El canto a la viña

1
Cantaré en nombre de mi amigo querido
una canción dedicada a su viña.
Mi amigo querido tenía una viña
en una ladera fértil.
2
La cavó, la limpió de piedras
y la plantó de las mejores cepas.
Edificó una torre en medio de ella
y además preparó un lagar.
Él esperaba que diera buenas uvas,
pero acabó dando uvas agrias.
3
Y ahora, *hombres de Judá,
habitantes de Jerusalén,
juzgad entre mi viña y yo.
4
¿Qué más se podría hacer por mi viña
que yo no haya hecho?
Yo esperaba que diera buenas uvas;
¿por qué dio uvas agrias?
5
Voy a deciros
lo que haré con mi viña:
Le quitaré su cerco, y será destruida;
derribaré su muro, y será pisoteada.
6
La dejaré desolada,
y no será podada ni cultivada;
le crecerán espinos y cardos.
Mandaré que las nubes
no lluevan sobre ella.
7
La viña del Señor *Todopoderoso es el pueblo de Israel;
los hombres de Judá son su huerto preferido.
Él esperaba justicia,
pero encontró ríos de sangre;
esperaba rectitud,
pero encontró gritos de angustia.


Maldiciones contra los explotadores

8
¡Ay de aquellos que acaparan casa tras casa
y se apropian de campo tras campo
hasta que no dejan lugar para nadie más,
y terminan viviendo solos en el país!
9
El Señor *Todopoderoso me ha dicho al oído:
«Muchas casas quedarán desoladas,
y no habrá quien habite las grandes mansiones.
10
Tres hectáreas de viña sólo producirán un tonel,
y diez medidas de semilla
darán tan sólo una.»
11
¡Ay de los que madrugan
para ir tras bebidas embriagadoras,
que se quedan hasta muy tarde
embriagándose con vino!
12
En sus banquetes hay vino y arpas,
liras, tambores y flautas;
pero no se fijan en los hechos del Señor
ni tienen en cuenta las obras de sus manos.
13
Por eso mi pueblo será exiliado
porque no me conoce;
sus nobles perecerán de hambre
y la multitud se morirá de sed.
14
Por eso el *sepulcro ensancha su garganta,
y desmesuradamente abre sus fauces.
Allí bajan nobles y plebeyos,
con sus juergas y diversiones.
15
El *hombre será humillado,
la humanidad, doblegada,
y abatidos los ojos altivos.
16
Pero el Señor Todopoderoso será exaltado en *justicia,
el Dios *santo se mostrará santo en rectitud.
17
Los corderos pastarán como en praderas propias,
y las cabras comerán entre las ruinas de los ricos.
18
¡Ay de los que arrastran iniquidad con cuerdas de mentira,
y el pecado con sogas de carreta!
19
Dicen: «¡Que Dios se apure,
que apresure su obra
para que la veamos;
que se acerque y se cumpla
el plan del Santo de Israel,
para que lo conozcamos
20
¡Ay de los que llaman a lo malo bueno
y a lo bueno malo,
que tienen las tinieblas por luz
y la luz por tinieblas,
que tienen lo amargo por dulce
y lo dulce por amargo!
21
¡Ay de los que se consideran sabios,
de los que se creen inteligentes!
22
¡Ay de los valientes para beber vino,
de los arrogantes que mezclan bebidas embriagadoras,
23
de los que por soborno absuelven al culpable,
y le niegan sus derechos al indefenso!
24
Por eso, así como las lenguas de fuego devoran la paja
y el pasto seco se consume en las llamas,
su raíz se pudrirá
y, como el polvo, se disipará su flor.
Porque han rechazado la *ley del Señor Todopoderoso
y han desdeñado la palabra del Santo de Israel.
25
Por eso se enciende la ira del Señor contra su pueblo,
levanta la mano contra él y lo golpea;
las montañas se estremecen,
los cadáveres quedan como basura
en medio de las calles.
Con todo, no se aplacó su ira,
y su brazo aún sigue extendido.
26
Con una bandera le hará señas a una nación lejana,
con un silbido la llamará desde el extremo de la tierra,
y esta nación llegará presta y veloz.
27
Ninguno de ellos se cansa ni tropieza,
ni dormita ni se duerme;
a ninguno se le afloja el cinturón
ni se le rompe la correa de las sandalias.
28
Sus flechas son puntiagudas,
tensos todos sus arcos;
parecen pedernal los cascos de sus caballos,
y torbellino las ruedas de sus carros.
29
Su rugido es el de una leona,
como el de los leoncillos:
gruñe y atrapa la presa,
y se la lleva sin que nadie se la arrebate.
30
En aquel día bramará contra ella
como brama el mar.
Si alguien contempla la tierra,
la verá sombría y angustiada,
y la luz se ocultará tras negros nubarrones.