Jacob llega a Padán Aram

1
Jacob continuó su viaje y llegó a la tierra de los orientales.
2
Al llegar vio un pozo en medio del campo, donde descansaban tres rebaños de ovejas, ya que éstas bebían agua de allí.
Sobre la boca del pozo había una piedra muy grande.
3
Por eso los pastores corrían la piedra sólo cuando estaban juntos todos los rebaños, y luego de abrevar a las ovejas volvían a colocarla en su lugar, sobre la boca del pozo.
4
Jacob les preguntó a los pastores:
—¿De dónde sois vosotros?
Somos de Jaránrespondieron.
5
—¿Conocéis a Labán, el hijo de Najor? —volvió a preguntar Jacob.
Claro que sí —respondieron.
6
Jacob siguió preguntando:
—¿Se encuentra bien de salud?
—Sí, está bien —le contestaron—.
A propósito, ahí viene su hija Raquel con las ovejas.
7
Entonces Jacob les dijo:
Todavía estamos en pleno día, y es muy temprano para encerrar el rebaño.
¿Por qué no les dais de beber a las ovejas y las lleváis a pastar?
8
Y ellos respondieron:
—No podemos hacerlo hasta que se junten todos los rebaños y los pastores quiten la piedra que está sobre la boca del pozo.
Sólo entonces podremos dar de beber a las ovejas.
9
Todavía estaba Jacob hablando con ellos, cuando Raquel llegó con las ovejas de su padre, pues era ella quien las cuidaba.
10
En cuanto Jacob vio a Raquel, hija de su tío Labán, con las ovejas de éste, se acercó y quitó la piedra que estaba sobre la boca del pozo, y les dio de beber a las ovejas.
11
Luego besó a Raquel, rompió en llanto,
12
y le contó que era pariente de Labán, por ser hijo de su hermana Rebeca.
Raquel salió entonces corriendo a contárselo a su padre.
13
Al oír Labán las noticias acerca de su sobrino Jacob, salió a recibirlo y, entre abrazos y besos, lo llevó a su casa.
Allí Jacob le contó todo lo que había sucedido,
14
y Labán le dijo: «Realmente, tú eres de mi propia sangre


Jacob se casa con Lea y Raquel

Jacob había estado ya un mes con Labán
15
cuando éste le dijo:
—Por más que seas mi pariente, no vas a trabajar paragratis.
Dime cuánto quieres ganar.
16
Labán tenía dos hijas.
La mayor se llamaba Lea, y la menor, Raquel.
17
Lea tenía ojos apagados, mientras que Raquel era una mujer muy hermosa.
18
Como Jacob se había enamorado de Raquel, le dijo a su tío:
—Me ofrezco a trabajar para ti siete años, a cambio de Raquel, tu hija menor.
19
Labán le contestó:
—Es mejor que te la entregue a ti, y no a un extraño.
Quédate conmigo.
20
Así que Jacob trabajó siete años para poder casarse con Raquel, pero como estaba muy enamorado de ella le pareció poco tiempo.
21
Entonces Jacob le dijo a Labán:
—Ya he cumplido con el tiempo pactado.
Dame mi mujer para que me case con ella.
22
Labán reunió a toda la gente del lugar y ofreció una gran fiesta.
23
Pero cuando llegó la noche, tomó a su hija Lea y se la entregó a Jacob, y Jacob se acostó con ella.
24
Además, como Lea tenía una criada que se llamaba Zilpá, Labán se la dio, para que la atendiera.
25
A la mañana siguiente, Jacob se dio cuenta de que había estado con Lea, y le preguntó a Labán:
—¿Qué me has hecho? ¿Acaso no trabajé contigo para casarme con Raquel? ¿Por qué me has engañado?
26
Labán le contestó:
—La costumbre en nuestro país es casar primero a la mayor y luego a la menor.
27
Por eso, cumple ahora con la semana nupcial de ésta, y por siete años más de trabajo te daré la otra.
28
Así lo hizo Jacob, y cuando terminó la semana nupcial de la primera, Labán le entregó a Raquel por esposa.
29
También Raquel tenía una criada, llamada Bilhá, y Labán se la dio para que la atendiera.
30
Jacob entonces se acostó con Raquel, y la amó mucho más que a Lea, aunque tuvo que trabajar para Labán siete años más.


Los hijos de Jacob

31
Cuando el Señor vio que Lea no era amada, le concedió hijos.
Mientras tanto, Raquel permaneció estéril.
32
Lea quedó embarazada y dio a luz un hijo, al que llamó Rubén, diciendo: «El Señor ha visto mi aflicción;
ahora sí me amará mi esposo
33
Lea volvió a quedar embarazada y dio a luz otro hijo, al que llamó Simeón, diciendo: «Llegó a oídos del Señor que no soy amada, y por eso me dio también este hijo
34
Luego quedó embarazada de nuevo y dio a luz un tercer hijo, al que llamó Leví, diciendo: «Ahora sí me amará mi esposo, porque le he dado tres hijos
35
Lea volvió a quedar embarazada, y dio a luz un cuarto hijo, al que llamó Judá diciendo: «Esta vez alabaré al SeñorDespués de esto, dejó de dar a luz.