Jesús, superior a Moisés

1
Por lo tanto, hermanos, vosotros que habéis sido *santificados y que tenéis parte en el mismo llamamiento celestial, considerad a Jesús, apóstol y sumo sacerdote de la fe que profesamos.
2
Él fue fiel al que lo nombró, como lo fue también Moisés en toda la casa de Dios.
3
De hecho, Jesús ha sido estimado digno de mayor honor que Moisés, así como el constructor de una casa recibe mayor honor que la casa misma.
4
Porque toda casa tiene su constructor, pero el constructor de todo es Dios.
5
Moisés fue fiel como siervo en toda la casa de Dios, para dar testimonio de lo que Dios diría en el futuro.
6
*Cristo, en cambio, es fiel como Hijo al frente de la casa de Dios.
Y esa casa somos nosotros, con tal que mantengamos nuestra confianza y la esperanza que nos *enorgullece.


Advertencia contra la incredulidad

7
Por eso, como dice el Espíritu Santo:
«Si vosotros oís hoy su voz,
8
no endurezcáis el corazón
como sucedió en la rebelión,
en aquel día de *prueba en el desierto.
9
Allí vuestros antepasados me *tentaron y me pusieron a prueba,
a pesar de haber visto mis obras cuarenta años.
10
Por eso me enojé con aquella generación,
y dije: “Siempre se descarría su corazón,
y no han reconocido mis caminos.”
11
Así que, en mi enojo, hice este juramento:
Jamás entrarán en mi reposo.” »
12
Cuidaos, hermanos, de que ninguno de vosotros tenga un corazón pecaminoso e incrédulo que os haga apartaros del Dios vivo.
13
Más bien, mientras dure ese «hoy», animaos unos a otros cada día, para que ninguno de vosotros os endurezcáis por el engaño del pecado.
14
Hemos llegado a tener parte con *Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin la confianza que tuvimos al principio.
15
Como se acaba de decir:
«Si oyereis hoy su voz,
no endurezcáis el corazón
como sucedió en la rebelión
16
Ahora bien, ¿quiénes fueron los que oyeron y se rebelaron? ¿No fueron acaso todos los que salieron de Egipto guiados por Moisés?
17
¿Y con quiénes se enojó Dios durante cuarenta años? ¿No fue acaso con los que pecaron, los cuales cayeron muertos en el desierto?
18
¿Y a quiénes juró Dios que jamás entrarían en su reposo, sino a los que desobedecieron?
19
Como podemos ver, no pudieron entrar por causa de su incredulidad.