Tesoros en vasijas de barro

1
Por esto, ya que por la misericordia de Dios tenemos este ministerio, no nos desanimamos.
2
Más bien, hemos renunciado a todo lo vergonzoso que se hace a escondidas;
no actuamos con engaño ni torcemos la palabra de Dios.
Al contrario, mediante la clara exposición de la verdad, nos recomendamos a toda conciencia *humana en la presencia de Dios.
3
Pero si nuestro *evangelio está encubierto, lo está para los que se pierden.
4
El dios de este mundo ha cegado la mente de estos incrédulos, para que no vean la luz del glorioso evangelio de Cristo, el cual es la imagen de Dios.
5
No nos predicamos a nosotros mismos sino a Jesucristo como Señor;
nosotros no somos más que servidores vuestros por causa de Jesús.
6
Porque Dios, que ordenó que la luz resplandeciera en las tinieblas, hizo brillar su luz en nuestro corazón para que conociéramos la gloria de Dios que resplandece en el rostro de Cristo.
7
Pero tenemos este tesoro en vasijas de barro para que se vea que tan sublime poder viene de Dios y no de nosotros.
8
Nos vemos atribulados en todo, pero no abatidos;
perplejos, pero no desesperados;
9
perseguidos, pero no abandonados;
derribados, pero no destruidos.
10
Dondequiera que vamos, siempre llevamos en nuestro cuerpo la muerte de Jesús, para que también su vida se manifieste en nuestro cuerpo.
11
Pues a nosotros, los que vivimos, siempre se nos entrega a la muerte por causa de Jesús, para que también su vida se manifieste en nuestro cuerpo mortal.
12
Así que la muerte actúa en nosotros, y en vosotros la vida.
13
Escrito está: «Creí, y por eso hablé.» Con ese mismo espíritu de fe también nosotros creemos, y por eso hablamos.
14
Pues sabemos que aquel que resucitó al Señor Jesús nos resucitará también a nosotros con él y nos llevará junto con vosotros a su presencia.
15
Todo esto es por vuestro bien, para que la gracia que está alcanzando a más y más personas haga abundar la acción de gracias para la gloria de Dios.
16
Por tanto, no nos desanimamos.
Al contrario, aunque por fuera nos vamos desgastando, por dentro nos vamos renovando día tras día.
17
Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento.
18
Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno.