La Pascua

1
En Egipto el Señor habló con Moisés y Aarón.
Les dijo:
2
«Este mes será para vosotros el más importante, pues será el primer mes del año.
3
Hablad con toda la comunidad de Israel, y decidles que el día décimo de este mes todos vosotros tomaréis un cordero por familia, uno por cada casa.
4
Si alguna familia es demasiado pequeña para comerse un cordero entero, deberá compartirlo con sus vecinos más cercanos, teniendo en cuenta el número de personas que sean y las raciones de cordero que se necesiten, según lo que cada persona haya de comer.
5
El animal que se escoja puede ser un cordero o un cabrito de un año y sin defecto,
6
al que cuidaréis hasta el catorce del mes, día en que la comunidad de Israel en pleno lo sacrificará al caer la noche.
7
Tomarán luego un poco de sangre y la untarán en los dos postes y en el dintel de la puerta de la casa donde coman el cordero.
8
Deberán comer la carne esa misma noche, asada al fuego y acompañada de hierbas amargas y pan sin levadura.
9
No deberéis comerla cruda ni hervida, sino asada al fuego, junto con la cabeza, las patas y los intestinos.
10
Y no debéis dejar nada.
En caso de que algo quede, lo quemaréis al día siguiente.
11
Comeréis el cordero de este modo: con el manto ceñido a la cintura, con las sandalias puestas, con la vara en la mano, y de prisa.
Se trata de la Pascua del Señor.
12
»Esa misma noche pasaré por todo Egipto y heriré de muerte a todos los primogénitos, tanto de personas como de animales, y ejecutaré mi sentencia contra todos los dioses de Egipto.
Yo soy el Señor.
13
La sangre servirá para señalar las casas donde vosotros os encontréis, pues al verla pasaré de largo.
Así, cuando hiera yo de muerte a los egipcios, no os tocará a vosotros ninguna plaga destructora.
14
»Éste es un día que por ley deberéis conmemorar siempre.
Es una fiesta en honor del Señor, y las generaciones futuras deberéis celebrarla.
15
Durante siete días comeréis pan sin levadura, de modo que debéis retirar de vuestras casas la levadura el primer día.
Todo el que coma algo con levadura desde el día primero hasta el séptimo será eliminado de Israel.
16
Celebraréis una reunión solemne el día primero, y otra el día séptimo.
En todo ese tiempo no haréis ningún trabajo, excepto preparar los alimentos que cada uno haya de comer.
Sólo eso podréis hacer.
17
»Celebraréis la fiesta de los Panes sin levadura, porque fue ese día cuando os saqué de Egipto formados en escuadrones.
Por ley, las generaciones futuras siempre deberán celebrar ese día.
18
Comeréis pan sin levadura desde la tarde del día catorce del mes primero hasta la tarde del día veintiuno del mismo mes.
19
Durante siete días os abstendréis de tener levadura en vuestras casas.
Todo el que coma algo con levadura, sea extranjero o israelita, será eliminado de la comunidad de Israel.
20
No comáis nada que tenga levadura.
Dondequiera que viváis vosotros, comeréis pan sin levadura
21
Convocó entonces Moisés a todos los *ancianos israelitas, y les dijo: «Id en seguida a vuestros rebaños, escoged el cordero para vuestras respectivas familias, y matadlo para celebrar la Pascua.
22
Tomad luego un manojo de *hisopo, mojadlo en la sangre recogida en la palangana, untad de sangre el dintel y los dos postes de la puerta, ¡y no salgáis ninguno de vosotros de vuestra casa hasta la mañana siguiente!
23
Cuando el Señor pase por el país para herir de muerte a los egipcios, verá la sangre en el dintel y en los postes de la puerta, y pasará de largo por esa casa.
No permitirá el Señor que el ángel exterminador entre en vuestras casas y os hiera.
24
»Obedeced estas instrucciones.
Será una ley perpetua para vosotros y para vuestros hijos.
25
Cuando entréis en la tierra que el Señor ha prometido daros, vosotros seguiréis celebrando esta ceremonia.
26
Y cuando vuestros hijos os pregunten: “¿Qué significa para vosotros esta ceremonia?”,
27
les responderéis: “Este sacrificio es la Pascua del Señor, que en Egipto pasó de largo por las casas israelitas.
Hirió de muerte a los egipcios, pero a nuestras familias les salvó la vida.” »
Al oír esto, los israelitas se inclinaron y adoraron al Señor,
28
y fueron y cumplieron al pie de la letra lo que el Señor les había ordenado a Moisés y a Aarón.


