Lamento por Egipto

1
El Señor me habló diciendo:
2
«Hijo de hombre, profetiza y adviérteles:
Así dice el Señor:
Gemid: ‘¡Ay de aquel día!’
3
El día del Señor se acerca,
sí, ya se acerca el día.
Día cargado de nubarrones,
día nefasto para los pueblos.
4
Vendrá una espada contra Egipto
y Etiopía será presa de la angustia.
Cuando caigan heridos los egipcios,
serán saqueadas sus riquezas
y destruidos sus cimientos.
5
Etiopía, Fut, toda Arabia y Lidia
caerán a filo de espada,
lo mismo que los hijos del país del *pacto.
6
» ”Así dice el Señor;
esto afirma el Señor omnipotente:
Caerán los aliados de Egipto,
se derrumbará el orgullo de su poder.
Desde Migdol hasta Asuán
caerán a filo de espada.
7
Sus ciudades quedarán en ruinas,
entre las más desoladas de las tierras.
8
Cuando yo le prenda fuego a Egipto
y sean destrozados todos sus aliados,
sabrán que yo soy el Señor.
9
» ”En aquel día saldrán en barcos mis mensajeros para aterrorizar a la confiada Etiopía;
en el día de Egipto, que ya está a la puerta, les sobrevendrá la angustia.
10
» ”Así dice el Señor omnipotente:
» ”Por medio de Nabucodonosor, rey de Babilonia,
acabaré con la opulencia de Egipto.
11
Nabucodonosor y su ejército,
el más poderoso de las naciones,
vendrán a destruir el país.
Desenvainarán la espada contra Egipto
y llenarán de cadáveres el país.
12
Secaré los cauces del Nilo,
y entregaré el país en manos de gente malvada.
Por medio de manos extranjeras
desolaré el país y cuanto haya en él.
Yo, el Señor, lo he dicho.
13
» ”Así dice el Señor omnipotente:
» ”Voy a destruir todos los ídolos de Menfis;
pondré fin a sus dioses falsos.
Haré que cunda el pánico por todo el país,
y no habrá más príncipes en Egipto.
14
Devastaré a Patros,
le prenderé fuego a Zoán,
y dictaré sentencia contra Tebas.
15
» ”Desataré mi ira sobre Sin, la fortaleza de Egipto, y extirparé la riqueza de Tebas.
16
Le prenderé fuego a Egipto, y Sin se retorcerá de dolor.
Se abrirán brechas en Tebas, y Menfis vivirá en constante angustia.
17
Los jóvenes de On y de Bubastis caerán a filo de espada, y las mujeres irán al cautiverio.
18
Cuando yo haga pedazos el yugo de Egipto, el día se oscurecerá en Tafnes.
Así llegará a su fin el orgullo de su fuerza.
Egipto quedará cubierto de nubes, y sus hijas irán al cautiverio.
19
Éste será su castigo, y así Egipto sabrá que yo soy el Señor.” »
20
El día siete del mes primero del año undécimo, el Señor me habló diciendo:
21
«Hijo de hombre, yo le he quebrado el brazo al faraón, rey de Egipto.
Nadie se lo ha vendado ni curado para que recobre su fuerza y pueda empuñar la espada.
22
Por eso, así dice el Señor: “Estoy contra el faraón, rey de Egipto.
Le quebraré los dos brazos, el sano y el fracturado, y haré que la espada se le caiga de la mano.
23
Voy a dispersar a los egipcios entre las naciones;
voy a esparcirlos entre los países.
24
Fortaleceré a su vez los brazos del rey de Babilonia: pondré mi espada en sus manos y quebraré los brazos del faraón.
Entonces él gemirá ante su enemigo como herido de muerte.
25
Fortaleceré los brazos del rey de Babilonia, y haré que desfallezcan los brazos del faraón.
Y cuando ponga yo mi espada en manos del rey de Babilonia, y él la extienda contra Egipto, se sabrá que yo soy el Señor.
26
Dispersaré por las naciones a los egipcios;
los esparciré entre los países.
Entonces sabrán que yo soy el Señor.” »