Acaz, rey de Judá

1
Acaz tenía veinte años cuando ascendió al trono, y reinó en Jerusalén dieciséis años.
Pero a diferencia de su antepasado David, Acaz no hizo lo que agrada al Señor.
2
Al contrario, siguió el mal ejemplo de los reyes de Israel, y también hizo imágenes fundidas de los *baales.
3
Así mismo, quemó incienso en el valle de Ben Hinón y sacrificó en el fuego a sus hijos, según las repugnantes ceremonias de las naciones que el Señor había expulsado al paso de los israelitas.
4
También ofrecía sacrificios y quemaba incienso en los *santuarios paganos, en las colinas y bajo todo árbol frondoso.
5
Por eso el Señor su Dios lo entregó al poder del rey de *Siria.
Los sirios lo derrotaron, y capturaron una gran cantidad de prisioneros que se llevaron a Damasco.
Acaz también cayó en poder del rey de Israel, quien le infligió una gran derrota.
6
En un solo día, Pecaj hijo de Remalías mató en Judá a ciento veinte mil hombres, todos ellos soldados valientes, porque los habitantes de Judá habían abandonado al Señor, Dios de sus antepasados.
7
Zicrí, un guerrero de Efraín, mató a Maseías, hijo del rey, a Azricán, oficial encargado del palacio, y a Elcaná, que era el oficial más importante después del rey.
8
De entre sus hermanos de Judá, los israelitas capturaron a doscientas mil personas, incluyendo a mujeres, niños y niñas.
Además, se apoderaron de un enorme botín, que se llevaron a Samaria.
9
Había allí un hombre llamado Oded, que era profeta del Señor.
Cuando el ejército regresaba a Samaria, este profeta salió a su encuentro y les dijo:
—El Señor, Dios de vuestros antepasados, entregó a los de Judá en vuestras manos, porque estaba enojado con ellos.
Pero vosotros los matastéis con tal furia, que repercutió en el cielo.
10
Y como si fuera poco, ¡ahora pretendéis convertir a los habitantes de Judá y de Jerusalén en vuestros esclavos! ¿Acaso no sois también vosotros culpables de haber pecado contra el Señor vuestro Dios?
11
Por tanto, hacedme caso: dejad libres a los prisioneros.
¿Acaso no son vuestros propios hermanos? ¡La ira del Señor se ha encendido contra vosotros!
12
Entonces Azarías hijo de Johanán, Berequías hijo de Mesilemot, Ezequías hijo de Salún, y Amasá hijo de Hadlay, que eran jefes de los efraimitas, se enfrentaron a los que regresaban de la guerra
13
y les dijeron:
—No traigáis aquí a los prisioneros, porque eso nos haría culpables ante el Señor.
¿Acaso pretendéis aumentar nuestros pecados y nuestras faltas? ¡Ya es muy grande nuestra culpa, y la ira del Señor se ha encendido contra Israel!
14
Así que los soldados dejaron libres a los prisioneros, y pusieron el botín a los pies de los jefes y de toda la asamblea.
15
Algunos fueron nombrados para que se hicieran cargo de los prisioneros, y con la ropa y el calzado del botín vistieron a todos los que estaban desnudos.
Luego les dieron de comer y de beber, y les untaron aceite.
Finalmente, a los que estaban débiles los montaron en asnos y los llevaron a Jericó, la ciudad de las palmeras, para reunirlos con sus hermanos.
Después, aquellos hombres volvieron a Samaria.
16
En aquel tiempo, el rey Acaz solicitó la ayuda de los reyes de Asiria,
17
porque los edomitas habían atacado nuevamente a Judá y se habían llevado algunos prisioneros.
18
Por su parte, los filisteos saquearon las ciudades de Judá que estaban en la llanura y en el Néguev, se apoderaron de Bet Semes, Ayalón, Guederot, Soco, Timná y Guimzó, junto con sus respectivas aldeas, y se establecieron en ellas.
19
Así fue como el Señor humilló a Judá, por culpa de Acaz su rey, quien permitió el desenfreno en Judá y se rebeló totalmente contra el Señor.
20
Tiglat Piléser, rey de Asiria, en vez de apoyar a Acaz, marchó contra él y empeoró su situación.
21
Entonces Acaz le entregó al rey de Asiria todo lo que había de valor en el templo del Señor, en el palacio real y en las casas de sus oficiales;
pero eso de nada le sirvió.
22
Y a pesar de encontrarse tan presionado, el rey Acaz se empecinó en su rebelión contra el Señor.
23
Incluso ofreció sacrificios a los dioses de Damasco que lo habían derrotado, pues pensó: «Como los dioses de Siria ayudan a sus reyes, también me ayudarán a mí si les ofrezco sacrificiosPero esos dioses fueron su ruina y la de todo Israel.
24
Acaz también juntó y despedazó los utensilios del templo del Señor , cerró sus puertas e hizo construir altares en cada esquina de Jerusalén.
25
Y en todas las ciudades de Judá hizo construir *santuarios paganos para quemar incienso a otros dioses, ofendiendo así al Señor, Dios de sus antepasados.
26
Los demás acontecimientos de su reinado, desde el primero hasta el último, lo mismo que su conducta, están escritos en el libro de los reyes de Judá y de Israel.
27
Acaz murió y fue sepultado en la ciudad de Jerusalén, pero no en el panteón de los reyes de Israel.
Su hijo Ezequías le sucedió en el trono.