David entre los filisteos

1
Con todo, David pensaba: “Ún día de éstos voy a morir a manos de Saúl.
Lo mejor que puedo hacer es huir a la tierra de los filisteos.
Así Saúl se cansará de buscarme por el territorio de Israel, y podré escapar de sus manos
2
Acompañado de sus seiscientos hombres, David se puso en marcha y se trasladó a la tierra de Gat, donde reinaba Aquis hijo de Maoc.
3
Tanto David como sus hombres se establecieron allí, y quedaron bajo la protección de Aquis.
Cada hombre había llevado a su familia, y David tenía consigo a sus dos esposas, Ajinoán la jezrelita y Abigaíl de Carmel, la viuda de Nabal.
4
En efecto, cuando Saúl se enteró de que David había huido a Gat, dejó de perseguirlo.
5
David le dijo a Aquis: «Si en verdad cuento con tu favor, te ruego que me concedas algún pueblo en el campo, y allí viviré.
No tiene ningún sentido que este tu siervo viva en la capital del reino
6
Aquel mismo día Aquis le dio la ciudad de Siclag, la cual hasta hoy pertenece a los reyes de Judá.
7
David vivió en territorio filisteo un año y cuatro meses.
8
Acostumbraba a salir en campaña con sus hombres para saquear a los guesureos, guirzitas y amalecitas, pueblos que durante mucho tiempo habían habitado la zona que se extiende hacia Sur y hasta el país de Egipto.
9
Cada vez que David atacaba la región, no dejaba a nadie con vida, ni hombre ni mujer.
Antes de regresar adonde estaba Aquis se apoderaba de las ovejas, vacas, asnos y camellos, y hasta de la ropa que vestían.
10
Si Aquis le preguntaba: «¿Qué región saqueaste hoy?», David le respondía: «La del sur de Judá»;
o bien: «La del sur de Jeramel»;
o «La del sur, donde viven los quenitas».
11
David no dejaba con vida ni a hombre ni a mujer, pues pensaba que si llevaba prisioneros a Gat lo denunciarían por lo que estaba haciendo.
Éste fue su patrón de conducta todo el tiempo que estuvo en territorio filisteo.
12
Aquis, por su parte, confiaba en David y se decía: «David se está haciendo odioso a los israelitas, su propia gente.
Sin duda me servirá para siempre