Visión y debilidad de Pablo

1
Me veo obligado a *jactarme, aunque nada se gane con ello.
Paso a referirme a las visiones y revelaciones del Señor.
2
Conozco a un seguidor de Cristo que hace catorce años fue llevado al tercer cielo (no sé si en el cuerpo o fuera del cuerpo;
Dios lo sabe).
3
Y sé que este hombre (no sé si en el cuerpo o aparte del cuerpo;
Dios lo sabe)
4
fue llevado al paraíso y escuchó cosas indecibles que a los *humanos no se nos permite expresar.
5
De tal hombre podría hacer alarde;
pero de mí no haré alarde sino de mis debilidades.
6
Sin embargo, no sería insensato si decidiera jactarme, porque estaría diciendo la verdad.
Pero no lo hago, para que nadie suponga que soy más de lo que aparento o de lo que digo.
7
Para evitar que me volviera presumido por estas sublimes revelaciones, una espina me fue clavada en el cuerpo, es decir, un mensajero de Satanás, para que me atormentara.
8
Tres veces le rogué al Señor que me la quitara;
9
pero él me dijo: «Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad.» Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo.
10
Por eso me regocijo en las debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo;
porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.


Preocupación de Pablo por los corintios

11
Me he portado como un insensato, pero vosotros me habéis obligado a ello.
Vosotros debíais haberme elogiado, pues de ningún modo soy inferior a los «superapóstoles», aunque yo no soy nada.
12
Las marcas distintivas de un apóstol, tales como señales, prodigios y milagros, se dieron constantemente entre vosotros.
13
¿En qué fuisteis inferiores a las demás iglesias? Pues sólo en que yo mismo nunca os fui una carga.
¡Perdonadme si os ofendo!
14
Mirad que por tercera vez estoy listo para visitaros, y no os seré una carga, pues no me interesa lo que tenéis sino lo que sois.
Después de todo, no son los hijos los que deben ahorrar para los padres, sino los padres para los hijos.
15
Así que de buena gana gastaré todo lo que tengo, y hasta yo mismo me desgastaré del todo por vosotros.
Si os amo hasta el extremo, ¿me amaréis menos?
16
En todo caso, no os he sido una carga.
¿Es que, como soy tan astuto, os tendí una trampa para estafaros?
17
¿Acaso os exploté por medio de alguno de mis enviados?
18
Le rogué a Tito que fuera a veros y con él envié al otro hermano.
¿Acaso se aprovechó Tito de vosotros? ¿No procedimos los dos con el mismo espíritu y seguimos el mismo camino?
19
¿Todo este tiempo habéis venido pensando que nos estábamos justificando ante vosotros? ¡Más bien, hemos estado hablando delante de Dios en Cristo! Todo lo que hacemos, queridos hermanos, es para vuestra edificación.
20
En realidad, me temo que cuando vaya a veros no os encuentre como quisiera, ni vosotros me encontréis a mí como quisierais.
Temo que haya peleas, celos, arrebatos de ira, rivalidades, calumnias, chismes, insultos y alborotos.
21
Temo que, al volver a visitaros, mi Dios me humille delante de vosotros, y que yo tenga que llorar por muchos que han pecado desde hace algún tiempo pero no se han *arrepentido de la impureza, de la inmoralidad sexual y de los vicios a que se han entregado.