1
José fue a informarle al faraón, y le dijo:
—Mi padre y mis hermanos han venido desde Canaán con sus ovejas y sus vacas y todas sus pertenencias.
Ya se encuentran en la región de Gosén.
2
Además, José había elegido a cinco de sus hermanos para presentárselos al faraón.
3
Y éste les preguntó:
—¿En qué trabajáis vosotros?
Nosotros, tus siervos, somos pastores, al igual que nuestros antepasadosrespondieron ellos—.
4
Hemos venido a vivir en este país porque en Canaán ya no hay pastos para nuestros rebaños.
¡Es terrible el hambre que acosa a ese país! Por eso te rogamos nos permita vivir en la región de Gosén.
5
Entonces el faraón le dijo a José:
—Tu padre y tus hermanos han venido a estar contigo.
6
La tierra de Egipto está a tu disposición.
Haz que se asienten en lo mejor de la tierra;
que residan en la región de Gosén.
Y si sabes que hay entre ellos hombres capaces, ponlos a cargo de mi propio ganado.
7
Luego José llevó a Jacob, su padre, y se lo presentó al faraón.
Jacob saludó al faraón con reverencia,
8
y el faraón le preguntó:
—¿Cuántos años tienes?
9
—Ya tengo ciento treinta añosrespondió Jacob—.
Mis años de andar peregrinando de un lado a otro han sido pocos y difíciles, pero no se comparan con los años de peregrinaje de mis antepasados.
10
Luego Jacob se despidió del faraón con sumo respeto, y se retiró de su presencia.
11
José instaló a su padre y a sus hermanos, y les entregó terrenos en la mejor región de Egipto, es decir, en el distrito de Ramsés, tal como lo había ordenado el faraón.
12
José también proveyó de alimentos a su padre y a sus hermanos, y a todos sus familiares, según las necesidades de cada uno.


La administración de José

13
El hambre en Egipto y en Canaán era terrible.
No había alimento en ninguna parte, y la gente estaba a punto de morir.
14
Todo el dinero que los habitantes de Egipto y de Canaán habían pagado por el alimento, José lo recaudó para depositarlo en el palacio del faraón.
15
Cuando a egipcios y cananeos se les acabó el dinero, los egipcios fueron a ver a José y le reclamaron:
—¡Danos de comer! ¿Hemos de morir en tu presencia sólo porque no tenemos más dinero?
16
Y José les contestó:
—Si ya se os acabó el dinero, traed vuestro ganado y, a cambio, os daré alimento.
17
Los egipcios llevaron a José su ganado, es decir, sus caballos, vacas, ovejas y asnos, y a cambio de ellos José les dio alimento durante todo ese año.
18
Al año siguiente fueron a decirle a José:
Señor, no podemos ocultar el hecho de que ya no tenemos más dinero, y de que todo nuestro ganado ya es de nuestro señor.
Ya no tenemos nada que ofrecer a nuestro señor, excepto nuestros propios cuerpos y nuestras tierras.
19
¿Vas a permitir que nos muramos junto con nuestras tierras? Cómpranos a nosotros y a nuestras tierras, a cambio de alimento.
Así seremos esclavos del faraón junto con nuestras tierras.
¡Pero danos semilla, para que podamos vivir y la tierra no quede desolada!
20
De esta manera José adquirió para el faraón todas las tierras de Egipto, porque los egipcios, obligados por el hambre, le vendieron todos sus terrenos.
Fue así como todo el país llegó a ser propiedad del faraón,
21
y todos en Egipto quedaron reducidos a la esclavitud.
22
Los únicos terrenos que José no compró fueron los que pertenecían a los sacerdotes.
Éstos no tuvieron que vender sus terrenos porque recibían una ración de alimento de parte del faraón.
23
Luego José le informó al pueblo:
Desde ahora vosotros y vuestras tierras pertenecéis al faraón, porque yo os he comprado.
Aquí tenéis semilla.
Sembrad la tierra.
24
Cuando llegue la cosecha, deberéis entregarle al faraón la quinta parte de lo cosechado.
Las otras cuatro partes serán para la siembra de los campos, y para alimentaros a vosotros, a vuestros hijos y a vuestros familiares.
25
—¡Tú nos has salvado la vida, y hemos contado con tu favor! —respondieron ellos—.
¡Seremos esclavos del faraón!
26
José estableció esta ley en toda la tierra de Egipto, que hasta el día de hoy sigue vigente: la quinta parte de la cosecha le pertenece al faraón.
Sólo las tierras de los sacerdotes no llegaron a ser del faraón.
27
Los israelitas se asentaron en Egipto, en la región de Gosén.
Allí adquirieron propiedades, prosperaron y llegaron a ser muy numerosos.
28
Jacob residió diecisiete años en Egipto, y llegó a vivir un total de ciento cuarenta y siete años.
29
Cuando Israel estaba a punto de morir, mandó llamar a su hijo José y le dijo:
—Si de veras me quieres, pon tu mano debajo de mi muslo y prométeme amor y lealtad.
¡Por favor, no me entierres en Egipto!
30
Cuando vaya a descansar junto a mis antepasados, sácame de Egipto y entiérrame en el sepulcro de ellos.
Haré lo que me pidescontestó José.
31
—¡Júramelo! —insistió su padre.
José se lo juró, e Israel se reclinó sobre la cabecera de la cama.