El ejemplo de los recabitas

1
La palabra del Señor vino a mí, Jeremías, en los días de Joacim hijo de Josías, rey de Judá:
2
«Ve a la familia de los recabitas, e invítalos para que vengan a una de las salas de la casa del Señor, y ofréceles vino
3
Entonces fui a buscar a Jazanías, hijo de mi tocayo Jeremías y nieto de Jabasinías, y a sus hermanos y a todos sus hijos, y a toda la familia de los recabitas.
4
Los llevé a la casa del Señor, a la sala de los hijos de Janán hijo de Igdalías, hombre de Dios.
Esta sala se encontraba junto a la de los jefes, que a su vez estaba encima de la de Maseías hijo de Salún, guardián del umbral.
5
Les serví a los recabitas jarras y copas llenas de vino, y les dije: «¡Bebed
6
Ellos me respondieron: «Nosotros no bebemos vino, porque Jonadab hijo de Recab, nuestro antepasado, nos ordenó lo siguiente: “Nunca bebáis vino, ni vosotros ni vuestros descendientes.
7
Tampoco edifiquéis casas, ni sembréis semillas, ni plantéis viñedos, ni poseáis ninguna de estas cosas.
Habitad siempre en tiendas de campaña, para que viváis mucho tiempo en esta tierra donde sois extranjeros.”
8
Nosotros obedecemos todo lo que nos ordenó Jonadab hijo de Recab, nuestro antepasado.
Nunca bebemos vino, ni tampoco lo hacen nuestras mujeres ni nuestros hijos.
9
No edificamos casas para habitarlas;
no poseemos viñedos ni campos sembrados.
10
Vivimos en tiendas de campaña y obedecemos todo lo que nos ordenó Jonadab, nuestro antepasado.
11
Pero cuando Nabucodonosor, rey de Babilonia, invadió esta tierra, dijimos: “Vámonos a Jerusalén, para escapar del ejército *babilonio y del ejército *sirio.” Por eso ahora vivimos en Jerusalén
12
Entonces la palabra del Señor vino a Jeremías:
13
«Así dice el Señor *Todopoderoso, el Dios de Israel: “Ve y dile a toda la gente de Judá y Jerusalén: ¿No podéis aprender esta lección, y obedecer mis palabras? —afirma el Señor—.
14
Los descendientes de Jonadab hijo de Recab han cumplido con la orden de no beber vino, y hasta el día de hoy no lo beben porque obedecen lo que su antepasado les ordenó.
En cambio vosotros, aunque yo os he hablado en repetidas ocasiones, no me habéis hecho caso.
15
Además, no he dejado de enviaros a mis siervos, los profetas, para deciros: ‘Convertíos ya de vuestro mal *camino, enmendad vuestras acciones y no sigáis a otros dioses para servirlos;
entonces habitaréis en la tierra que yo os he dado a vosotros y a vuestros antepasados.’ Pero no me habéis prestado atención;
no me habéis hecho caso.
16
Los descendientes de Jonadab hijo de Recab cumplieron la orden dada por su antepasado;
en cambio, este pueblo no me obedece.”
17
»Por eso, así dice el Señor, Dios Todopoderoso, el Dios de Israel: “Voy a enviar contra Judá y contra todos los habitantes de Jerusalén todas las calamidades que ya les he anunciado, porque les hablé y no me obedecieron;
los llamé y no me respondieron.” »
18
Jeremías también les dijo a los recabitas: «Así dice el Señor Todopoderoso, el Dios de Israel: “Por cuanto habéis obedecido las órdenes de Jonadab, vuestro antepasado, y habéis cumplido con todos sus mandamientos y habéis hecho todo lo que él os ordenó,
19
así dice el Señor Todopoderoso, el Dios de Israel: ‘Nunca le faltará a Jonadab hijo de Recab un descendiente que esté a mi servicio todos los días.’” »