1
Por tanto, imitad a Dios, como hijos muy amados,
2
y llevad una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios.
3
Entre vosotros ni siquiera debe mencionarse la inmoralidad sexual, ni ninguna clase de impureza o de avaricia, porque eso no es propio del *pueblo santo de Dios.
4
Tampoco debe haber palabras indecentes, conversaciones necias ni chistes groseros, todo lo cual está fuera de lugar;
haya más bien acción de gracias.
5
Porque podéis estar seguros de que nadie que sea avaro (es decir, idólatra), inmoral o impuro tendrá herencia en el reino de Cristo y de Dios.
6
Que nadie os engañe con argumentos vanos, porque por esto viene el castigo de Dios sobre los que viven en la desobediencia.
7
Así que no os hagáis cómplices de ellos.
8
Porque antes erais oscuridad, pero ahora sois luz en el Señor.
Vivid como hijos de luz
9
(el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad)
10
y comprobad lo que agrada al Señor.
11
No tengáis nada que ver con las obras infructuosas de la oscuridad, sino más bien denunciadlas,
12
porque da vergüenza aun mencionar lo que los desobedientes hacen en secreto.
13
Pero todo lo que la luz pone al descubierto se hace visible,
14
porque la luz es lo que hace que todo sea visible.
Por eso se dice:
«Despiértate, tú que duermes,
*levántate de entre los muertos,
y te alumbrará Cristo
15
Así que cuidad mucho vuestra manera de vivir.
No viváis como necios sino como sabios,
16
aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos.
17
Por tanto, no seáis insensatos, sino entended cuál es la voluntad del Señor.
18
No os emborrachéis con vino, que lleva al desenfreno.
Al contrario, sed llenos del Espíritu.
19
Animaos unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales.
Cantad y alabad al Señor con el corazón,
20
dando siempre gracias a Dios el Padre por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.


Deberes conyugales

21
Someteos unos a otros, por reverencia a Cristo.
22
Esposas, someteos a vuestros propios esposos como al Señor.
23
Porque el esposo es cabeza de su esposa, así como Cristo es cabeza y salvador de la iglesia, la cual es su cuerpo.
24
Así como la iglesia se somete a Cristo, también las esposas deben someterse a sus esposos en todo.
25
Esposos, amad a vuestras esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella
26
para hacerla santa.
Él la purificó, lavándola con agua mediante la palabra,
27
para presentársela a sí mismo como una iglesia radiante, sin mancha ni arruga ni ninguna otra imperfección, sino santa e intachable.
28
Así mismo el esposo debe amar a su esposa como a su propio cuerpo.
El que ama a su esposa se ama a sí mismo,
29
pues nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo;
al contrario, lo alimenta y lo cuida, así como Cristo hace con la iglesia,
30
porque somos miembros de su cuerpo.
31
«Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo
32
Esto es un *misterio profundo;
yo me refiero a Cristo y a la iglesia.
33
En todo caso, cada uno de vosotros ame también a su esposa como a sí mismo, y que la esposa respete a su esposo.