Absalón regresa a Jerusalén

1
Joab hijo de Sarvia se dio cuenta de que el rey echaba mucho de menos a Absalón.
2
Por eso mandó traer a una mujer muy astuta, la cual vivía en Tecoa, y le dijo:
Quiero que te vistas de luto, y que no te eches perfume, sino que finjas estar de duelo, como si llevaras mucho tiempo llorando la muerte de alguien.
3
Luego Joab le ordenó presentarse ante el rey, explicándole antes lo que tenía que decirle.
4
Cuando aquella mujer de Tecoa se presentó ante el rey, le hizo una reverencia y se postró rostro en tierra.
—¡Ayúdame, oh rey! —exclamó.
5
—¿Qué te pasa? —le preguntó el rey.
—Soy una pobre viudarespondió ella—;
mi esposo ha muerto.
6
Esta tu sierva tenía dos hijos, los cuales se pusieron a pelear en el campo.
Como no había nadie que los separara, uno de ellos le asestó un golpe al otro y lo mató.
7
Pero ahora resulta que toda la familia se ha puesto en contra de esta tu sierva.
Me exigen que entregue al asesino para que lo maten, y así vengar la muerte de su hermano, aunque al hacerlo eliminen al heredero.
La verdad es que de esa manera apagarían la última luz de esperanza que me queda, y dejarían a mi esposo sin *nombre ni descendencia sobre la tierra.
8
Regresa a tu casa, que yo me encargaré de este asuntorespondió el rey.
9
Pero la mujer de Tecoa replicó:
—Oh rey, mi señor, que la culpa caiga sobre mí y sobre mi familia, y no sobre el rey ni su trono.
10
— Si alguien te amenazainsistió el rey—, tráemelo para que no vuelva a molestarte.
11
Entonces ella le suplicó:
—¡Ruego a mi rey invocar al Señor tu Dios, para que quien deba vengar la muerte de mi hijo no aumente mi desgracia matando a mi otro hijo!
—¡Tan cierto como que el Señor viverespondió el rey—, juro que tu hijo no perderá ni un solo cabello!
12
Pero la mujer siguió diciendo:
Permite mi señor y rey a esta tu sierva decir algo más.
Habla.
13
— ¿Cómo es que intentas hacer lo mismo contra el pueblo de Dios? Al prometerme el rey estas cosas, se declara culpable, pues no deja regresar a su hijo desterrado.
14
Así como el agua que se derrama en tierra no se puede recoger, así también todos tenemos que morir.
Pero Dios no nos arrebata la *vida, sino que provee los medios para que el desterrado no siga separado de él para siempre.
15
»Yo he venido a hablar con mi señor el rey porque hay gente que me ha infundido temor.
He pensado: “Voy a hablarle al rey;
tal vez me conceda lo que le pida,
16
librándonos a mí y a mi hijo de quien quiere eliminarnos, para quedarse con la heredad que Dios nos ha dado.”
17
»Pensé, además, que tu palabra me traería alivio, pues mi señor el rey es como un ángel de Dios, que sabe distinguir entre lo bueno y lo malo.
¡Que el Señor tu Dios te bendiga!
18
Al llegar a este punto, el rey le dijo a la mujer:
—Voy a hacerte una pregunta, y te pido que no me ocultes nada.
Dígame, mi señor y rey.
19
—¿Acaso no está Joab detrás de todo esto?
La mujer respondió:
Juro por la vida de mi señor el rey que su pregunta ha dado en el blanco.
En efecto, fue tu siervo Joab quien me instruyó y puso en mis labios todo lo que he dicho.
20
Lo hizo para disimular el asunto, pero mi señor tiene la sabiduría de un ángel de Dios, y sabe todo lo que sucede en el país.
21
Entonces el rey llamó a Joab y le dijo:
Estoy de acuerdo.
Anda, haz que regrese el joven Absalón.
22
Postrándose rostro en tierra, Joab le hizo una reverencia al rey y le dio las gracias, añadiendo:
—Hoy sé que cuento con el favor de mi señor y rey, pues el rey ha accedido a mi petición.
23
Dicho esto, Joab emprendió la marcha a Guesur, y regresó a Jerusalén con Absalón.
24
Pero el rey dio esta orden: «Que se retire a su casa, y que nunca me visite.» Por tanto, Absalón tuvo que irse a su casa sin presentarse ante el rey.
25
En todo Israel no había ningún hombre tan admirado como Absalón por su hermosura;
era perfecto de pies a cabeza.
26
Tenía una cabellera tan pesada que una vez al año tenía que cortársela;
y según la medida oficial, el pelo cortado pesaba dos kilos.
27
Además, tuvo tres hijos y una hija.
Su hija, que se llamaba Tamar, llegó a ser una mujer muy hermosa.
28
Absalón vivió en Jerusalén durante dos años sin presentarse ante el rey.
29
Un día, le pidió a Joab que fuera a ver al rey, pero Joab no quiso ir.
Se lo volvió a pedir, pero Joab se negó a hacerlo.
30
Así que Absalón dio esta orden a sus criados: «Mirad, Joab ha sembrado cebada en el campo que tiene junto al mío.
¡Id y prendedle fuego
Los criados fueron e incendiaron el campo de Joab.
31
Entonces éste fue en seguida a casa de Absalón y le preguntó:
—¿Por qué tus criados han prendido fuego a mi campo?
32
Y Absalón le respondió:
—Te pedí que fueras a ver al rey y le preguntaras para qué he vuelto de Guesur.
¡Más me habría valido quedarme allí! Voy a presentarme ante el rey, y si soy culpable de algo, ¡que me mate!
33
Joab fue a comunicárselo al rey;
éste, por su parte, mandó llamar a Absalón, el cual se presentó ante el rey y, postrándose rostro en tierra, le hizo una reverencia.
A su vez, el rey recibió a Absalón con un beso.