1
Como tenemos estas promesas, queridos hermanos, purifiquémonos de todo lo que contamina el cuerpo y el espíritu, para completar en el temor de Dios la obra de nuestra *santificación.


La alegría de Pablo

2
Hacednos un lugar en vuestro corazón.
A nadie hemos agraviado, a nadie hemos corrompido, a nadie hemos explotado.
3
No digo esto para condenaros;
ya os he dicho que tenéis un lugar tan amplio en nuestro corazón que con vosotros viviríamos o moriríamos.
4
Os tengo mucha confianza y me siento muy *orgulloso de vosotros.
Estoy muy animado;
en medio de todas nuestras aflicciones se desborda mi alegría.
5
Cuando llegamos a Macedonia, nuestro cuerpo no tuvo ningún descanso, sino que nos vimos acosados por todas partes;
conflictos por fuera, temores por dentro.
6
Pero Dios, que consuela a los abatidos, nos consoló con la llegada de Tito,
7
y no sólo con su llegada sino también con el consuelo que él había recibido de vosotros.
Él nos habló del anhelo, de la profunda tristeza y de la honda preocupación que vosotros tenéis por mí, lo cual me llenó de alegría.
8
Si bien os entristecí con mi carta, no me pesa.
Es verdad que antes me pesó, porque me di cuenta de que por un tiempo mi carta os había entristecido.
9
Sin embargo, ahora me alegro, no porque os hayáis entristecido sino porque vuestra tristeza os llevó al *arrepentimiento.
Vosotros os entristecisteis tal como Dios lo quiere, de modo que nosotros de ninguna manera os hemos perjudicado.
10
La tristeza que proviene de Dios produce el arrepentimiento que lleva a la salvación, de la cual no hay que arrepentirse, mientras que la tristeza del mundo produce la muerte.
11
Fijaos lo que ha producido en vosotros esta tristeza que proviene de Dios: ¡qué empeño, qué afán por disculparse, qué indignación, qué temor, qué anhelo, qué preocupación, qué disposición para ver que se haga justicia! En todo habéis demostrado vuestra inocencia en este asunto.
12
Así que, a pesar de que os escribí, no fue por causa del ofensor ni del ofendido, sino más bien para que delante de Dios os dierais cuenta por vosotros mismos de cuánto interés tenéis en nosotros.
13
Todo esto nos reanima.
Además del consuelo que hemos recibido, nos alegró muchísimo el ver lo feliz que estaba Tito debido a que todos vosotros fortalecisteis su espíritu.
14
Ya le había dicho que me sentía orgulloso de vosotros, y no me habéis hecho quedar mal.
Al contrario, así como todo lo que os dijimos es verdad, también resultaron ciertos los elogios que hice de vosotros delante de Tito.
15
Y él os tiene aún más cariño al recordar que todos fuisteis obedientes y lo recibisteis con temor y temblor.
16
Me alegro de que puedo confiar plenamente en vosotros.