La maldad humana

1
Cuando los *seres humanos comenzaron a multiplicarse sobre la tierra y tuvieron hijas,
2
los hijos de Dios vieron que las hijas de los seres humanos eran hermosas.
Entonces tomaron como mujeres a todas las que desearon.
3
Pero el Señor dijo: «Mi espíritu no permanecerá en el *ser humano para siempre, porque no es más que un simple *mortal;
por eso vivirá solamente ciento veinte años
4
Al unirse los hijos de Dios con las hijas de los seres humanos y tener hijos con ellas, nacieron gigantes, que fueron los famosos héroes de antaño.
A partir de entonces hubo gigantes en la tierra.
5
Al ver el Señor que la maldad del ser humano en la tierra era muy grande, y que todos sus pensamientos tendían siempre hacia el mal,
6
se arrepintió de haber hecho al ser humano en la tierra, y le dolió en el corazón.
7
Entonces dijo: «Voy a borrar de la tierra al ser humano que he creado.
Y haré lo mismo con los animales, los reptiles y las aves del cielo.
¡Me arrepiento de haberlos creado
8
Pero Noé contaba con el favor del Señor.


El diluvio

9
Ésta es la historia de Noé.
Noé era un hombre justo y honrado entre su gente.
Siempre anduvo fielmente con Dios.
10
Tuvo tres hijos: Sem, Cam y Jafet.
11
Pero Dios vio que la tierra estaba corrompida y llena de violencia.
12
Al ver Dios tanta corrupción en la tierra, y tanta perversión en la gente,
13
le dijo a Noé: «He decidido acabar con toda la gente, pues por causa de ella la tierra está llena de violencia.
Así que voy a destruir a la gente junto con la tierra.
14
Constrúyete un arca de madera resinosa, hazle compartimentos, y cúbrela con brea por dentro y por fuera.
15
Dale las siguientes medidas: ciento cuarenta metros de largo, veintitrés de ancho y catorce de alto.
16
Hazla de tres pisos, con una abertura a medio metro del techo y con una puerta en uno de sus costados.
17
Porque voy a enviar un diluvio sobre la tierra, para destruir a todos los seres vivientes bajo el cielo.
Todo lo que existe en la tierra morirá.
18
Pero contigo estableceré mi *pacto, y entraréis en el arca tú y tus hijos, tu esposa y tus nueras.
19
Haz que entre en el arca una pareja de todos los seres vivientes, es decir, un macho y una hembra de cada especie, para que sobrevivan contigo.
20
Contigo entrará también una pareja de cada especie de aves, de ganado y de reptiles, para que puedan sobrevivir.
21
Recoge además toda clase de alimento, y almacénalo, para que a ti y a ellos os sirva de comida
22
Y Noé hizo todo según lo que Dios le había mandado.