Muerte de los primogénitos egipcios

29
A medianoche el Señor hirió de muerte a todos los primogénitos egipcios, desde el primogénito del faraón en el trono hasta el primogénito del preso en la cárcel, así como a las primeras crías de todo el ganado.
30
Todos en Egipto se levantaron esa noche, lo mismo el faraón que sus funcionarios, y hubo grandes lamentos en el país.
No había una sola casa egipcia donde no hubiera algún muerto.
31
Esa misma noche mandó llamar el faraón a Moisés y a Aarón, y les ordenó: «¡Largo de aquí! ¡Alejaos de mi pueblo vosotros y los israelitas! ¡Id a adorar al Señor, como lo habéis estado pidiendo!
32
Llevaos también vuestros rebaños y vuestros ganados, como lo habéis pedido, ¡pero idos ya, que paraserá una bendición
33
El pueblo egipcio, por su parte, instaba a los israelitas a que abandonaran pronto el país.
«De lo contrariodecían—, ¡podemos darnos por muertos
34
Entonces los israelitas tomaron las artesas de masa todavía sin leudar y, luego de envolverlas en sus ropas, se las echaron al hombro.
35
Después, siguiendo las instrucciones que Moisés les había dado, pidieron a los egipcios que les dieran objetos de oro y de plata, y también ropa.
36
El Señor hizo que los egipcios vieran con buenos ojos a los israelitas, así que les dieron todo lo que les pedían.
De este modo los israelitas despojaron por completo a los egipcios.


El éxodo

37
Los israelitas partieron de Ramsés, en dirección a Sucot.
Sin contar a las mujeres y a los niños, eran unos seiscientos mil hombres de a pie.
38
Con ellos salió también gente de toda laya, y grandes manadas de ganado, tanto de ovejas como de vacas.
39
Con la masa que sacaron de Egipto cocieron panes sin levadura, pues la masa aún no había fermentado.
Como los echaron de Egipto, no tuvieron tiempo de preparar comida.
40
Los israelitas habían vivido en Egipto cuatrocientos treinta años.
41
Precisamente el día en que se cumplían los cuatrocientos treinta años, todos los escuadrones del Señor salieron de Egipto.
42
Aquella noche el Señor la pasó en vela para sacar de Egipto a los israelitas.
Por eso también las generaciones futuras de israelitas deben pasar esa noche en vela, en honor del Señor.


Restricciones para la Pascua

43
El Señor les dijo a Moisés y a Aarón: «Éstas son las normas para la Pascua:
»Ningún extranjero podrá participar de ella.
44
»Podrán participar de ella todos los esclavos que hayas comprado con tu dinero, siempre y cuando los hayas circuncidado antes.
45
»Ningún residente temporal ni trabajador a sueldo podrá participar de ella.
46
»La Pascua deberá comerse en casa, y de allí no se sacará ni un solo pedazo de carne.
Tampoco se le quebrará ningún hueso al animal sacrificado.
47
»Toda la comunidad de Israel debe celebrar la Pascua.
48
»Todo extranjero que viva entre vosotros y quiera celebrar la Pascua del Señor, deberá primero circuncidar a todos los varones de su familia;
sólo entonces podrá participar de la Pascua como si fuera nativo del país.
»Ningún incircunciso podrá participar de ella.
49
»La misma ley se aplicará al nativo y al extranjero que viva entre vosotros
50
Todos los israelitas cumplieron al pie de la letra lo que el Señor les había ordenado a Moisés y a Aarón.
51
Ese mismo día el Señor sacó de Egipto a los israelitas, escuadrón por escuadrón.