Un caso especial de homicidio

1
»Si en algún campo de la tierra que el Señor tu Dios te da en posesión se halla un muerto, y no se sabe quién pudo haberlo matado,
2
tus *ancianos y tus jueces irán y medirán la distancia que haya entre el cuerpo y las ciudades vecinas.
3
Entonces los ancianos de la ciudad más cercana al muerto tomarán una becerra, a la cual nunca se le haya hecho trabajar ni se le haya puesto el yugo.
4
La llevarán a algún valle donde no se haya arado ni plantado, y donde haya un arroyo de aguas continuas, y allí le romperán el cuello.
5
Los sacerdotes levitas pasarán al frente para cumplir su tarea, porque el Señor tu Dios los eligió para pronunciar bendiciones en su *nombre, y para ministrar y decidir en todos los casos de disputas y asaltos.
6
Luego, todos los ancianos del pueblo más cercano al muerto se lavarán las manos sobre la becerra desnucada,
7
y declararán: “No derramaron nuestras manos esta sangre, ni vieron nuestros ojos lo ocurrido.
8
Perdona, Señor, a tu pueblo Israel, al cual liberaste, y no lo culpes de esta sangre inocente.”
9
Así quitarás de en medio de ti la culpa de esa sangre inocente, y habrás hecho lo recto a los ojos del Señor.


El matrimonio con prisioneras de guerra

10
»Cuando salgas a la guerra contra tus enemigos, y el Señor tu Dios los entregue en tus manos y los hagas prisioneros,
11
si ves entre las cautivas alguna mujer hermosa que te atraiga, podrás tomarla por esposa.
12
La llevarás a tu casa y harás que se rape la cabeza, se corte las uñas
13
y se deshaga de su ropa de cautiva.
Después de que haya vivido en tu casa y guardado luto por su padre y su madre durante todo un mes, podrás unirte a ella y seréis marido y mujer.
14
Pero si no resulta de tu agrado, la dejarás ir adonde ella desee.
No deberás venderla ni tratarla como esclava, puesto que la habrás deshonrado.


El derecho del primogénito

15
»Tomemos el caso de un hombre que tiene dos esposas, y que ama a una de ellas, pero no a la otra;
ambas le dan hijos, y el primogénito es el hijo de la mujer a quien no ama.
16
Cuando tal hombre reparta la herencia entre sus hijos, no dará los derechos de primogenitura al hijo de la esposa a quien ama, ni lo preferirá en perjuicio de su verdadero primogénito, es decir, el hijo de la esposa a quien no ama.
17
Más bien, reconocerá a éste como el primogénito, y le dará el doble de las posesiones que le correspondan.
Ese hijo es el primer fruto de su vigor, y a él le pertenece el derecho de primogenitura.


Un hijo rebelde

18
»Si un hombre tiene un hijo obstinado y rebelde, que no escucha a su padre ni a su madre, ni los obedece cuando lo *disciplinan,
19
su padre y su madre lo llevarán a la *puerta de la ciudad y lo presentarán ante los *ancianos.
20
Y dirán los padres a los ancianos: “Este hijo nuestro es obstinado y rebelde, libertino y borracho.
No nos obedece.”
21
Entonces todos los hombres de la ciudad lo apedrearán hasta matarlo.
Así extirparás el mal que haya en medio de ti.
Y todos en Israel lo sabrán, y tendrán temor.


Diversas leyes

22
»Si alguien, por ser culpable de un delito, es condenado a la horca,
23
no dejarás el cuerpo colgado del árbol durante la noche sino que lo sepultarás ese mismo día.
Porque cualquiera que es colgado de un árbol está bajo la maldición de Dios.
No *contaminarás la tierra que el Señor tu Dios te da como herencia.