La plaga de langostas

1
El Señor le dijo a Moisés: «Ve a hablar con el faraón.
En realidad, soy yo quien ha endurecido su *corazón y el de sus funcionarios, para realizar entre ellos mis señales milagrosas.
2
Lo hice para que puedas contarles a tus hijos y a tus nietos la dureza con que traté a los egipcios, y las señales que realicé entre ellos.
Así sabréis que yo soy el Señor
3
Moisés y Aarón se presentaron ante el faraón, y le advirtieron: «Así dice el Señor y Dios de los hebreos: “¿Hasta cuándo te opondrás a humillarte en mi presencia? Deja ir a mi pueblo para que me rinda culto.
4
Si te niegas a dejarlos ir, mañana mismo traeré langostas sobre tu país.
5
De tal manera cubrirán la superficie de la tierra que no podrá verse el suelo.
Se comerán lo poco que haya quedado después del granizo, y acabarán con todos los árboles que haya en los campos.
6
Infestarán tus casas, y las de tus funcionarios y las de todos los egipcios.
¡Será algo que ni tus padres ni tus antepasados vieron jamás, desde el día en que se establecieron en este país hasta la fecha!” »
Dicho esto, Moisés se dio media vuelta y se retiró de la presencia del faraón.
7
Entonces los funcionarios le dijeron al faraón:
—¿Hasta cuándo este individuo será una trampa para nosotros? ¡Deja que el pueblo se vaya y que rinda culto al Señor su Dios! ¿Acaso no sabes que Egipto está arruinado?
8
El faraón mandó llamar a Moisés y a Aarón, y les dijo:
—Id y rendid culto al Señor vuestro Dios.
Tan sólo decidme quiénes van a ir.
9
—Nos van a acompañar nuestros jóvenes y nuestros ancianosrespondió Moisés—.
También nos acompañarán nuestros hijos y nuestras hijas, y nuestros rebaños y nuestros ganados, pues vamos a celebrar la fiesta del Señor.
10
— Que el Señor os acompañerepuso el faraón—, ¡si es que yo dejo que os vayáis con vuestras mujeres y vuestros hijos! ¡Claramente se ven vuestras malas intenciones!
11
¡Pero no será como vosotros queréis! Si lo que queréis es rendirle culto al Señor, ¡Id sólo vosotros los hombres!
Y Moisés y Aarón fueron arrojados de la presencia del faraón.
12
Entonces el Señor le dijo a Moisés: «Extiende los brazos sobre todo Egipto, para que vengan langostas y cubran todo el país, y se coman todo lo que crece en los campos y todo lo que dejó el granizo
13
Moisés extendió su vara sobre Egipto, y el Señor hizo que todo ese día y toda esa noche un viento del este soplara sobre el país.
A la mañana siguiente, el viento del este había traído las langostas,
14
las cuales invadieron todo Egipto y se asentaron en gran número por todos los rincones del país.
¡Nunca antes hubo semejante plaga de langostas, ni la habrá después!
15
Eran tantas las langostas que cubrían la superficie de la tierra, que ni el suelo podía verse.
Se comieron todas las plantas del campo y todos los frutos de los árboles que dejó el granizo.
En todo Egipto no quedó nada verde, ni en los árboles ni en las plantas.
16
A toda prisa mandó llamar el faraón a Moisés y a Aarón, y admitió: «He pecado contra el Señor vuestro Dios y contra vosotros.
17
Yo os pido que perdonéis mi pecado una vez más, y que roguéis por mí al Señor vuestro Dios, para que por lo menos aleje de donde yo estoy esta plaga mortal
18
En cuanto Moisés salió de la presencia del faraón, rogó al Señor por el faraón.
19
El Señor hizo entonces que el viento cambiara, y que un fuerte viento del oeste se llevara las langostas y las echara al *Mar Rojo.
En todo Egipto no quedó una sola langosta.
20
Pero el Señor endureció el corazón del faraón, y éste no dejó que los israelitas se fueran.


La plaga de tinieblas

21
El Señor le dijo a Moisés: «Levanta los brazos al cielo, para que todo Egipto se cubra de tinieblas, ¡tinieblas tan densas que se puedan palpar
22
Moisés levantó los brazos al cielo, y durante tres días todo Egipto quedó envuelto en densas tinieblas.
23
Durante ese tiempo los egipcios no podían verse unos a otros, ni moverse de su sitio.
Sin embargo, en todos los hogares israelitas había luz.
24
Entonces el faraón mandó llamar a Moisés y le dijo:
—Id y rendid culto al Señor.
Llevaos también a vuestros hijos, pero dejad atrás vuestros rebaños y vuestros ganados.
25
A esto replicó Moisés:
—¡Al contrario!, tú vas a darnos los sacrificios y *holocaustos que hemos de presentar al Señor nuestro Dios,
26
y además nuestro ganado tiene que ir con nosotros.
¡No puede quedarse aquí ni una sola pezuña! Para rendirle culto al Señor nuestro Dios tendremos que tomar algunos de nuestros animales, y no sabremos cuáles debemos presentar como ofrenda hasta que lleguemos allí.
27
Pero el Señor endureció el *corazón del faraón, y éste no quiso dejarlos ir,
28
sino que le gritó a Moisés:
—¡Largo de aquí! ¡Y cuidado con volver a presentarte ante mí! El día que vuelvas a verme, puedes darte por muerto.
29
—¡Bien dicho! —le respondió Moisés—.
¡Jamás volveré a verte!