La religión falsa e inútil

1
Ésta es la palabra que vino a Jeremías de parte del Señor:
2
«Párate a la entrada de la casa del Señor, y desde allí proclama este mensaje: ¡Escuchad la palabra del Señor, todos vosotros, habitantes de Judá que entráis por estas puertas para adorar al Señor!
3
Así dice el Señor *Todopoderoso, el Dios de Israel: “ Enmendad vuestra conducta y vuestras acciones, y yo os dejaré seguir viviendo en este país.
4
No confiéis en esas palabras engañosas que repiten: ‘¡Éste es el templo del Señor, el templo del Señor, el templo del Señor!’
5
Si en verdad enmendáis vuestra conducta y vuestras acciones, si en verdad practicáis la justicia los unos con los otros,
6
si no oprimís al extranjero ni al huérfano ni a la viuda, si no derramáis sangre inocente en este lugar, ni seguís a otros dioses para vuestro propio mal,
7
entonces os dejaré seguir viviendo en este país, en la tierra que di a vuestros antepasados para siempre.
8
» ”¡Pero vosotros confiáis en palabras engañosas, que no tienen validez alguna!
9
Robáis, matáis, cometéis adulterio, juráis en falso, quemáis incienso a *Baal, seguís a otros dioses que jamás conocistéis,
10
¡y venís y os presentáis ante mí en esta casa que lleva mi *nombre, y decís: Éstamos a salvo’, para luego seguir cometiendo todas estas abominaciones!
11
¿Creéis acaso que esta casa que lleva mi nombre es una cueva de ladrones? ¡Pero si yo mismo lo he visto! —afirma el Señor—.
12
» ”Id ahora a mi santuario en Siló, donde al principio hice habitar mi nombre, y ved lo que hice con él por culpa de la maldad de mi pueblo Israel.
13
Y ahora, puesto que vosotros habéis hecho todas estas cosasafirma el Señor—, y puesto que una y otra vez os he hablado y no me habéis querido escuchar, y puesto que os he llamado y no me habéis respondido,
14
lo mismo que hice con Siló haré con esta casa, que lleva mi nombre y en la que vosotros confiáis, y con el lugar que os di a vosotros y a vuestros antepasados.
15
Os echaré de mi presencia, así como eché a todos vuestros hermanos, a toda la descendencia de Efraín.”
16
»Pero en cuanto a ti, Jeremías, no intercedas por este pueblo.
No me ruegues ni me supliques por ellos.
No me insistas, porque no te escucharé.
17
¿Acaso no ves lo que hacen en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén?
18
Los niños juntan la leña, los padres encienden el fuego, y las mujeres hacen la masa para cocer tortas y ofrecérselas a la “reina del cielo”.
Además, para ofenderme derraman libaciones a otros dioses.
19
Pero no es a mí al que ofendenafirma el Señor—.
Más bien se ofenden a sí mismos, para su propia vergüenza.
20
»Por eso, así dice el Señor omnipotente: “Descargaré mi enojo y mi furor sobre este lugar: sobre los *hombres y los animales, sobre los árboles del campo y los frutos de la tierra, ¡y arderá mi enojo y no se apagará!”
21
Así dice el Señor Todopoderoso, el Dios de Israel: “¡Juntad vuestros *holocaustos con vuestros sacrificios, y comeos la carne!
22
En verdad, cuando yo saqué de Egipto a vuestros antepasados, no les dije nada ni les ordené nada acerca de holocaustos y sacrificios.
23
Lo que sí les ordené fue lo siguiente: Óbedecedme.
Así yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo.
Conducíos conforme a todo lo que yo os ordene, para que os vaya bien.’
24
Pero ellos no me obedecieron ni me prestaron atención, sino que siguieron los consejos de su terco y malvado *corazón.
Fue así como, en vez de avanzar, retrocedieron.
25
Desde el día en que vuestros antepasados salieron de Egipto hasta ahora, no he dejado de enviaros, día tras día, a mis servidores los profetas.
26
Con todo, no me obedecieron ni me prestaron atención, sino que se obstinaron y fueron peores que sus antepasados.”
27
»Tú les dirás todas estas cosas, pero no te escucharán.
Los llamarás, pero no te responderán.
28
Entonces les dirás: «Esta es la nación que no ha obedecido la voz del Señor su Dios, ni ha aceptado su *corrección.
La verdad ha muerto, ha sido arrancada de su boca.
29
» ”Córtate la cabellera, y tírala;
eleva tu lamento en las lomas desoladas,
porque el Señor ha rechazado y abandonado
a la generación que provocó su ira.


El valle de la Matanza

30
» ”La gente de Judá ha hecho el mal que yo detestoafirma el Señor—.
Han profanado la casa que lleva mi *nombre al instalar allí sus ídolos abominables.
31
Además, construyeron el *santuario pagano de Tofet, en el valle de Ben Hinón, para quemar a sus hijos y a sus hijas en el fuego, cosa que jamás ordené ni me pasó siquiera por la *mente.
32
Por eso llegarán díasafirma el Señor—, cuando ya no lo llamarán más Tofet ni Valle de Ben Hinón, sino Valle de la Matanza;
y a falta de otro lugar, en Tofet enterrarán a sus muertos.
33
Los cadáveres de este pueblo servirán de comida a las aves del cielo y a los animales de la tierra, y no habrá quien los espante.
34
Haré que en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén se apaguen los gritos de alegría, las voces de júbilo, y los cánticos del novio y de la novia, porque el país se convertirá en desolación.