La tribu de Dan se establece en Lais

1
En aquella época no había rey en Israel, y la tribu de Dan andaba buscando un territorio propio donde establecerse, porque hasta ese momento no había recibido la parte que le correspondía de entre las tribus de Israel.
2
Desde Zora y Estaol los danitas enviaron a cinco de sus hombres más valientes, para que espiaran la tierra y la exploraran.
Les dijeron: «Id, explorad la tierra
Los hombres entraron en la región montañosa de Efraín y llegaron hasta la casa de Micaías, donde pasaron la noche.
3
Cuando estaban cerca de la casa de Micaías, reconocieron la voz del joven levita;
así que entraron allí y le preguntaron:
—¿Quién te trajo aquí? ¿Qué haces en este lugar? ¿Qué buscas aquí?
4
El joven les contó lo que Micaías había hecho por él, y dijo:
—Me ha contratado, y soy su sacerdote.
5
Le dijeron:
—Te rogamos que consultes a Dios para que sepamos si vamos a tener éxito en nuestro viaje.
6
El sacerdote les respondió:
—Id en *paz.
Vuestro viaje tiene la aprobación del Señor.
7
Los cinco hombres se fueron y llegaron a Lais, donde vieron que la gente vivía segura, tranquila y confiada, tal como vivían los sidonios.
Gozaban de prosperidad y no les faltaba nada.
Además, vivían lejos de los sidonios y no se relacionaban con nadie más.
8
Cuando volvieron a Zora y Estaol, sus hermanos les preguntaron:
—¿Cómo os fue?
9
Ellos respondieron:
—¡Subamos, ataquémoslos! Hemos visto que la tierra es excelente.
¿Qué pasa? ¿Os vais a quedar ahí, sin hacer nada? No dudéis un solo instante en marchar allí y apoderaros de ella.
10
Cuando lleguéis allí, encontraréis a un pueblo confiado y una tierra espaciosa que Dios ha entregado en vuestras manos.
Sí, es una tierra donde no hace falta absolutamente nada.
11
Entonces partieron de Zora y Estaol seiscientos danitas armados para la batalla.
12
Subieron y acamparon cerca de Quiriat Yearín en Judá.
Por eso hasta el día de hoy el sector oeste de Quiriat Yearín se llama Majané Dan.
13
Desde allí cruzaron hasta la región montañosa de Efraín, y llegaron a la casa de Micaías.
14
Entonces los cinco hombres que habían explorado la tierra de Lais les dijeron a sus hermanos:
—¿Sabéis que una de esas casas tiene un *efod, algunos dioses domésticos, una imagen tallada y un ídolo de fundición? Ahora bien, vosotros sabréis qué hacer.
15
Ellos se acercaron hasta allí, y entraron en la casa del joven levita, que era la misma de Micaías, y lo saludaron amablemente.
16
Los seiscientos danitas armados para la batalla se quedaron haciendo guardia en la entrada de la puerta.
17
Los cinco hombres que habían explorado la tierra entraron y tomaron la imagen tallada, el efod, los dioses domésticos y el ídolo de fundición.
Mientras tanto, el sacerdote y los seiscientos hombres armados para la batalla permanecían a la entrada de la puerta.
18
Cuando aquellos hombres entraron en la casa de Micaías y tomaron la imagen tallada, el efod, los dioses domésticos y el ídolo de fundición, el sacerdote les preguntó:
—¿Qué estáis haciendo?
19
Ellos le respondieron:
—¡Silencio! No digas ni una sola palabra.
Ven con nosotros, y serás nuestro padre y sacerdote.
¿No crees que es mejor ser sacerdote de toda una tribu y de un clan de Israel, que de la familia de un solo hombre?
20
El sacerdote se alegró.
Tomó el efod, los dioses domésticos y la imagen tallada, y se fue con esa gente.
21
Ellos, poniendo por delante a sus niños, su ganado y sus bienes, se volvieron y partieron.
22
Cuando ya se habían alejado de la casa de Micaías, los hombres que vivían cerca de Micaías se reunieron y dieron alcance a los danitas.
23
Como gritaban tras ellos, los danitas se dieron vuelta y le preguntaron a Micaías:
—¿Qué te sucede, que has convocado a tu gente?
24
Micaías les respondió:
Vosotros os llevasteis mis dioses, que yo mismo hice, y también os llevasteis a mi sacerdote y luego os fuisteis.
¿Qué más me queda? ¡Y todavía os atrevéis a preguntarme qué me sucede!
25
Los danitas respondieron:
—No nos levantes la voz, no sea que algunos de los nuestros pierdan la cabeza y os ataquen a vosotros, y tú y tu familia perdáis la *vida.
26
Y así los danitas siguieron su camino.
Micaías, viendo que eran demasiado fuertes para él, se dio la vuelta y regresó a su casa.
27
Así fue como los danitas se adueñaron de lo que había hecho Micaías, y también de su sacerdote, y marcharon contra Lais, un pueblo tranquilo y confiado;
mataron a sus habitantes a filo de espada, y quemaron la ciudad.
28
No hubo nadie que los librara, porque vivían lejos de Sidón y no se relacionaban con nadie más.
La ciudad estaba situada en un valle cercano a Bet Rejob.
Después los mismos danitas reconstruyeron la ciudad y se establecieron allí.
29
La llamaron Dan en honor a su antepasado del mismo nombre, que fue hijo de Israel, aunque antes la ciudad se llamaba Lais.
30
Allí erigieron para sí la imagen tallada, y Jonatán, hijo de Guersón y nieto de Moisés, y sus hijos fueron sacerdotes de la tribu de Dan hasta el tiempo del exilio.
31
Instalaron la imagen tallada que había hecho Micaías, y allí quedó todo el tiempo que la casa de Dios estuvo en Siló.