1
Nosotros, colaboradores de Dios, os rogamos que no recibáis su gracia en vano.
2
Porque él dice:
“Én el momento propicio te escuché,
y en el día de salvación te ayudé
Os digo que éste es el momento propicio de Dios;
¡hoy es el día de salvación!


Privaciones de Pablo

3
Por nuestra parte, a nadie damos motivo alguno de tropiezo, para que no se desacredite nuestro servicio.
4
Más bien, en todo y con mucha paciencia nos acreditamos como servidores de Dios: en sufrimientos, privaciones y angustias;
5
en azotes, cárceles y tumultos;
en trabajos pesados, desvelos y hambre.
6
Servimos con pureza, conocimiento, constancia y bondad;
en el Espíritu Santo y en amor sincero;
7
con palabras de verdad y con el poder de Dios;
con armas de justicia, tanto ofensivas como defensivas;
8
por honra y por deshonra, por mala y por buena fama;
veraces, pero tenidos por engañadores;
9
conocidos, pero tenidos por desconocidos;
como moribundos, pero aún con vida;
golpeados, pero no muertos;
10
aparentemente tristes, pero siempre alegres;
pobres en apariencia, pero enriqueciendo a muchos;
como si no tuviéramos nada, pero poseyéndolo todo.
11
Hermanos corintios, os hemos hablado con toda franqueza;
os hemos abierto de par en par nuestro corazón.
12
Nunca os hemos negado nuestro afecto, pero vosotros sí nos negáis el vuestro.
13
Para corresponder del mismo modo —os hablo como si fuerais mis hijos—, ¡abrid también vuestro corazón de par en par!


No os unáis en yugo con los incrédulos

14
No forméis yunta con los incrédulos.
¿Qué tienen en común la justicia y la maldad? ¿O qué comunión puede tener la luz con la oscuridad?
15
¿Qué armonía tiene Cristo con el diablo? ¿Qué tiene en común un creyente con un incrédulo?
16
¿En qué concuerdan el templo de Dios y los ídolos? Porque nosotros somos templo del Dios viviente.
Como él ha dicho: «Viviré con ellos y caminaré entre ellos.
Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.» Por tanto, el Señor añade:
17
«Salid de en medio de ellos
y apartaos.
No tocad nada *impuro,
y yo os recibiré
18
«Yo seré un padre para vosotros,
y vosotros seréis mis hijos y mis hijas,
dice el Señor Todopoderoso