos no nos acerca a Dios;
no somos mejores por comer ni peores por no comer.
9
Sin embargo, tened cuidado de que su libertad no se convierta en motivo de tropiezo para los débiles.
10
Porque si alguien de conciencia débil te ve a ti, que tienes este conocimiento, comer en el templo de un ídolo, ¿no se sentirá animado a comer lo que ha sido sacrificado a los ídolos?
11
Entonces ese hermano débil, por quien Cristo murió, se perderá a causa de tu conocimiento.
12
Al pecar así contra los hermanos, hiriendo su débil conciencia, pecáis vosotros contra Cristo.
13
Por lo tanto, si mi comida ocasiona la caída de mi hermano, no comeré carne jamás, para no hacerle *caer en pecado.