Señales para Moisés

1
Moisés volvió a preguntar:
—¿Y qué hago si no me creen ni me hacen caso? ¿Qué hago si me dicen: “El Señor no se te ha aparecido”?
2
—¿Qué tienes en la mano? —preguntó el Señor.
—Una vararespondió Moisés.
3
Déjala caer al sueloordenó el Señor.
Moisés la dejó caer al suelo, y la vara se convirtió en una serpiente.
Moisés trató de huir de ella,
4
pero el Señor le mandó que la agarrara por la cola.
En cuanto Moisés agarró la serpiente, ésta se convirtió en una vara en sus propias manos.
5
Esto es para que crean que yo, el Señor y Dios de tus padres, Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, me he aparecido a ti.
6
Y ahoraordenó el Señor—, ¡llévate la mano al pecho!
Moisés se llevó la mano al pecho y, cuando la sacó, la tenía toda cubierta de *lepra y blanca como la nieve.
7
—¡Llévatela otra vez al pecho! —insistió el Señor.
Moisés se llevó de nuevo la mano al pecho y, cuando la sacó, la tenía tan sana como el resto de su cuerpo.
8
—Si con la primera señal milagrosa no te creen ni te hacen casodijo el Señor—, tal vez te crean con la segunda.
9
Pero si no te creen ni te hacen caso después de estas dos señales, toma agua del Nilo y derrámala en el suelo.
En cuanto el agua del río toque el suelo, se convertirá en sangre.
10
Señor, yo nunca me he distinguido por mi facilidad de palabraobjetó Moisés—.
Y esto no es algo que haya comenzado ayer ni anteayer, ni hoy que te diriges a este tu siervo.
Francamente, me cuesta mucho trabajo hablar.
11
—¿Y quién le puso la boca al *hombre? —le respondió el Señor—.
¿Acaso no soy yo, el Señor, quien lo hace sordo o mudo, quien le da la vista o se la quita?
12
Anda, ponte en marcha, que yo te ayudaré a hablar y te diré lo que debas decir.
13
Señorinsistió Moisés—, te ruego que envíes a alguna otra persona.
14
Entonces el Señor ardió en ira contra Moisés y le dijo:
—¿Y qué hay de tu hermano Aarón, el levita? Yo sé que él es muy elocuente.
Además, ya ha salido a tu encuentro, y cuando te vea se le alegrará el *corazón.
15
hablarás con él y le pondrás las palabras en la boca;
yo os ayudaré a hablar, a ti y a él, y os enseñaré lo que tenéis que hacer.
16
Él hablará por ti al pueblo, como si tú mismo le hablaras, y tú le hablarás a él por mí, como si le hablara yo mismo.
17
Pero no te olvides de llevar contigo esta vara, porque con ella harás señales milagrosas.


Moisés regresa a Egipto

18
Moisés se fue de allí y volvió a la casa de Jetro, su suegro.
Al llegar le dijo:
Debo marcharme.
Quiero volver a Egipto, donde están mis hermanos de sangre.
Voy a ver si todavía viven.
Anda, pues;
que te vaya bien —le contestó Jetro.
19
Ya en Madián el Señor le había dicho a Moisés: «Vuelve a Egipto, que ya han muerto todos los que querían matarte
20
Así que Moisés tomó a su mujer y a sus hijos, los montó en un asno y volvió a Egipto.
En la mano llevaba la vara de Dios.
21
El Señor le había advertido a Moisés: «Cuando vuelvas a Egipto, no dejes de hacer ante el faraón todos los prodigios que te he dado el poder de realizar.
Yo, por mi parte, endureceré su *corazón para que no deje ir al pueblo.
22
Entonces tú le dirás de mi parte al faraón: “Israel es mi primogénito.
23
Ya te he dicho que dejes ir a mi hijo para que me rinda culto, pero tú no has querido dejarlo ir.
Por lo tanto, voy a quitarle la vida a tu primogénito.” »
24
Ya en el camino, el Señor salió al encuentro de Moisés en una posada y estuvo a punto de matarlo.
25
Pero Séfora, tomando un cuchillo de pedernal, le cortó el prepucio a su hijo;
luego tocó los pies de Moisés con el prepucio y le dijo: «No hay duda.
eres para mí un esposo de sangre
26
Después de eso, el Señor se apartó de Moisés.
Pero Séfora había llamado a Moisésésposo de sangre» por causa de la circuncisión.
27
El Señor le dijo a Aarón: «Anda a recibir a Moisés en el desiertoAarón fue y se encontró con Moisés en la montaña de Dios, y lo besó.
28
Entonces Moisés le comunicó a Aarón todo lo que el Señor le había ordenado decir y todas las señales milagrosas que le mandaba realizar.
29
Luego Moisés y Aarón reunieron a todos los *ancianos israelitas,
30
y Aarón, además de repetirles todo lo que el Señor le había dicho a Moisés, realizó también las señales a la vista del pueblo,
31
con lo que el pueblo creyó.
Y al oír que el Señor había estado pendiente de ellos y había visto su aflicción, los israelitas se inclinaron y adoraron al Señor.