La escritura en la pared

1
El rey Belsasar ofreció un gran banquete a mil miembros de la nobleza, y bebió vino con ellos hasta emborracharse.
2-3
Mientras brindaban, Belsasar mandó que le trajeran las copas de oro y de plata que Nabucodonosor, su padre, había tomado del templo de Jerusalén.
Y así se hizo.
Le llevaron las copas, y en ellas bebieron el rey y sus nobles, junto con sus esposas y concubinas.
4
Ya borrachos, se deshacían en alabanzas a los dioses de oro, plata, bronce, hierro, madera y piedra.
5
En ese momento, en la sala del palacio apareció una mano que, a la luz de las lámparas, escribía con el dedo sobre la parte blanca de la pared.
Mientras el rey observaba la mano que escribía,
6
el rostro le palideció del susto, las rodillas comenzaron a temblarle, y apenas podía sostenerse.
7
Mandó entonces que vinieran los hechiceros, astrólogos y adivinos, y a estos sabios *babilonios les dijo:
—Al que lea lo que allí está escrito, y me diga lo que significa, lo vestiré de púrpura, le pondré una cadena de oro en el cuello, y lo nombraré tercer gobernante del reino.
8
Todos los sabios del reino se presentaron, pero no pudieron descifrar lo escrito ni decirle al rey lo que significaba.
9
Esto hizo que el rey Belsasar se asustara y palideciera más todavía.
Los nobles, por su parte, se hallaban confundidos.
10
Al oír el alboroto que hacían el rey y sus nobles, la reina misma entró en la sala del banquete y exclamó:
—¡Que viva el rey para siempre! ¡Y no se alarme ni se ponga pálido!
11
En tu reino hay un hombre en quien reposa el espíritu de los *santos dioses.
Cuando vivía el rey Nabucodonosor, tu padre, se halló que ese hombre poseía sabiduría, inteligencia y gran percepción, semejantes a las de los dioses.
Tu padre llegó a nombrar a ese hombre jefe de los magos, hechiceros, astrólogos y adivinos.
12
Y es que ese hombre tiene una mente aguda, amplios *conocimientos, e inteligencia y capacidad para interpretar sueños, explicar misterios y resolver problemas difíciles.
Llama a ese hombre, y él te dirá lo que significa ese escrito.
Se llama Daniel, aunque tu padre le puso por nombre Beltsasar.
13
Daniel fue llevado a la presencia del rey, y éste le preguntó:
—¿Así que tú eres Daniel, uno de los exiliados que mi padre trajo de Judá?
14
Me han contado que en ti reposa el espíritu de los dioses, y que posees gran agudeza e inteligencia, y una sabiduría sorprendente.
15
Los sabios y hechiceros se presentaron antepara leer esta escritura y decirme lo que significa, pero no pudieron descifrarla.
16
Según me han dicho, tú puedes dar interpretaciones y resolver problemas difíciles.
Si logras descifrar e interpretar lo que allí está escrito, te vestiré de púrpura, te pondré una cadena de oro en el cuello, y te nombraré tercer gobernante del reino.
17
Puedes quedarte con tus regalos, rey, o dárselos a otro —le respondió Daniel—.
Yo voy a leerte lo que está escrito en la pared, y te explicaré lo que significa.
18
»El Dios *Altísimo dio al rey Nabucodonosor, tu padre, grandeza, gloria, majestad y esplendor.
19
Gracias a la autoridad que Dios le dio, ante él temblaban de miedo todos los pueblos, naciones y gente de toda lengua.
A quien él quería matar, lo mandaba matar;
a quien quería perdonar, lo perdonaba;
si quería ascender a alguien, lo ascendía;
y si quería humillarlo, lo humillaba.
20
Pero, cuando su *corazón se volvió arrogante y orgulloso, se le arrebató el trono real y se le despojó de su gloria;
21
fue apartado de la gente y recibió la *mente de un animal;
vivió entre los asnos salvajes y se alimentó con pasto como el ganado;
¡el rocío de la noche empapaba su cuerpo! Todo esto le sucedió hasta que reconoció que el Dios Altísimo es el soberano de todos los reinos del mundo, y que se los entrega a quien él quiere.
22
»Sin embargo, y a pesar de saber todo esto, tú, hijo de Nabucodonosor, no te has humillado.
23
Por el contrario, te has opuesto al Dios del cielo mandando traer de su templo las copas, para que bebáis en ellas tú y tus nobles, y vuestras esposas y concubinas.
Te has deshecho en alabanzas a los dioses de oro, plata, hierro, madera y piedra, dioses que no pueden ver ni oír ni entender;
en cambio, no has honrado al Dios en cuyas manos se hallan tu vida y tus acciones.
24
Por eso Dios ha enviado esa mano a escribir
25
lo que allí aparece: Mene, Mene, Téquel, Parsin.
26
»Pues bien, esto es lo que significan esas palabras:
»Mene: Dios ha contado los días de tu reino, y les ha puesto un límite.
27
»Téquel: Has sido puesto en la balanza, y no pesas lo que deberías pesar.
28
»Parsin: Tu reino se ha dividido, y ha sido entregado a medos y persas.
29
Entonces Belsasar ordenó que se vistiera a Daniel de púrpura, que se le pusiera una cadena de oro en el cuello, y que se le nombrara tercer gobernante del reino.
30
Esa misma noche fue asesinado Belsasar, rey de los babilonios, y Darío el Persa se apoderó del reino.
31
Para entonces, Darío tenía sesenta y dos años.