Viviendo el ejemplo de Cristo

1
Por tanto, ya que *Cristo sufrió en el cuerpo, asumid también vosotros la misma actitud;
porque el que ha sufrido en el *cuerpo ha roto con el pecado,
2
para vivir el resto de su vida terrenal no satisfaciendo sus pasiones *humanas sino cumpliendo la voluntad de Dios.
3
Pues ya basta con el tiempo que habéis desperdiciado haciendo lo que agrada a los incrédulos, entregados al desenfreno, a las pasiones, a las borracheras, a las orgías, a las parrandas y a las idolatrías abominables.
4
A ellos les parece extraño que vosotros ya no corráis con ellos en ese mismo desbordamiento de inmoralidad, y por eso os insultan.
5
Pero ellos tendrán que rendirle cuentas a aquel que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos.
6
Por esto también se les predicó el *evangelio aun a los muertos, para que, a pesar de haber sido juzgados según criterios *humanos en lo que atañe al cuerpo, vivan conforme a Dios en lo que atañe al espíritu.
7
Ya se acerca el fin de todas las cosas.
Así que, para orar bien, manteneos sobrios y con la mente despejada.
8
Sobre todo, amaos los unos a los otros profundamente, porque el amor cubre multitud de pecados.
9
Practicad la hospitalidad entre vosotros sin quejaros.
10
Cada uno ponga al servicio de los demás el don que haya recibido, administrando fielmente la gracia de Dios en sus diversas formas.
11
El que habla, hágalo como quien expresa las palabras mismas de Dios;
el que presta algún servicio, hágalo como quien tiene el poder de Dios.
Así Dios será en todo alabado por medio de Jesucristo, a quien sea la gloria y el poder por los siglos de los siglos.
Amén.


Sufriendo por seguir a Cristo

12
Queridos hermanos, no os extrañéis del fuego de la *prueba que estáis soportando, como si fuera algo insólito.
13
Al contrario, alegraos de tener parte en los sufrimientos de *Cristo, para que también sea inmensa vuestra alegría cuando se revele la gloria de Cristo.
14
*Dichosos vosotros, si os insultan por causa del nombre de Cristo, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros.
15
Que ninguno tenga que sufrir por asesino, ladrón o delincuente, ni siquiera por entrometido.
16
Pero si alguien sufre por ser cristiano, que no se avergüence, sino que alabe a Dios por llevar el nombre de Cristo.
17
Porque es tiempo de que el juicio comience por la familia de Dios;
y si comienza por nosotros, ¡cuál no será el fin de los que se rebelan contra el *evangelio de Dios!
18
«Si el justo a duras penas se salva,
¿qué será del impío y del pecador
19
Así pues, los que sufrís según la voluntad de Dios, entregaos a vuestro fiel Creador y seguid practicando el bien.