El valle de los huesos secos

1
La mano del Señor vino sobre mí, y su Espíritu me llevó y me colocó en medio de un valle que estaba lleno de huesos.
2
Me hizo pasearme entre ellos, y pude observar que había muchísimos huesos en el valle, huesos que estaban completamente secos.
3
Y me dijo: «Hijo de hombre, ¿podrán revivir estos huesos?» Y yo le contesté: «Señor omnipotente, tú lo sabes
4
Entonces me dijo: «Profetiza sobre estos huesos, y diles: “¡Huesos secos, escuchad la palabra del Señor!
5
Así dice el Señor omnipotente a estos huesos: ‘Yo os daré aliento de vida, y volveréis a vivir.
6
Os pondré tendones, haré que os salga carne, y os cubriré de piel;
os daré aliento de vida, y así reviviréis.
Entonces sabréis que yo soy el Señor.’” »
7
Tal y como el Señor me lo había mandado, profeticé.
Y mientras profetizaba, se escuchó un ruido que sacudió la tierra, y los huesos comenzaron a unirse entre sí.
8
Yo me fijé, y vi que en ellos aparecían tendones, y les salía carne y se recubrían de piel, ¡pero no tenían vida!
9
Entonces el Señor me dijo: «Profetiza, hijo de hombre;
conjura al aliento de vida y dile: “Esto ordena el Señor omnipotente: ‘Ven de los cuatro vientos, y dales vida a estos huesos muertos para que revivan.’” »
10
Yo profeticé, tal como el Señor me lo había ordenado, y el aliento de vida entró en ellos;
entonces los huesos revivieron y se pusieron de pie.
¡Era un ejército numeroso!
11
Luego me dijo: «Hijo de hombre, estos huesos son el pueblo de Israel.
Ellos andan diciendo: “Nuestros huesos se han secado.
Ya no tenemos esperanza.
¡Estamos perdidos!”
12
Por eso, profetiza y adviérteles que así dice el Señor omnipotente: “Pueblo mío, abriré tus tumbas y te sacaré de ellas, y te haré regresar a la tierra de Israel.
13
Y cuando haya abierto tus tumbas y te haya sacado de allí, entonces, pueblo mío, sabrás que yo soy el SEÑOR.
14
Pondré en ti mi aliento de vida, y volverás a vivir.
Y te estableceré en tu propia tierra.
Entonces sabrás que yo, el Señor, lo he dicho, y lo cumpliré.
Lo afirma el Señor.” »


Unificación de Judá e Israel

15
El Señor me habló diciendo:
16
«Hijo de hombre, toma una vara y escribe sobre ella: “Para Judá y sus aliados los israelitas.” Luego toma otra vara y escribe: “Para José, vara de Efraín, y todos sus aliados los israelitas.”
17
Júntalas, la una con la otra, de modo que formen una sola vara en tu mano.
18
»Cuando la gente de tu pueblo te pregunte: “¿Qué significa todo esto?”,
19
tú les responderás que así dice el Señor omnipotente: “Voy a tomar la vara de José que está en la mano de Efraín, y a las tribus de Israel que están unidas a él, y la uniré a la vara de Judá.
Así haré con ellos una sola vara, y en mi mano serán una sola.”
20
Sostén en tu mano las varas sobre las cuales has escrito, de modo que ellos las vean,
21
y adviérteles que así dice el Señor omnipotente: “Tomaré a los israelitas de entre las naciones por donde han andado, y de todas partes los reuniré y los haré regresar a su propia tierra.
22
Y en esta tierra, en los montes de Israel, haré de ellos una sola nación.
Todos estarán bajo un solo rey, y nunca más serán dos naciones ni estarán divididos en dos reinos.
23
Ya no se *contaminarán más con sus ídolos, ni con sus iniquidades ni actos abominables.
Yo los libraré y los *purificaré de todas sus infidelidades.
Ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios.
24
Mi siervo David será su rey, y todos tendrán un solo *pastor.
Caminarán según mis *leyes, y cumplirán mis preceptos y los pondrán en práctica.
25
Habitarán en la tierra que le di a mi siervo Jacob, donde vivieron sus antepasados.
Ellos, sus hijos y sus nietos vivirán allí para siempre, y mi siervo David será su príncipe eterno.
26
Y haré con ellos un *pacto de *paz.
Será un pacto eterno.
Haré que se multipliquen, y para siempre colocaré mi santuario en medio de ellos.
27
Habitaré entre ellos, y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.
28
Y cuando mi santuario esté para siempre en medio de ellos, las naciones sabrán que yo, el Señor, he hecho de Israel un pueblo *santo.” »