Jacob envía mensajeros a Esaú

1
Jacob también siguió su camino, pero unos ángeles de Dios salieron a su encuentro.
2
Al verlos, exclamó: «¡Éste es el campamento de Dios!» Por eso llamó a ese lugar Majanayin.
3
Luego Jacob envió mensajeros a su hermano Esaú, que estaba en la tierra de Seír, en la región de Edom.
4
Y les ordenó que le dijeran: «Mi señor Esaú, tu siervo Jacob nos ha enviado a decirte que él ha vivido en la casa de Labán todo este tiempo,
5
y que ahora tiene vacas, asnos, ovejas, esclavos y esclavas.
Te manda este mensaje, con la esperanza de ganarse tu favor
6
Cuando los mensajeros regresaron, le dijeron a Jacob: «Fuimos a hablar con tu hermano Esaú, y ahora viene a tu encuentro, acompañado de cuatrocientos hombres
7
Jacob sintió mucho miedo, y se puso muy angustiado.
Por eso dividió en dos grupos a la gente que lo acompañaba, y lo mismo hizo con las ovejas, las vacas y los camellos,
8
pues pensó: «Si Esaú ataca a un grupo, el otro grupo podrá escapar
9
Entonces Jacob se puso a orar: «Señor, Dios de mi abuelo Abraham y de mi padre Isaac, que me dijiste que regresara a mi tierra y a mis familiares, y que me harías prosperar:
10
realmente yo, tu siervo, no soy digno de la bondad y fidelidad con que me has privilegiado.
Cuando crucé este río Jordán, no tenía más que mi bastón;
pero ahora he llegado a formar dos campamentos.
11
¡Líbrame del poder de mi hermano Esaú, pues tengo miedo de que venga a matarme a mí y a las madres y a los niños!
12
mismo afirmaste que me harías prosperar, y que mis descendientes serían tan numerosos como la arena del mar, que no se puede contar
13
Jacob pasó la noche en aquel lugar, y de lo que tenía consigo escogió, como regalo para su hermano Esaú,
14
doscientas cabras, veinte chivos, doscientas ovejas, veinte carneros,
15
treinta camellas con sus crías, cuarenta vacas, diez novillos, veinte asnas y diez asnos.
16
Luego los puso a cargo de sus siervos, cada manada por separado, y les dijo: «Id delante, pero dejad un buen espacio entre manada y manada
17
Al que iba al frente, le ordenó: «Cuando te encuentres con mi hermano Esaú y te pregunte de quién eres, a dónde te diriges y de quién es el ganado que llevas,
18
le contestarás: “Es un regalo para mi señor Esaú, que de sus ganados te manda tu siervo Jacob.
Además, él mismo viene detrás de nosotros.” »
19
Jacob les dio la misma orden al segundo y al tercer grupo, y a todos los demás que iban detrás del ganado.
Les dijo: «Cuando os encontréis con Esaú, le diréis todo esto,
20
y añadiréis: “Tu siervo Jacob viene detrás de nosotros.” »
Jacob pensaba: «Lo apaciguaré con los regalos que le llegarán primero, y luego me presentaré ante él;
tal vez así me reciba bien
21
De esta manera los regalos le precedieron, pero Jacob se quedó esa noche en el campamento.


Jacob lucha con un ángel

22
Aquella misma noche Jacob se levantó, tomó a sus dos esposas, a sus dos esclavas y a sus once hijos, y cruzó el vado del río Jaboc.
23
Una vez que lo habían cruzado, hizo pasar también todas sus posesiones,
24
quedándose solo.
Entonces un hombre luchó con él hasta el amanecer.
25
Cuando ese hombre se dio cuenta de que no podía vencer a Jacob, lo tocó en la coyuntura de la cadera, y ésta se le dislocó mientras luchaban.
26
Entonces el hombre le dijo:
—¡Suéltame, que ya está por amanecer!
—¡No te soltaré hasta que me bendigas! —respondió Jacob.
27
—¿Cómo te llamas? —le preguntó el hombre.
—Me llamo Jacobrespondió.
28
Entonces el hombre le dijo:
—Ya no te llamarás Jacob, sino Israel, porque has luchado con Dios y con los *hombres, y has vencido.
29
—Y tú, ¿cómo te llamas? —le preguntó Jacob.
—¿Por qué preguntas cómo me llamo? —le respondió el hombre.
Y en ese mismo lugar lo bendijo.
30
Jacob llamó a ese lugar Penuel, porque dijo: «He visto a Dios cara a cara, y todavía sigo con *vida
31
Cruzaba Jacob por el lugar llamado Penuel, cuando salió el sol.
A causa de su cadera dislocada iba rengueando.
32
Por esta razón los israelitas no comen el tendón que está en la coyuntura de la cadera, porque a Jacob se le tocó en dicho tendón.