La reina de Sabá visita a Salomón

1
La reina de Sabá se enteró de la fama de Salomón, así que fue a verlo en Jerusalén para ponerlo a prueba con preguntas difíciles.
Llegó con un séquito muy grande;
sus camellos llevaban perfumes, oro en abundancia y piedras preciosas.
Al presentarse ante Salomón, le preguntó todo lo que tenía pensado,
2
y él respondió a todas sus preguntas.
No hubo ningún asunto, por difícil que fuera, que Salomón no pudiera resolver.
3-4
La reina de Sabá se quedó atónita ante la sabiduría de Salomón y al ver el palacio que él había construido, los manjares de su mesa, los asientos que ocupaban sus funcionarios, el servicio y la ropa de sus criados y coperos, y los *holocaustos que ofrecía en el templo del Señor.
5
Entonces le dijo al rey: «¡Todo lo que escuché en mi país acerca de tus triunfos y de tu sabiduría es cierto!
6
No podía creer nada de eso hasta que vine y lo vi con mis propios ojos.
Pero en realidad, ¡no me habían contado ni siquiera la mitad de tu extraordinaria sabiduría! Tú superas todo lo que había oído decir de ti.
7
¡*Dichosos tus súbditos! ¡Dichosos estos siervos tuyos, que constantemente están en tu presencia y oyen tu sabiduría!
8
¡Y alabado sea el Señor tu Dios, que se ha deleitado en ti y te ha puesto en su trono para que lo representes como rey! En su amor por Israel, tu Dios te ha hecho rey de ellos para que gobiernes con justicia y rectitud, pues él quiere consolidar a su pueblo para siempre
9
Luego la reina le regaló a Salomón tres mil novecientos sesenta kilos de oro, piedras preciosas y una gran cantidad de perfumes.
Jamás volvió a haber perfumes como los que la reina de Sabá le obsequió al rey Salomón.
10
Además del oro de Ofir, los oficiales de Hiram y los de Salomón trajeron madera de sándalo y piedras preciosas.
11
Con la madera, el rey construyó escalinatas para el templo del Señor y para el palacio real, y también hizo arpas y liras para los músicos.
Nunca antes se había visto en Judá algo semejante.
12
El rey Salomón, por su parte, le dio a la reina de Sabá todo lo que a ella se le antojó pedirle, lo cual fue más de lo que ella le dio al rey.
Después de eso, la reina regresó a su país con todos los que la atendían.


El esplendor de Salomón

13
La cantidad de oro que Salomón recibía anualmente llegaba a los veintidós mil kilos,
14
sin contar los impuestos que pagaban los mercaderes y comerciantes.
También los reyes de Arabia y los gobernadores del país le llevaban oro y plata a Salomón.
15
El rey Salomón hizo doscientos escudos grandes de oro batido, en cada uno de los cuales se emplearon seis kilos y medio de oro.
16
Hizo además trescientos escudos más pequeños, también de oro batido, empleando en cada uno de ellos tres kilos de oro.
Estos escudos los puso el rey en el palacio llamado «Bosque del Líbano».
17
El rey hizo también un gran trono de marfil, recubierto de oro puro.
18
El trono tenía seis peldaños, un estrado de oro, brazos a cada lado del asiento, dos leones de pie junto a los brazos
19
y doce leones de pie sobre los seis peldaños, uno en cada extremo.
En ningún otro reino se había hecho algo semejante.
20
Todas las copas del rey Salomón y toda la vajilla del palacio «Bosque del Líbano» eran de oro puro.
Nada estaba hecho de plata, pues en tiempos de Salomón la plata era poco apreciada.
21
Cada tres años, la flota comercial del rey, que era tripulada por los oficiales de Hiram, regresaba de Tarsis trayendo oro, plata y marfil, monos y mandriles.
22
Tanto en riquezas como en sabiduría, el rey Salomón sobrepasó a los demás reyes de la tierra.
23
Todos ellos procuraban visitarlo para oír la sabiduría que Dios le había dado,
24
y año tras año le llevaban regalos: artículos de plata y de oro, vestidos, armas y perfumes, y caballos y mulas.
25
Salomón tenía cuatro mil establos para sus caballos y sus carros de combate, y doce mil caballos que mantenía en las caballerizas y también en su palacio en Jerusalén.
26
El rey Salomón extendió su dominio sobre todos los reyes, desde el río Éufrates hasta Filistea y la frontera de Egipto.
27
Hizo que en Jerusalén la plata fuera tan común y corriente como las piedras, y el cedro tan abundante como las higueras de la llanura.
28
Sus caballos eran importados de Egipto y de todos los otros países.


Muerte de Salomón

29
Los demás acontecimientos del reinado de Salomón, desde el primero hasta el último, están escritos en las crónicas del profeta Natán, en la profecía de Ahías el silonita, y en las visiones del vidente Idó acerca de Jeroboán hijo de Nabat.
30
Salomón reinó en Jerusalén cuarenta años sobre todo Israel.
31
Cuando murió, fue sepultado en la ciudad de David, su padre, y su hijo Roboán le sucedió en el trono.