Manasés, rey de Judá

1
Manasés tenía doce años cuando ascendió al trono, y reinó en Jerusalén cincuenta y cinco años.
Su madre era Hepsiba.
2
Manasés hizo lo que ofende al Señor, pues practicaba las repugnantes ceremonias de las naciones que el Señor había expulsado delante de los israelitas.
3
Reconstruyó los *altares paganos que su padre Ezequías había destruido;
además, erigió otros altares en honor de *Baal e hizo una imagen de la diosa *Aserá, como lo había hecho Acab, rey de Israel.
Se postró ante todos los astros del cielo y los adoró.
4
Construyó altares en el templo del Señor, lugar del cual el Señor había dicho: «Jerusalén será el lugar donde yo habite
5
En ambos atrios del templo del Señor construyó altares en honor de los astros del cielo.
6
Sacrificó en el fuego a su propio hijo, practicó la magia y la hechicería, y consultó a nigromantes y a espiritistas.
Hizo continuamente lo que ofende al Señor, provocando así su ira.
7
Tomó la imagen de la diosa Aserá que él había hecho, y la puso en el templo, lugar del cual el Señor había dicho a David y a su hijo Salomón: «En este templo en Jerusalén, la ciudad que he escogido de entre todas las tribus de Israel, he decidido habitar para siempre.
8
Nunca más dejaré que los israelitas anden perdidos fuera de la tierra que les di a sus antepasados, siempre y cuando tengan cuidado de cumplir todo lo que yo les he ordenado, es decir, toda la *ley que les dio mi siervo Moisés
9
Pero no hicieron caso;
Manasés los descarrió, de modo que se condujeron peor que las naciones que el Señor destruyó delante de ellos.
10
Por lo tanto, el Señor dijo por medio de sus siervos los profetas:
11
«Como Manasés, rey de Judá, ha practicado estas repugnantes ceremonias y se ha conducido peor que los amorreos que le precedieron, haciendo que los israelitas pequen con los ídolos que él hizo,
12
así dice el Señor, Dios de Israel: “Voy a enviar tal desgracia sobre Jerusalén y Judá, que a todo el que oiga de ella le quedará retumbando en los oídos.
13
Extenderé sobre Jerusalén el mismo cordel con que medí a Samaria, y la misma plomada con que señalé a la familia de Acab.
Voy a tratar a Jerusalén como se hace con un plato que se restriega y se pone boca abajo.
14
Abandonaré al resto de mi heredad, entregando a mi pueblo en manos de sus enemigos, que lo saquearán y lo despojarán.
15
Porque los israelitas han hecho lo que me ofende, y desde el día en que sus antepasados salieron de Egipto hasta hoy me han provocado.” »
16
Además del pecado que hizo cometer a Judá, haciendo así lo que ofende al Señor, Manasés derramó tanta sangre inocente que inundó Jerusalén de un extremo a otro.
17
Los demás acontecimientos del reinado de Manasés, y todo lo que hizo, incluso el pecado que cometió, están escritos en el libro de las crónicas de los reyes de Judá.
18
Manasés murió y fue sepultado en su palacio, en el jardín de Uza.
Y su hijo Amón le sucedió en el trono.


Amón, rey de Judá

19
Amón tenía veintidós años cuando ascendió al trono, y reinó en Jerusalén dos años.
Su madre era Mesulémet hija de Jaruz, oriunda de Jotba.
20
Amón hizo lo que ofende al Señor, como lo había hecho su padre Manasés.
21
En todo siguió el mal ejemplo de su padre, adorando e inclinándose ante los ídolos que éste había adorado.
22
Así que abandonó al Señor, Dios de sus antepasados, y no anduvo en el *camino del Señor.
23
Los ministros del rey Amón conspiraron contra él, y lo asesinaron en su palacio.
24
Entonces el pueblo mató a todos los que habían conspirado contra el rey Amón, y en su lugar proclamaron rey a su hijo Josías.
25
Los demás acontecimientos del reinado de Amón están escritos en el libro de las crónicas de los reyes de Judá.
26
Amón fue sepultado en su sepulcro, en el jardín de Uza.
Y su hijo Josías lo sucedió en el trono.