1
»Supongamos que un hombre se divorcia de su mujer, y que ella lo deja para casarse con otro.
¿Volvería el primero a casarse con ella? ¡Claro que no! Semejante acción *contaminaría por completo la tierra.
Pues bien, tú te has prostituido con muchos amantes, y ya no podrás volver a mí —afirma el Señor—.
2
»Fíjate bien en esas lomas estériles:
¡Dónde no se han acostado contigo!
Como un beduino en el desierto,
te sentabas junto al camino,
a la espera de tus amantes.
Has contaminado la tierra
con tus infames prostituciones.
3
Por eso se demoraron las lluvias,
y no llegaron los aguaceros de primavera.
Tienes el descaro de una prostituta;
¡no conoces la vergüenza!
4
No hace mucho me llamabas:
Padre mío, amigo de mi juventud,
5
¿vas a estar siempre enojado?
¿Guardarás rencor eternamente?”
Y mientras hablabas,
hacías todo el mal posible


La infidelidad de Israel

6
Durante el reinado del rey Josías el Señor me dijo: «¿Has visto lo que ha hecho Israel, la infiel? Se fue a todo monte alto, y allí, bajo todo árbol frondoso, se prostituyó.
7
Yo pensaba que después de hacer todo esto ella volvería a mí.
Pero no lo hizo.
Esto lo vio su hermana, la infiel Judá,
8
y vio también que yo había repudiado a la apóstata Israel, y que le había dado carta de divorcio por todos los adulterios que había cometido.
No obstante, su hermana, la infiel Judá, no tuvo ningún temor, sino que también ella se prostituyó.
9
»Como Israel no tuvo ningún reparo en prostituirse, *contaminó la tierra y cometió adulterio al adorar ídolos de piedra y de madera.
10
A pesar de todo esto, su hermana, la infiel Judá, no se volvió a mí de todo *corazón, sino que sólo fingió volverse», afirma el Señor.
11
El Señor me dijo: «La apóstata Israel ha resultado ser más justa que la infiel Judá.
12
Ve al norte y proclama este mensaje:
»“¡Vuelve, apóstata Israel!
No te miraré con ira
afirma el Señor—.
No te guardaré rencor para siempre,
porque soy misericordioso
afirma el Señor—.
13
Tan sólo reconoce tu culpa,
y que te rebelaste contra el Señor tu Dios.
Bajo todo árbol frondoso
has brindado a dioses extraños tus favores,
y no has querido obedecerme
afirma el Señor—.
14
»¡Volveos a mí, apóstatasafirma el Señor—, porque yo soy vuestro esposo! De vosotros tomaré uno de cada ciudad y dos de cada familia, y os traeré a *Sión.
15
Os daré *pastores que cumplan mi voluntad, para que os guíen con sabiduría y entendimiento.
16
»En aquellos días, cuando os hayáis multiplicado y seáis numerosos en el país, ya no se dirá más: “Arca del *pacto del Señor”.
Nadie pensará más en ella ni la recordará;
nadie la echará de menos ni volverá a fabricarlaafirma el Señor—.
17
»En aquel tiempo llamarán a Jerusalén: “Trono del Señor”.
Todas las naciones se reunirán en Jerusalén para honrar el *nombre del Señor, y ya no volverán a obedecer ciegamente a su malvado corazón.
18
»En aquellos días la tribu de Judá se unirá al pueblo de Israel, y juntos vendrán del país del norte, a la tierra que di como herencia a sus antepasados.
19
»Yo mismo dije:
»“¡Cómo quisiera tratarte como a un hijo,
y darte una tierra codiciable,
la heredad más hermosa de las naciones!”
Yo creía que me llamaríasPadre mío”,
y que nunca dejarías de seguirme.
20
Pero tú, pueblo de Israel,
me has sido infiel
como una mujer infiel a su esposo»,
afirma el Señor.
21
Se escucha un grito en las lomas estériles,
la súplica angustiosa del pueblo de Israel,
porque han pervertido su conducta,
se han olvidado del Señor su Dios.
22
«¡Volveos, apóstatas,
y os curaré de vuestra infidelidad
»Aquí estamos, a ti venimos,
porqueeres el Señor nuestro Dios.
23
Ciertamente son un engaño las colinas,
y una mentira el estruendo sobre las montañas.
Ciertamente en el Señor nuestro Dios
está la *salvación de Israel.
24
Desde nuestra juventud, la vergonzosa idolatría
ha engullido el esfuerzo de nuestros antepasados:
sus rebaños y su ganado,
sus hijos y sus hijas.
25
¡Acostémonos en nuestra vergüenza,
y que nos cubra nuestra desgracia!
¡Nosotros y nuestros antepasados
hemos pecado contra el Señor nuestro Dios!
Desde nuestra juventud y hasta el día de hoy,
no hemos obedecido al Señor nuestro Dios