Restauración del altar

1
En el mes séptimo, cuando ya todos los israelitas se habían establecido en sus poblaciones, se reunió el pueblo en Jerusalén con un mismo propósito.
2
Entonces Jesúa hijo de Josadac con sus parientes, que eran sacerdotes, y Zorobabel hijo de Salatiel con sus parientes empezaron a construir el altar del Dios de Israel para ofrecer *holocaustos, según lo estipulado en la *ley de Moisés, hombre de Dios.
3
A pesar del miedo que tenían de los pueblos vecinos, colocaron el altar en su mismo sitio.
Y todos los días, por la mañana y por la tarde, ofrecían holocaustos al Señor.
4
Luego, según lo estipulado en la ley, celebraron la fiesta de las *Enramadas, ofreciendo el número de holocaustos prescrito para cada día,
5
como también los holocaustos diarios, los de luna nueva, los de las fiestas solemnes ordenadas por el Señor, y los que el pueblo le ofrecía voluntariamente.
6
A pesar de que aún no se habían echado los cimientos del templo , desde el primer día del mes séptimo el pueblo comenzó a ofrecer holocaustos al Señor.


Se comienza la reconstrucción del templo

7
Luego dieron dinero a los albañiles y carpinteros.
A los de Sidón y Tiro les dieron comida, bebida y aceite para que por mar llevaran madera de cedro desde el Líbano hasta Jope, conforme a la autorización que había dado Ciro, rey de Persia.
8
Zorobabel hijo de Salatiel, y Jesúa hijo de Josadac, junto con el resto de sus parientes, que eran sacerdotes, y con los levitas y con todos los que habían regresado del cautiverio, comenzaron la reconstrucción del templo en el mes segundo del segundo año de haber llegado a Jerusalén.
A los levitas mayores de veinte años les encomendaron la tarea de supervisar las obras del templo del Señor.
9
Entonces Jesúa, junto con sus hijos y hermanos, y Cadmiel y sus hijos, que eran descendientes de Hodavías, y los descendientes de Henadad, y sus hijos y hermanos, que eran levitas, se unieron para supervisar a los obreros que trabajaban en el templo de Dios.
10
Cuando los constructores echaron los cimientos del templo del Señor, los sacerdotes llegaron con sus vestimentas sagradas y los levitas descendientes de Asaf, con sus platillos, ocuparon su lugar para alabar al Señor, según lo establecido por David, rey de Israel.
11
Todos daban gracias al Señor, y a una le cantaban esta alabanza: «Dios es bueno;
su gran amor por Israel perdura para siempre.» Y todo el pueblo alabó con grandes aclamaciones al Señor, porque se habían echado los cimientos del templo .
12
Muchos de los sacerdotes, levitas y jefes de familia, que eran ya ancianos y habían conocido el primer templo, prorrumpieron en llanto cuando vieron los cimientos del nuevo templo, mientras muchos otros gritaban de alegría.
13
Y no se podía distinguir entre los gritos de alegría y las voces de llanto, pues la gente gritaba en voz alta, y el ruido se escuchaba desde muy lejos.