Ezequías, rey de Judá

1
Ezequías tenía veinticinco años cuando ascendió al trono, y reinó en Jerusalén veintinueve años.
Su madre era Abías hija de Zacarías.
2
Ezequías hizo lo que agrada al Señor, pues en todo siguió el buen ejemplo de su antepasado David.
3
En el mes primero del primer año de su reinado, Ezequías mandó que se abrieran las puertas del templo del Señor, y las reparó.
4
En la plaza oriental convocó a los sacerdotes y a los levitas,
5
y les dijo:
«¡Levitas, escuchadme! *Purificaos vosotros, y purificad también el templo del Señor, Dios de vuestros antepasados, y sacad las cosas profanas que hay en el santuario.
6
Es un hecho que nuestros antepasados se rebelaron e hicieron lo que ofende al Señor nuestro Dios, y que lo abandonaron.
Es también un hecho que le dieron la espalda al Señor, y que despreciaron el lugar donde él habita.
7
Así mismo, cerraron las puertas del atrio, apagaron las lámparas, y dejaron de quemar incienso y de ofrecer *holocaustos en el santuario al Dios de Israel.
8
»¡Por eso la ira del Señor cayó sobre Judá y Jerusalén, y los convirtió en objeto de horror, de desolación y de burla, tal como vosotros podéis verlo ahora con vuestros propios ojos!
9
¡Por eso nuestros antepasados murieron a filo de espada, y nuestros hijos, nuestras hijas y nuestras mujeres fueron llevados al cautiverio!
10
»Yo me propongo ahora hacer un *pacto con el Señor, Dios de Israel, para que retire de nosotros su ardiente ira.
11
Así que, hijos míos, no seáis negligentes, pues el Señor os ha escogido a vosotros para que estéis en su presencia, y le sirváis, y seáis sus ministros y le queméis incienso
12
Éstos son los levitas que se dispusieron a trabajar:
De los descendientes de Coat:
Mahat hijo de Amasay, y Joel hijo de Azarías.
De los descendientes de Merari:
Quis hijo de Abdí, y Azarías hijo de Yalelel.
De los descendientes de Guersón:
Joa hijo de Zimá, y Edén hijo de Joa.
13
De los descendientes de Elizafán:
Simri y Jeyel.
De los descendientes de Asaf:
Zacarías y Matanías.
14
De los descendientes de Hemán:
Jehiel y Simí.
De los descendientes de Jedutún:
Semaías y Uziel.
15
Éstos reunieron a sus parientes, se purificaron y entraron en el templo del Señor para purificarlo, cumpliendo así la orden del rey, según las palabras del Señor.
16
Después los sacerdotes entraron en el interior del templo del Señor para purificarlo.
Sacaron al atrio del templo todos los objetos paganos que encontraron allí, y los levitas los recogieron y los arrojaron al arroyo de Cedrón.
17
Comenzaron a purificar el templo el primer día del mes primero, y al octavo día ya habían llegado al pórtico del templo.
Para completar la purificación emplearon otros ocho días, de modo que terminaron el día dieciséis del mes primero.
18
Más tarde, se presentaron ante el rey Ezequías y le dijeron: «Ya hemos purificado el templo del Señor, el altar de los holocaustos con sus utensilios, y la mesa para el *pan de la Presencia con sus utensilios.
19
Además, hemos reparado y purificado todos los utensilios que, en su rebeldía, el rey Acaz profanó durante su reinado, y los hemos puesto ante el altar del Señor
20
El rey Ezequías se levantó muy de mañana, reunió a los jefes de la ciudad y se fue con ellos al templo del Señor.
21
Llevaron siete bueyes, siete carneros y siete corderos;
además, como ofrenda por el pecado del reino, del santuario y de Judá, llevaron siete machos cabríos.
El rey ordenó a los sacerdotes descendientes de Aarón que los ofrecieran en holocausto sobre el altar del Señor.
22
Los sacerdotes mataron los toros, recogieron la sangre y la rociaron sobre el altar;
luego mataron los carneros y rociaron la sangre sobre el altar;
después mataron los corderos y rociaron la sangre sobre el altar.
23
Finalmente, a los machos cabríos de la ofrenda por el pecado los llevaron y los colocaron delante del rey y de la asamblea para que pusieran las manos sobre ellos;
24
luego los mataron y rociaron la sangre sobre el altar como una ofrenda por el pecado de todo Israel, pues el rey había ordenado que el holocausto y el sacrificio por el pecado se ofrecieran por todo Israel.
25
Ezequías instaló también a los levitas en el templo del Señor, con música de címbalos, arpas y liras, tal como lo habían ordenado David, Natán el profeta, y Gad, el vidente del rey.
Este mandato lo dio el Señor por medio de sus profetas.
26
Los levitas estaban de pie con los instrumentos musicales de David, y los sacerdotes, con las trompetas.
27
Entonces Ezequías ordenó que se ofreciera el holocausto sobre el altar.
En cuanto comenzó el holocausto, comenzaron también los cantos al Señor y el toque de trompetas, acompañados de los instrumentos musicales de David, rey de Israel.
28
Toda la asamblea permaneció postrada hasta que terminó el holocausto, mientras los cantores entonaban los cantos y los trompetistas hacían resonar sus instrumentos.
29
Cuando terminaron de ofrecer el holocausto, el rey y todos los que estaban con él se postraron para adorar al Señor.
30
El rey Ezequías y los jefes les ordenaron a los levitas que cantaran al Señor las alabanzas que David y Asaf el vidente habían compuesto.
Los levitas lo hicieron con alegría, y se postraron en adoración.
31
Luego Ezequías dijo: «Ahora que vosotros os habéis consagrado al Señor, acercaos y presentadle en su templo los sacrificios y las ofrendas de acción de gracias
32
Así que la asamblea llevó setenta bueyes, cien carneros y doscientos corderos, para ofrecerlos en holocausto al Señor.
33
También se consagraron seiscientos bueyes y tres mil ovejas.
34
Pero como los sacerdotes eran pocos y no podían desollar tantos animales, sus parientes levitas tuvieron que ayudarlos para terminar el trabajo, a fin de que los otros sacerdotes pudieran purificarse, pues los levitas habían sido más diligentes en purificarse que los sacerdotes.
35
Se ofrecieron muchos holocaustos, además de la grasa de los sacrificios de *comunión y de las libaciones para cada holocausto.
Así fue como se restableció el culto en el templo del Señor.
36
Y Ezequías y todo el pueblo se regocijaron de que Dios hubiera preparado al pueblo para hacerlo todo con rapidez.