Senaquerib amenaza a Jerusalén

1
En el año catorce del reinado de Ezequías, Senaquerib, rey de Asiria, atacó y tomó todas las ciudades fortificadas de Judá.
2
Desde Laquis el rey de Asiria envió a su comandante en jefe, al frente de un gran ejército, para hablar con el rey Ezequías en Jerusalén.
Cuando el comandante se detuvo en el acueducto del estanque superior, en el camino que lleva al Campo del Lavandero,
3
salió a recibirlo Eliaquín hijo de Jilquías, que era el administrador del palacio, junto con el cronista Sebna y el secretario Joa hijo de Asaf.
4
El comandante en jefe les dijo:
Decid a Ezequías que así dice el gran rey, el rey de Asiria: “¿En qué se basa tu confianza?
5
dices que tienes estrategia y fuerza militar, pero éstas no son más que palabras sin fundamento.
¿En quién confías, que te rebelas contra mí?
6
Mira, tú confías en Egipto, ¡ese bastón de caña astillada, que traspasa la mano y hiere al que se apoya en él! Porque eso es el faraón, el rey de Egipto, para todos los que en él confían.
7
Y si tú me dices: ‘Nosotros confiamos en el Señor, nuestro Dios’, ¿no se trata acaso, Ezequías, del Dios cuyos altares y *santuarios paganosmismo quitaste, diciendo a Judá y a Jerusalén: ‘Debéis adorar solamente ante este altar’?”
8
Ahora bien, Ezequías, haz este trato con mi señor, el rey de Asiria: Yo te doy dos mil caballos, si tú consigues otros tantos jinetes para montarlos.
9
¿Cómo podrás rechazar el ataque de uno solo de los funcionarios más insignificantes de mi señor, si confías en obtener de Egipto carros de combate y jinetes?
10
¿Acaso he venido a atacar y a destruir esta tierra sin el apoyo del Señor? ¡Si fue él mismo quien me ordenó: “Marcha contra este país y destrúyelo”!
11
Eliaquín, Sebna y Joa le dijeron al comandante en jefe:
—Por favor, habla a tus siervos en arameo, ya que lo entendemos.
No nos hables en hebreo, que el pueblo que está sobre el muro nos escucha.
12
Pero el comandante en jefe respondió:
—¿Acaso mi señor me envió a deciros estas cosas sólo a ti y a tu señor, y no a los que están sentados en el muro? ¡Si tanto ellos como vosotros tendréis que comer vuestro excremento y beber vuestra orina!
13
Dicho esto, el comandante en jefe se puso de pie y a voz alta gritó en hebreo:
—¡Oíd las palabras del gran rey, el rey de Asiria!
14
Así dice el rey: “No os dejéis engañar por Ezequías.
¡Él no puede libraros!
15
No dejéis que Ezequías os persuada a confiar en el Señor, diciendo: ‘Sin duda el Señor nos librará;
¡esta ciudad no caerá en manos del rey de Asiria!’”
16
»No hagáis caso a Ezequías.
Así dice el rey de Asiria: “Haced las paces conmigo, y rendíos.
De este modo cada uno podrá comer de su vid y de su higuera, y beber agua de su propio pozo,
17
hasta que yo venga y os lleve a un país como el vuestro, país de grano y de mosto, de pan y de viñedos.”
18
»No os dejéis seducir por Ezequías cuando dice: “El Señor nos librará.” ¿Acaso alguno de los dioses de las naciones pudo librar a su país de las manos del rey de Asiria?
19
¿Dónde están los dioses de Jamat y de Arfad? ¿Dónde están los dioses de Sefarvayin? ¿Acaso libraron a Samaria de mis manos?
20
¿Cuál de todos los dioses de estos países ha podido salvar de mis manos a su país? ¿Cómo entonces podrá el Señor librar de mis manos a Jerusalén?
21
Pero el pueblo permaneció en silencio y no respondió ni una sola palabra, porque el rey había ordenado: «No le respondáis
22
Entonces Eliaquín hijo de Jilquías, administrador del palacio, el cronista Sebna y el secretario Joa hijo de Asaf, con las vestiduras rasgadas en señal de duelo, fueron a ver a Ezequías y le contaron lo que había dicho el comandante en jefe.