Vocación del profeta Amós

1
Oíd, israelitas, esta palabra que el Señor pronuncia contra vosotros, contra toda la familia que saqué de Egipto:
2
«Sólo a vosotros os he escogido
entre todas las familias de la tierra.
Por tanto, os haré pagar
todas vuestras perversidades
3
¿Pueden dos caminar juntos
sin antes ponerse de acuerdo?
4
¿Ruge el león en la espesura
sin tener presa alguna?
¿Gruñe el leoncillo en su guarida
sin haber atrapado nada?
5
¿Cae el pájaro en la trampa
sin que haya carnada?
¿Salta del suelo la trampa
sin haber atrapado nada?
6
¿Se toca la trompeta en la ciudad
sin que el pueblo se alarme?
¿Ocurrirá en la ciudad alguna desgracia
que el Señor no haya provocado?
7
En verdad, nada hace el Señor omnipotente
sin antes revelar sus designios
a sus siervos los profetas.
8
Ruge el león;
¿quién no temblará de miedo?
Habla el Señor omnipotente;
¿quién no profetizará?


El castigo a Israel

9
Proclamad en las fortalezas de Asdod
y en los baluartes de Egipto:
«Reunios sobre los montes de Samaria
y ved cuánto pánico hay en ella,
¡cuánta opresión hay en su medio
10
«Los que acumulan en sus fortalezas
el fruto de la violencia y el saqueo
no saben actuar con rectitud»,
afirma el Señor.
11
Por lo tanto, así dice el Señor omnipotente:
“Ún enemigo invadirá tu tierra;
echará abajo tu poderío
y saqueará tus fortalezas
12
Así dice el Señor:
«Como el pastor arrebata de las fauces del león
dos patas o un pedazo de oreja,
así serán rescatados los israelitas,
los que en Samaria se reclinan
en el borde de la cama y en divanes de Damasco.
13
»Oíd esto y testificad contra el pueblo de Jacobafirma el Señor omnipotente, el Dios *Todopoderoso—:
14
»El día en que haga pagar a Israel sus delitos,
destruiré los altares de Betel;
los cuernos del altar serán arrancados,
y caerán a tierra.
15
Derribaré tanto la casa de invierno
como la de verano;
serán destruidas las casas adornadas de marfil
y serán demolidas muchas mansiones»,
afirma el Señor.