1
Pablo se quedó mirando fijamente al Consejo y dijo:
Hermanos, hasta hoy yo he actuado delante de Dios con toda buena conciencia.
2
Ante esto, el sumo sacerdote Ananías ordenó a los que estaban cerca de Pablo que lo golpearan en la boca.
3
—¡Hipócrita, a ti también te va a golpear Dios! —reaccionó Pablo—.
¡Ahí estás sentado para juzgarme según la ley!, ¿y tú mismo violas la ley al mandar que me golpeen?
4
Los que estaban junto a Pablo le interpelaron:
—¿Cómo te atreves a insultar al sumo sacerdote de Dios?
5
Hermanos, no me había dado cuenta de que es el sumo sacerdoterespondió Pablo—;
de hecho está escrito: “No hables mal del jefe de tu pueblo.”
6
Pablo, sabiendo que unos de ellos eran saduceos y los demás *fariseos, exclamó en el Consejo:
Hermanos, yo soy fariseo de pura cepa.
Se me está juzgando porque he puesto mi esperanza en la resurrección de los muertos.
7
Apenas dijo esto, surgió un altercado entre los fariseos y los saduceos, y la asamblea quedó dividida.
8
(Los saduceos sostienen que no hay resurrección, ni ángeles ni espíritus;
los fariseos, en cambio, reconocen todo esto.)
9
Se produjo un gran alboroto, y algunos de los *maestros de la ley que eran fariseos se pusieron de pie y protestaron.
«No encontramos ningún delito en este hombredijeron—.
¿Acaso no podría haberle hablado un espíritu o un ángel
10
Se tornó tan violento el altercado que el comandante tuvo miedo de que hicieran pedazos a Pablo.
Así que ordenó a los soldados que bajaran para sacarlo de allí por la fuerza y llevárselo al cuartel.
11
A la noche siguiente el Señor se apareció a Pablo, y le dijo: «¡Ánimo! Así como has dado testimonio de mí en Jerusalén, es necesario que lo des también en Roma


Conspiración para matar a Pablo

12
Muy de mañana los judíos tramaron una conspiración y juraron bajo maldición no comer ni beber hasta que lograran matar a Pablo.
13
Más de cuarenta hombres estaban implicados en esta conspiración.
14
Se presentaron ante los jefes de los sacerdotes y los *ancianos, y les dijeron:
Nosotros hemos jurado bajo maldición no comer nada hasta que logremos matar a Pablo.
15
Ahora, con el respaldo del *Consejo, pedidle al comandante que haga comparecer al reo ante vosotros, con el pretexto de obtener información más precisa sobre su caso.
Nosotros estaremos listos para matarlo en el camino.
16
Pero cuando el hijo de la hermana de Pablo se enteró de esta emboscada, entró en el cuartel y avisó a Pablo.
17
Éste llamó entonces a uno de los centuriones y le pidió:
Lleva a este joven al comandante, porque tiene algo que decirle.
18
Así que el centurión lo llevó al comandante, y le dijo:
—El preso Pablo me llamó y me pidió que te trajera este joven, porque tiene algo que decirte.
19
El comandante tomó de la mano al joven, lo llevó aparte y le preguntó:
—¿Qué quieres decirme?
20
—Los judíos se han puesto de acuerdo para pedirte que mañana lleves a Pablo ante el Consejo con el pretexto de obtener información más precisa acerca de él.
21
No te dejes convencer, porque más de cuarenta de ellos lo esperan emboscados.
Han jurado bajo maldición no comer ni beber hasta que hayan logrado matarlo.
Ya están listos;
sólo aguardan a que tú les conceda su petición.
22
El comandante despidió al joven con esta advertencia:
—No le digas a nadie que me has informado de esto.


Trasladan a Pablo a Cesarea

23
Entonces el comandante llamó a dos de sus centuriones y les ordenó:
Alistad un destacamento de doscientos soldados de infantería, setenta de caballería y doscientos lanceros para que vayan a Cesarea esta noche a las nueve.
24
Preparad también cabalgaduras para llevar a Pablo sano y salvo al gobernador Félix.
25
Además, escribió una carta en estos términos:
26
Claudio Lisias,
a su excelencia el gobernador Félix:
Saludos.
27
Los judíos prendieron a este hombre y estaban a punto de matarlo, pero yo llegué con mis soldados y lo rescaté, porque me había enterado de que es ciudadano romano.
28
Yo quería saber de qué lo acusaban, así que lo llevé al *Consejo judío.
29
Descubrí que lo acusaban de algunas cuestiones de su ley, pero no había contra él cargo alguno que mereciera la muerte o la cárcel.
30
Cuando me informaron que se tramaba una conspiración contra este hombre, decidí enviártelo en seguida.
También ordené a sus acusadores que expongan delante de ti los cargos que tengan contra él.
31
Así que los soldados, según se les había ordenado, tomaron a Pablo y lo llevaron de noche hasta Antípatris.
32
Al día siguiente dejaron que la caballería siguiera con él mientras ellos volvían al cuartel.
33
Cuando la caballería llegó a Cesarea, le entregaron la carta al gobernador y le presentaron también a Pablo.
34
Félix leyó la carta y le preguntó de qué provincia era.
Al enterarse de que Pablo era de Cilicia,
35
le dijo: «Te daré audiencia cuando lleguen tus acusadores.» Y ordenó que lo dejaran bajo custodia en el palacio de Herodes.