División del reino

1
Roboán fue a Siquén porque todos los israelitas se habían reunido allí para proclamarlo rey.
2
De esto se enteró Jeroboán hijo de Nabat, quien al huir del rey Salomón se había establecido en Egipto y aún vivía allí.
3
Cuando lo mandaron a buscar, él y toda la asamblea de Israel fueron a ver a Roboán y le dijeron:
4
—Tu padre nos impuso un yugo pesado.
Alívianosahora el duro trabajo y el pesado yugo que él nos echó encima;
así te serviremos.
5
Idos por ahorarespondió Roboán—, pero volved a verme dentro de tres días.
Cuando el pueblo se fue,
6
el rey Roboán consultó con los *ancianos que en vida de su padre Salomón habían estado a su servicio.
—¿Qué me aconsejáis vosotros que le responda a este pueblo? —preguntó.
7
—Si te pones hoy al servicio de este pueblorespondieron ellos—, y condesciendes con ellos y les respondes con amabilidad, ellos te servirán para siempre.
8
Pero Roboán rechazó el consejo que le dieron los ancianos, y consultó más bien con los jóvenes que se habían criado con él y que estaban a su servicio.
9
—¿Qué me aconsejáis vosotros? —les preguntó—.
¿Cómo debo responder a este pueblo que me dice: “Alívianos el yugo que tu padre nos echó encima”?
10
Aquellos jóvenes, que se habían criado con él, le contestaron:
Este pueblo te ha dicho: “Tu padre nos impuso un yugo pesado;
hazlomás ligero.” Pues bien, respóndeles de este modo: “Mi dedo meñique es más grueso que la cintura de mi padre.
11
Si él os impuso un yugo pesado, ¡yo os aumentaré la carga! Y si él os castigaba con una vara, ¡yo lo haré con un látigo!”
12
Al tercer día, en la fecha que el rey Roboán había indicado, Jeroboán regresó con todo el pueblo para presentarse ante él.
13
Pero el rey les respondió con brusquedad: rechazó el consejo que le habían dado los ancianos,
14
y siguió el de los jóvenes.
Les dijo: «Si mi padre os impuso un yugo pesado, ¡yo os aumentaré la carga! Si él os castigaba con una vara, ¡yo lo haré con un látigo
15
De modo que el rey no le hizo caso al pueblo.
Las cosas tomaron este rumbo por voluntad del Señor, para que se cumpliera lo que ya él le había dicho a Jeroboán hijo de Nabat por medio de Ahías el silonita.
16
Cuando se dieron cuenta de que el rey no iba a hacerles caso, todos los israelitas exclamaron a una:
«¡Pueblo de Israel, todos a vuestras casas!
¡Y tú, David, ocúpate de los tuyos!
¿Qué parte tenemos con David?
¿Qué herencia tenemos con el hijo de Isaí
Así que se fueron, cada uno a su casa.
17
Sin embargo, Roboán siguió reinando sobre los israelitas que vivían en las ciudades de Judá.
18
Más tarde, el rey Roboán envió a Adonirán para que supervisara el trabajo forzado, pero todos los israelitas lo mataron a pedradas.
¡A duras penas logró el rey subir a su carro y escapar a Jerusalén!
19
Desde entonces Israel ha estado en rebelión contra la familia de David.
20
Cuando los israelitas se enteraron de que Jeroboán había regresado, mandaron a llamarlo para que se presentara ante la asamblea, y lo proclamaron rey de todo Israel.
No hubo quien se mantuviera leal a la familia de David, con la sola excepción de la tribu de Judá.
21
Roboán hijo de Salomón llegó a Jerusalén y movilizó a todas las familias de Judá y a la tribu de Benjamín, ciento ochenta mil guerreros selectos en total, para hacer la guerra contra Israel y así recuperar el reino.
22
Pero la palabra de Dios vino a Semaías, hombre de Dios, y le dio este mensaje:
23
«Diles a Roboán hijo de Salomón y rey de Judá, a todas las familias de Judá y de Benjamín, y al resto del pueblo
24
que así dice el Señor: “No vayáis a luchar contra vuestros hermanos, los israelitas.
Regrese cada uno a su casa, porque es mi voluntad que esto haya sucedido.” » Y ellos obedecieron la palabra del Señor y regresaron, tal como el Señor lo había ordenado.


Los becerros de oro en Betel y Dan

25
Jeroboán fortificó la ciudad de Siquén en la región montañosa de Efraín, y se estableció allí.
Luego se fue de Siquén y fortificó Peniel.
26
Pero reflexionó: «¿Y qué tal si ahora el reino vuelve a la familia de David?
27
Si la gente sigue subiendo a Jerusalén para ofrecer sacrificios en el templo del Señor, acabará por reconciliarse con su señor Roboán, rey de Judá.
Entonces a mí me matarán, y volverán a unirse a él.»
28
Después de buscar consejo, el rey hizo dos becerros de oro, y le dijo al pueblo: «¡Israelitas, no es necesario que sigáis subiendo a Jerusalén! Aquí están vuestros dioses, que os sacaron de Egipto
29
Así que colocó uno de los becerros en Betel, y el otro en Dan.
30
Y esto incitó al pueblo a pecar;
muchos inclusive iban hasta Dan para adorar al becerro que estaba allí.
31
Jeroboán construyó *santuarios paganos en los cerros, y puso como sacerdotes a toda clase de gente, hasta a quienes no eran levitas.
32
Decretó celebrar una fiesta el día quince del mes octavo, semejante a la que se celebraba en Judá.
En el altar de Betel ofreció sacrificios a los becerros que había hecho, y estableció también sacerdotes para los santuarios paganos que había construido.
33
Así pues, el día quince del mes octavo Jeroboán subió al altar que había construido en Betel y quemó incienso.
Ése fue el día que arbitrariamente decretó como día de fiesta para los israelitas.