Nueva escala de valores

1
Vale más el buen *nombre
que el buen perfume.
Vale más el día en que se muere
que el día en que se nace.
2
Vale más ir a un funeral
que a un festival.
Pues la muerte es el fin de todo *hombre, y los que viven debieran tenerlo presente.
3
Vale más llorar que reír;
pues entristece el rostro,
pero le hace bien al *corazón.
4
El sabio tiene presente la muerte;
el *necio sólo piensa en la diversión.
5
Vale más reprensión de sabios
que lisonja de necios.
6
Pues las carcajadas de los necios son como el crepitar de las espinas bajo la olla.
¡Y también esto es absurdo!
7
La extorsión entorpece al sabio,
y el soborno corrompe su corazón.
8
Vale más el fin de algo
que su principio.
Vale más la paciencia
que la arrogancia.
9
No te dejes llevar por el enojo
que sólo abriga el corazón del necio.
10
Nunca preguntes por qué todo tiempo pasado fue mejor.
No es de sabios hacer tales preguntas.
11
Buena es la sabiduría sumada a la heredad, y provechosa para los que viven.
12
Puedes ponerte a la sombra de la sabiduría o a la sombra del dinero, pero la sabiduría tiene la ventaja de dar vida a quien la posee.
13
Contempla las obras de Dios: ¿quién puede enderezar lo que él ha torcido?
14
Cuando te vengan buenos tiempos, disfrútalos;
pero cuando te lleguen los malos, piensa que unos y otros son obra de Dios, y que el hombre nunca sabe con qué habrá de encontrarse después.
15
Todo esto he visto durante mi absurda vida: hombres justos a quienes su justicia los destruye, y hombres malvados a quienes su maldad les alarga la vida.
16
No seas demasiado justo,
ni tampoco demasiado sabio.
¿Para qué destruirte
a ti mismo?
17
No hay que pasarse de malo,
ni portarse como un necio.
¿Para qué morir
antes de tiempo?
18
Conviene asirse bien de esto,
sin soltar de la mano aquello.
Quien teme a Dios
saldrá bien en todo.
19
Más fortalece la sabiduría al sabio
que diez gobernantes a una ciudad.
20
No hay en la tierra nadie tan justo
que haga el bien y nunca peque.
21
No prestes atención a todo lo que se dice, y así no oírás cuando tu siervo hable mal de ti,
22
aunque bien sabes que muchas veces también tú has hablado mal de otros.


Tras la razón de las cosas

23
Todo esto lo examiné muy bien y con sabiduría, pues me dispuse a ser sabio, pero la sabiduría estaba fuera de mi alcance.
24
Lejos y demasiado profundo está todo cuanto existe.
¿Quién puede dar con ello?
25
Volví entonces mi atención hacia el conocimiento, para investigar e indagar acerca de la sabiduría y la razón de las cosas, y me di cuenta de la insensatez de la maldad y la locura de la *necedad.
26
Y encontré algo más amargo que la muerte: a la mujer que es una trampa, que por *corazón tiene una red y por brazos tiene cadenas.
Quien agrada a Dios se librará de ella, pero el pecador caerá en sus redes.
27
Y dijo el Maestro: «Mirad lo que he hallado al buscar la razón de las cosas, una por una:
28
¡que todavía estoy buscando lo que no he encontrado! Ya he dado con un hombre entre mil, pero entre todas las mujeres aún no he encontrado ninguna.
29
Tan sólo he hallado lo siguiente: que Dios hizo perfecto al *género humano, pero éste se ha buscado demasiadas complicaciones