Hay que domar la lengua

1
Hermanos míos, no pretendáis muchos de vosotros ser maestros, pues, como sabéis, seremos juzgados con más severidad.
2
Todos fallamos mucho.
Si alguien nunca falla en lo que dice, es una persona *perfecta, capaz también de controlar todo su cuerpo.
3
Cuando ponemos freno en la boca de los caballos para que nos obedezcan, podemos controlar todo el animal.
4
Fijaos también en los barcos.
A pesar de ser tan grandes y de ser impulsados por fuertes vientos, se gobiernan por un pequeño timón a voluntad del piloto.
5
Así también la lengua es un miembro muy pequeño del cuerpo, pero hace alarde de grandes hazañas.
¡Imaginaos qué gran bosque se incendia con tan pequeña chispa!
6
También la lengua es un fuego, un mundo de maldad.
Siendo uno de nuestros órganos, contamina todo el cuerpo y, encendida por el infierno, prende a su vez fuego a todo el curso de la vida.
7
El *ser humano sabe domar y, en efecto, ha domado toda clase de fieras, de aves, de reptiles y de bestias marinas;
8
pero nadie puede domar la lengua.
Es un mal irrefrenable, lleno de veneno mortal.
9
Con la lengua bendecimos a nuestro Señor y Padre, y con ella maldecimos a las personas, creadas a imagen de Dios.
10
De una misma boca salen bendición y maldición.
Hermanos míos, esto no debe ser así.
11
¿Puede acaso brotar de una misma fuente agua dulce y agua salada?
12
Hermanos míos, ¿acaso puede dar aceitunas una higuera o higos una vid? Pues tampoco una fuente de agua salada puede dar agua dulce.


Dos clases de sabiduría

13
¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Que lo demuestre con su buena conducta, mediante obras hechas con la humildad que le da su sabiduría.
14
Pero si tenéis envidias amargas y rivalidades en el corazón, dejad de presumir y de faltar a la verdad.
15
Ésa no es la sabiduría que desciende del cielo, sino que es terrenal, puramente *humana y diabólica.
16
Porque donde hay envidias y rivalidades, también hay confusión y toda clase de acciones malvadas.
17
En cambio, la sabiduría que desciende del cielo es ante todo pura, y además pacífica, bondadosa, dócil, llena de compasión y de buenos frutos, imparcial y sincera.
18
En fin, el fruto de la justicia se siembra en paz para los que hacen la paz.