Nuestra morada celestial

1
De hecho, sabemos que si esta tienda de campaña en que vivimos se deshace, tenemos de Dios un edificio, una casa eterna en el cielo, no construida por manos humanas.
2
Mientras tanto suspiramos, anhelando ser revestidos de nuestra morada celestial,
3
porque cuando seamos revestidos, no se nos hallará desnudos.
4
Realmente, vivimos en esta tienda de campaña, suspirando y agobiados, pues no deseamos ser desvestidos sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida.
5
Es Dios quien nos ha hecho para este fin y nos ha dado su Espíritu como garantía de sus promesas.
6
Por eso mantenemos siempre la confianza, aunque sabemos que mientras vivamos en este cuerpo estaremos alejados del Señor.
7
Vivimos por fe, no por vista.
8
Así que nos mantenemos confiados, y preferiríamos ausentarnos de este cuerpo y vivir junto al Señor.
9
Por eso nos empeñamos en agradarle, ya sea que vivamos en nuestro cuerpo o que lo hayamos dejado.
10
Porque es necesario que todos comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba lo que le corresponda, según lo bueno o malo que haya hecho mientras vivió en el cuerpo.


El ministerio de la reconciliación

11
Por tanto, como sabemos lo que es temer al Señor, tratamos de persuadir a todos, aunque para Dios es evidente lo que somos, y espero que también lo sea para vuestra conciencia.
12
No buscamos el recomendarnos otra vez a vosotros, sino que os damos una oportunidad de sentiros *orgullosos de nosotros, para que tengáis con qué responder a los que se dejan llevar por las apariencias y no por lo que hay dentro del corazón.
13
Si estamos locos, es por Dios;
y si estamos cuerdos, es por vosotros.
14
El amor de Cristo nos obliga, porque estamos convencidos de que uno murió por todos, y por consiguiente todos murieron.
15
Y él murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió por ellos y fue resucitado.
16
Así que de ahora en adelante no consideramos a nadie según criterios meramente *humanos.
Aunque antes conocimos a Cristo de esta manera, ya no lo conocemos así.
17
Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación.
¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!
18
Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación:
19
esto es, que en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándole en cuenta sus pecados y encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación.
20
Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios os exhortara a vosotros por medio de nosotros: “Én nombre de Cristo os rogamos que os reconciliéis con Dios
21
Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios.