Abías, rey de Judá

1
En el año dieciocho del reinado de Jeroboán, Abías ascendió al trono de Judá
2
y reinó en Jerusalén tres años.
Su madre era Micaías, hija de Uriel de Guibeá.
Hubo guerra entre Abías y Jeroboán.
3
Para ir al combate, Abías escogió a cuatrocientos mil guerreros valientes;
Jeroboán, por su parte, escogió a ochocientos mil y le hizo frente.
4
Abías subió al monte Zemarayin, en la sierra de Efraín, y gritó: «¡Jeroboán! ¡Israelitas! ¡Escuchadme todos vosotros!
5
¿No sabéis que el Señor, Dios de Israel, concedió para siempre el reino de Israel a David y a sus descendientes mediante un *pacto inalterable?
6
Sin embargo, Jeroboán hijo de Nabat, oficial de Salomón hijo de David, se rebeló contra su señor.
7
Unos hombres ociosos y malvados se unieron a Roboán hijo de Salomón, cuando éste era joven y débil de carácter, y se le impusieron, de modo que no pudo hacerles frente.
8
»Vosotros pensáis que ahora, por ser muy numerosos y por tener los becerros de oro, esos ídolos que Jeroboán os hizo podéis oponeros al reino del Señor, aunque él se lo ha entregado a los hijos de David.
9
¡Hasta expulsasteis a los descendientes de Aarón, que son los sacerdotes del Señor, y a los levitas! En su lugar habéis nombrado sacerdotes, y a cualquiera que trae un ternero y siete carneros lo consagráis como sacerdote de los dioses falsos, tal como lo hacen los pueblos *paganos.
10
»Nosotros, en cambio, no hemos abandonado al Señor, porque él es nuestro Dios.
Los descendientes de Aarón siguen siendo nuestros sacerdotes que sirven al Señor, y los levitas son los encargados del culto.
11
Todos los días, por la mañana y por la tarde, ofrecen al Señor los *holocaustos y queman el incienso;
además, todas las tardes colocan el pan consagrado sobre la mesa de oro puro, y encienden las lámparas del candelabro de oro.
Daos cuenta de que nosotrosmantenemos el culto al Señor nuestro Dios, a quien vosotros habéis abandonado.
12
Así que Dios, con sus sacerdotes, va al frente de nosotros.
¡Las trompetas están listas para dar la orden de ataque contra vosotros! ¡Israelitas, no peleéis contra el Señor, Dios de vuestros antepasados, pues no podréis vencerlo
13
Para tenderle una emboscada a Abías, Jeroboán situó parte de sus tropas detrás del ejército de Judá, mientras que al resto de sus tropas lo mandó al frente.
14
Cuando los de Judá miraron hacia atrás, se dieron cuenta de que los israelitas los atacaban también por la retaguardia.
Entonces clamaron al Señor, y los sacerdotes tocaron las trompetas.
15
En el momento en que los de Judá lanzaron el grito de guerra, Dios derrotó a Jeroboán y a los israelitas, dándoles la *victoria a Abías y Judá.
16
Los israelitas intentaron huir, pero Dios los entregó al poder de Judá.
17
Abías y su ejército les ocasionaron una gran derrota, matando a quinientos mil soldados selectos de Israel.
18
En esa ocasión fueron humillados los israelitas, mientras que los de Judá salieron victoriosos porque confiaron en el Señor, Dios de sus antepasados.
19
Abías persiguió a Jeroboán y le arrebató las ciudades de Betel, Jesaná y Efraín, con sus respectivas aldeas.
20
Durante el reinado de Abías, Jeroboán no pudo recuperar su poderío.
Al final, el Señor lo hirió, y Jeroboán murió.
21
Abías, en cambio, siguió afirmándose en el trono.
Tuvo catorce esposas, veintidós hijos y dieciséis hijas.
22
Los demás acontecimientos del reinado de Abías, y su conducta y sus obras, están escritos en el comentario del profeta Idó.