La visita del Señor

1
El Señor se le apareció a Abraham junto al encinar de Mamré, cuando Abraham estaba sentado a la entrada de su tienda, a la hora más calurosa del día.
2
Abraham alzó la vista, y vio a tres hombres de pie cerca de él.
Al verlos, corrió desde la entrada de la tienda a saludarlos.
Inclinándose hasta el suelo,
3
dijo:
—Mi señor, si este tu siervo cuenta con tu favor, te ruego que no pases de largo.
4
Haré que os traigan un poco de agua para que vosotros os lavéis los pies, y luego podréis descansar bajo el árbol.
5
Ya que habéis pasado por donde está vuestro siervo, déjadme traeros algo de comer para que os sintáis mejor antes de seguir vuestro camino.
—¡Está bienrespondieron ellos—, hazlo así!
6
Abraham fue rápidamente a la tienda donde estaba Sara, y le dijo:
—¡Date prisa! Toma unos veinte kilos de harina fina, amásalos y haz unos panes.
7
Después Abraham fue corriendo adonde estaba el ganado, eligió un ternero bueno y tierno, y se lo dio a su sirviente, quien a toda prisa se puso a prepararlo.
8
Luego les sirvió requesón y leche con el ternero que estaba preparado.
Mientras comían, Abraham se quedó de pie junto a ellos, debajo del árbol.
9
Entonces ellos le preguntaron:
—¿Dónde está Sara, tu esposa?
Allí en la tienda —les respondió.
10
Dentro de un año volveré a vertedijo uno de ellos—, y para entonces tu esposa Sara tendrá un hijo.
Sara estaba escuchando a la entrada de la tienda, a espaldas del que hablaba.
11
Abraham y Sara eran ya bastante ancianos, y Sara ya había dejado de menstruar.
12
Por eso, Sara se rió y pensó: «¿Acaso voy a tener este placer, ahora que ya estoy consumida y mi esposo es tan viejo
13
Pero el Señor le dijo a Abraham:
—¿Por qué se ríe Sara? ¿No cree que podrá tener un hijo en su vejez?
14
¿Acaso hay algo imposible para el Señor? El año que viene volveré a visitarte en esta fecha, y para entonces Sara habrá tenido un hijo.
15
Sara, por su parte, tuvo miedo y mintió al decirle:
—Yo no me estaba riendo.
Pero el Señor le replicó:
—Sí te reíste.


Abraham intercede en favor de Sodoma

16
Luego aquellos visitantes se levantaron y partieron de allí en dirección a Sodoma.
Abraham los acompañó para despedirlos.
17
Pero el Señor estaba pensando: «¿Le ocultaré a Abraham lo que voy a hacer?
18
Es un hecho que Abraham se convertirá en una nación grande y poderosa, y en él serán bendecidas todas las naciones de la tierra.
19
Yo lo he elegido para que instruya a sus hijos y a su familia, a fin de que se mantengan en el *camino del Señor y pongan en práctica lo que es justo y recto.
Así el Señor cumplirá lo que le ha prometido
20
Entonces el Señor le dijo a Abraham:
—El clamor contra Sodoma y Gomorra resulta ya insoportable, y su pecado es gravísimo.
21
Por eso bajaré, a ver si realmente sus acciones son tan malas como el clamor contra ellas me lo indica;
y si no, he de saberlo.
22
Dos de los visitantes partieron de allí y se encaminaron a Sodoma, pero Abraham se quedó de pie frente al Señor.
23
Entonces se acercó al Señor y le dijo:
—¿De veras vas a exterminar al justo junto con el malvado?
24
Quizá haya cincuenta justos en la ciudad.
¿Exterminarás a todos, y no perdonarás a ese lugar por amor a los cincuenta justos que allí hay?
25
¡Lejos de ti el hacer tal cosa! ¿Matar al justo junto con el malvado, y que ambos sean tratados de la misma manera? ¡Jamás hagas tal cosa! Tú, que eres el Juez de toda la tierra, ¿no harás justicia?
26
El Señor le respondió:
—Si encuentro cincuenta justos en Sodoma, por ellos perdonaré a toda la ciudad.
27
Abraham le dijo:
Reconozco que he sido muy atrevido al dirigirme a mi Señor, yo, que apenas soy polvo y ceniza.
28
Pero tal vez falten cinco justos para completar los cincuenta.
¿Destruirás toda la ciudad si faltan esos cinco?
—Si encuentro cuarenta y cinco justos no la destruirécontestó el Señor.
29
Pero Abraham insistió:
—Tal vez se encuentren sólo cuarenta.
—Por esos cuarenta justos, no destruiré la ciudadrespondió el Señor.
30
Abraham volvió a insistir:
—No se enoje mi Señor, pero permítame seguir hablando.
Tal vez se encuentren sólo treinta.
—No lo haré si encuentro allí a esos treintacontestó el Señor.
31
Abraham siguió insistiendo:
—Sé que he sido muy atrevido en hablarle así a mi Señor, pero tal vez se encuentren sólo veinte.
—Por esos veinte no la destruiré.
32
Abraham volvió a decir:
—No se enoje mi Señor, pero permítame hablar una vez más.
Tal vez se encuentren sólo diez
—Aun por esos diez no la destruirérespondió el Señor por última vez.
33
Cuando el Señor terminó de hablar con Abraham, se fue de allí, y Abraham regresó a su tienda.